Omita y vaya al Contenido

Entre los nuevos fumadores, los chicos adolescentes son más propensos a dejar de fumar que las chicas, según un estudio

Asustarse con las advertencias de los cigarrillos y jugar deportes de equipo también aumentaron las probabilidades de abandonar el hábito
(*estas noticias no estarán disponibles después del 09/02/2014)

Robert Preidt
Traducido del inglés: miércoles, 4 de junio, 2014

MARTES, 3 de junio de 2014 (HealthDay News) -- Los chicos adolescentes que comenzaron a fumar hace poco son más propensos a dejar de hacerlo que las chicas adolescentes. Y los adolescentes de ambos sexos que se asustan con las etiquetas de advertencia de los cigarrillos o que juegan deportes de equipo son más propensos a dejarlo, muestra una investigación reciente.

El estudio incluyó a 620 chicos y chicas de Montreal, de 12 y 13 años de edad, que habían comenzado a fumar recientemente, al menos de forma ocasional. Poco más del 40 por ciento de los adolescentes dijeron que sus padres fumaban, casi el 90 por ciento tenían amigos que fumaban, y alrededor del 80 por ciento dijeron que con frecuencia veían a sus maestros u otros empleados de la escuela fumando.

Durante el periodo del estudio de cinco años, el 40 por ciento de los adolescentes dejaron de fumar. Los chicos tenían un 80 por ciento más probabilidades de dejar el hábito que las chicas, y los adolescentes mayores eran un 30 por ciento más propensos a dejar de fumar que los más jóvenes, hallaron los investigadores.

Los adolescentes que dijeron que las etiquetas de advertencia de los cigarrillos les asustaban eran un 44 por ciento más propensos a dejar de fumar, y los que jugaban deportes de equipo tenían un 40 por ciento más de probabilidades de abandonar el hábito, según el estudio, que aparece en la edición del 3 de junio de la revista Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention.

Los factores que redujeron las probabilidades de que los adolescentes dejaran de fumar incluían el estrés familiar, las preocupaciones por el peso, tener sobrepeso, el uso de drogas ilícitas y los deseos intensos de cigarrillos, anotaron los autores del estudio.

"En general, estos resultados respaldan que unos hábitos familiares saludables, que incluyen no fumar como la norma además de un intercambio y un funcionamiento positivos, ayudarán a los fumadores novatos a no seguir fumando", señaló en un comunicado de prensa de la revista la autora del estudio, Jennifer O'Loughlin, profesora del departamento de medicina social y preventiva de la Universidad de Montreal.

"Los padres que fuman deben comprender los efectos de su tabaquismo sobre sus hijos, y las familias deben trabajar juntas o con profesionales para identificar y reducir las fuentes de estrés familiar. Los padres deben hacer que sus hijos participen en deportes y otras actividades saludables", aconsejó.

"Es imperativo que comprendamos los factores que fomentan la descontinuación del tabaquismo en las chicas en comparación con los chicos, para poder diseñar intervenciones específicas según el sexo", anotó O'Loughlin en el comunicado de prensa.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTE: Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention, news release, June 3, 2014

HealthDay
Más noticias de salud en:
Dejar de fumar
Fumar y los jóvenes
Salud de los adolescentes
Últimas noticias de salud
Página actualizada 5 junio 2014