Omita y vaya al Contenido

Los acosadores y las víctimas adolescentes van más armados que otros niños, señala un estudio

Pero los expertos no están de acuerdo sobre el significado de los hallazgos
(*estas noticias no estarán disponibles después del 09/08/2014)

Traducido del inglés: martes, 10 de junio, 2014
Imagen de noticias HealthDay

Temas relacionados en MedlinePlus

LUNES, 9 de junio de 2014 (HealthDay News) -- Los acosadores adolescentes y sus víctimas son más propensos a llevar armas que los niños que no están involucrados en relaciones abusivas, según una nueva revisión de la investigación.

Dado que los tiroteos escolares son un problema por todo EE. UU., los hallazgos, extraídos de 45 estudios publicados anteriormente, resaltan el vínculo potencial entre el acoso escolar y la violencia subsiguiente, señalaron los expertos.

"Estudios anteriores ya habían hallado que el acoso escolar es nocivo para las víctimas, pero el acoso también podrían estar relacionado con una atmosfera poco segura en la escuela para todos los niños que asisten y para el personal, a través de unas mayores probabilidades de presencia de armas", apuntó el investigador líder del estudio, Mitch van Geel, del Instituto de Educación y Estudios sobre los Niños de la Universidad de Leiden, en los Países Bajos.

"Los adolescentes que llevan armas son más propensos a tener pleitos, sufrir heridas y experimentar una hospitalización que los adolescentes que no llevan armas", dijo van Geel.

El análisis halló que los acosadores, las víctimas y los acosadores-víctimas (niños que son acosados y que entonces se convierten en acosadores) eran más propensos a portar armas que los demás.

Y los acosadores-víctimas eran más propensos a llevar armas que las víctimas, sobre todo en Estados Unidos, donde las armas de fuego son más accesibles, anotaron los investigadores. Un estudio halló que los acosadores-víctimas también son más propensos a reportar el uso de un arma que las víctimas.

Pero la investigación no prueba que el acoso escolar provoque que los adolescentes lleven armas, ni explica por qué podrían hacerlo, apuntó van Geel. Pero "reducir el acoso escolar podría reducir el hecho de que los adolescentes porten armas", planteó.

"Quizá las víctimas lleven armas para protegerse", dijo. "Los acosadores podrían llevar armas para amenazar o intimidar a los demás, o como parte de una personalidad agresiva subyacente que afecta tanto el hecho de acosar como el de llevar armas". Y los acosadores-víctimas podrían llevar armas tanto para la protección y/o para la intimidación, apuntó.

El análisis incluyó 22 estudios de víctimas de acoso escolar, 15 estudios de acosadores y 8 estudios de acosadores-víctimas. En total, la investigación contó con más de 692,000 personas de 11 a 21 años de edad.

Los expertos no están de acuerdo sobre el significado de los hallazgos, que aparece en la edición en línea del 9 de junio de la revista JAMA Pediatrics.

Stephen Russell, de la Universidad de Arizona en Tucson, dijo que los resultados confirman que se trata de una combinación de ser acosado y de ser un acosador lo que "claramente se vincula con llevar armas y por tanto con el potencial de daños graves en las escuelas".

Los estudios de los que han hecho tiroteos en las escuelas revelan el mismo patrón, comentó Russell, director del instituto de estudios de la familia y de desarrollo humano de la universidad. "En general son chicos que eran acosadores y que han sido acosados sin descanso", lamentó.

"Ver que este patrón se sostiene en estudios múltiples a gran escala es muy importante para confirmar que necesitamos prestar una atención cuidadosa a esta combinación potencialmente letal: ser acosador y acosado", planteó Russell.

Pero Madelyn Gould, subdirectora de entrenamiento en investigación sobre psiquiatría infantil del Centro Médico de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York, apuntó que el estudio tiene limitaciones.

"Aunque el acoso escolar nos debe preocupar, este estudio no provee evidencia confiable de que si alguien ha sido identificado como un acosador o un acosador-víctima deban ser evaluados para ver si llevan armas", dijo Gould.

"La gran mayoría de jóvenes no llevan armas", añadió. "Asumir que sí llevan, en base a este estudio, podría conducir a consecuencias que no deseamos. No es deseable crear más estigma de que estos niños serán un peligro para la comunidad en general".

El Dr. Thomas Paul Tarshis, director de la Asociación de Niños del Área de la Bahía (Bay Area Children's Association) en Cupertino, California, considera que se necesita un "cambio cultural" para afrontar el acoso escolar en Estados Unidos.

"Tenemos un sistema de salud mental roto, y también un sistema roto para reconocer y ayudar a los acosadores y a las víctimas en las escuelas", lamentó.

Tarshis piensa que para resolver el problema del acoso escolar hay que comenzar por la escuela primaria. La mayoría de escuelas solo prestan una atención superficial al acoso escolar, con una asamblea o al asignar un libro sobre el acoso, comentó.

"Hay muy pocos distritos que han adoptado un método de toda la comunidad para afrontar el acoso escolar, y eso es lo necesario", aseguró Tarshis.

Los acosadores, las víctimas y los acosadores-víctimas que llevan armas necesitan ayuda de profesionales de la salud mental, aseguró.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Mitch van Geel, Ph.D., Institute of Education and Child Studies, Leiden University, the Netherlands; Thomas Paul Tarshis, M.D., M.P.H., director, Bay Area Children's Association, Cupertino, Calif.; Stephen Russell, Ph.D., professor and director, Frances McClelland Institute for Family Studies and Human Development, University of Arizona, Tucson; Madelyn Gould, Ph.D., M.P.H., professor, epidemiology in psychiatry and deputy director, research training, child psychiatry, Columbia University Medical Center, New York City; June 9, 2014, JAMA Pediatrics

HealthDay
Más noticias de salud en:
Intimidación
Salud escolar
Violencia en los adolescentes
Últimas noticias de salud
Página actualizada 11 junio 2014