Omita y vaya al Contenido

Los expertos revisan el nivel óptimo de azúcar en sangre para los niños con diabetes tipo 1

Los niveles objetivos se bajan más, pero los jóvenes pacientes necesitan una atención individualizada, según una directriz de la ADA
(*estas noticias no estarán disponibles después del 09/15/2014)

Robert Preidt
Traducido del inglés: martes, 17 de junio, 2014
Imagen de noticias HealthDay

LUNES, 16 de junio de 2014 (HealthDay News) -- Los expertos de la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association, ADA), aconsejan un objetivo más bajo de azúcar en sangre para los niños y adolescentes con diabetes tipo 1.

Según la ADA, los pacientes menores de 19 años deben intentar mantener un nivel de azúcar en sangre A1C por debajo del 7.5 por ciento, señaló el grupo en una nueva declaración de posición.

La A1C es una prueba que determina los niveles de azúcar en sangre (glucosa) promedio durante varios meses.

"Los nuevos objetivos deben ayudar a redoblar los esfuerzos por mejorar el control de la glucosa en el grupo de pacientes que actualmente es el más difícil: los adolescentes", señaló el Dr. Robert Rapaport, director de la división de endocrinología y diabetes pediátricas del Hospital Pediátrico Kravis en Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York. Rapaport no participó en la creación de las nuevas directrices.

En la diabetes tipo 1, el cuerpo no puede producir suficiente insulina como para convertir la comida en energía, y las personas con diabetes tipo 1 tienen que tomar insulina para sobrevivir.

Los niveles de A1C recomendados anteriormente podían llegar incluso hasta el 8.5 por ciento para los niños menores de 6 años, al 8 por ciento para los de 6 a 12 años, y al 7.5 por ciento para los de 13 a 19. Esos objetivos más altos se fijaron debido a preocupaciones sobre las complicaciones provocadas por una afección a veces peligrosa conocida como azúcar bajo en sangre, o hipoglucemia.

Pero investigaciones recientes muestran que unos niveles de azúcar alto en sangre (o hiperglucemia) prolongados pueden conducir al desarrollo de complicaciones graves en los niños, lo que incluye enfermedades cardiacas y renales. Anteriormente, se pensaba que esas complicaciones solo ocurrían en los adultos.

Por tanto, los niveles objetivos para el control del azúcar en sangre se han reducido un poco, explicó la ADA.

El nuevo objetivo para el azúcar en sangre para los niños con diabetes tipo 1, hecho público en la reunión anual de la ADA el lunes en San Francisco, concuerda con las directrices de la Sociedad Internacional para la Diabetes Pediátrica y Adolescentes (International Society for Pediatric and Adolescent Diabetes).

"La evidencia muestra que hay un riesgo más elevado de daño por la hiperglucemia prolongada que ocurriría si los niños mantuvieran un A1C de 8.5 por ciento con el tiempo", comentó en un comunicado de prensa de la ADA la autora colíder de la declaración, la Dra. Jane Chiang, vicepresidenta principal de asuntos médicos y comunitarios de la asociación.

"Esto no quiere decir que ya no nos preocupe la hipoglucemia, pero ahora contamos con mejores herramientas para monitorizar la hipoglucemia", añadió.

Aunque el nuevo objetivo del 7.5 por ciento se basa en evidencia de estudios respetados, "deseamos enfatizar que los objetivos de glucosa en sangre y de A1C se deben individualizar para alcanzar los mejores resultados de forma segura", añadió Chiang.

Los expertos se mostraron de acuerdo con esa posición.

"Si se toma en cuenta el riesgo de hipoglucemia en los niños pequeños, la gestión debe ser personalizada", apuntó el Dr. Siham Accacha, director del programa de diabetes pediátrica del Hospital Winthrop-Universidad en Mineola, Nueva York. "Más que ninguna otra afección, tratar a los niños con diabetes amerita una consideración especial", aseguró.

Accacha y Rapaport concurrieron en que la llegada de unos mejores medicamentos y tecnologías médicas significan que la hipoglucemia es ligeramente menos arriesgada que antes. Esos avances incluyen bombas sofisticadas de insulina y "sensores de glucosa que tienen la capacidad de reconocer con una mayor rapidez los niveles altos, además de los bajos, de glucosa", explicó Rapaport.

Junto con educar a los padres jóvenes sobre los riesgos de la hipoglucemia, esos avances "podrían ayudar a reducir la incidencia de la hipoglucemia grave y, al mismo tiempo, permitir a los niños y adolescentes alcanzar su objetivo con menos dificultad", aseguró Accacha.

"La diabetes tipo 1 amerita una gestión intensiva de la insulina que es distinta del manejo del tipo 2", explicó en el comunicado de prensa de la ADA la coautora de la declaración, la Dra. Anne Peters, profesora de la Facultad de Medicina Keck en la Universidad del Sur de California.

"Las personas con diabetes tipo 1 necesitan más suministros y deben monitorizar sus niveles de glucosa en sangre con más frecuencia. No es una enfermedad en que un mismo método les sirva a todos, y es importante que reconozcamos ese hecho", añadió.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Siham Accacha, M.D., director, pediatric diabetes program, Winthrop-University Hospital, Mineola, N.Y.; Robert Rapaport, M.D., director, division of pediatric endocrinology and diabetes, Kravis Children's Hospital at Mount Sinai, New York City; American Diabetes Association, news release, June 16, 2014

HealthDay
Más noticias de salud en:
Diabetes en niños y adolescentes
Diabetes tipo 1
Últimas noticias de salud
Página actualizada 18 junio 2014