Omita y vaya al Contenido

La depresión duplica las probabilidades de ataque cardiaco en las mujeres más jóvenes, según un estudio

Y en comparación con las mujeres de más edad y los hombres, son más propensas a deprimirse, señalan los investigadores
(*estas noticias no estarán disponibles después del 09/17/2014)

Traducido del inglés: jueves, 19 de junio, 2014

Temas relacionados en MedlinePlus

MIÉRCOLES, 18 de junio de 2014 (HealthDay News) -- Las mujeres jóvenes y de mediana edad con depresión tienen más del doble de probabilidades de sufrir un ataque cardiaco o de morir de una enfermedad cardiaca que sus pares mentalmente sanas, sugiere una investigación reciente.

El estudio también halló que las mujeres menores de 55 años son más propensas que los hombres o las mujeres mayores a deprimirse.

No está claro exactamente qué explica esta relación entre el trastorno del estado de ánimo y la enfermedad cardiaca en las mujeres más jóvenes, apuntó el autor líder del estudio, el Dr. Amit Shah, profesor asistente de epidemiología de la Facultad de Salud Pública Rollins de la Universidad de Emory, en Atlanta.

"Estos tipos de relaciones son muy complejas, y seguimos investigando para comprender mejor el motivo", dijo.

Pero los resultados encajan con el "panorama general", añadió Shah.

"Hace ya un tiempo que sabemos que la enfermedad cardiaca es en realidad la principal causa de muerte de las mujeres, y que la enfermedad cardiaca comienza a una edad temprana", apuntó. "Y quizá las mujeres más jóvenes tienen diferencias neurobiológicas u hormonales que las hacen responder al estrés mental agudo de forma distinta que los hombres o las mujeres mayores".

Esto podría significar que cuando tienen depresión, también tienen un riesgo elevado de enfermedad cardiaca, advirtió Shah.

No se observó una asociación entre la depresión y un mayor riesgo de muerte por la enfermedad cardiaca entre las mujeres mayores de 55 años ni entre los hombres en general, anotaron los investigadores.

El riesgo de por vida de una mujer de contraer una enfermedad del corazón supera el 50 por ciento, según la información de respaldo del estudio, que aparece en la edición en línea del 18 de junio de la revista Journal of the American Heart Association.

Para explorar el vínculo entre la depresión y el riesgo cardiaco, el equipo dio seguimiento a más de 3,200 hombres y mujeres diagnosticados con una enfermedad cardiaca o que se sospechaba que tenían una entre 2003 y 2010. La edad promedio de los pacientes era de casi 63 años, y una tercera parte eran mujeres.

Todos los participantes del estudio programaron una radiografía de las arterias (una angiografía coronaria) para evaluar la presencia de enfermedad arterial.

Tras tres años de seguimiento, los investigadores determinaron que las mujeres de 55 años o menos de edad eran las más propensas a haberse enfrentado a una depresión entre moderada y grave.

Los investigadores encontraron que el 27 por ciento estaban clínicamente deprimidas. En contraste, la depresión se citó en apenas el 9 por ciento de los hombres a partir de los 65 años.

Y aunque la depresión no pareció relacionarse con el riesgo de enfermedad cardiaca entre los hombres de ninguna edad ni entre las mujeres mayores, el equipo halló que entre las mujeres de 55 o menos años de edad, cada aumento de un punto en las calificaciones de los síntomas depresivos se traducía en un aumento del 7 por ciento en el riesgo de enfermedad cardiaca.

Esto significó que las mujeres jóvenes y de mediana edad deprimidas se enfrentaban a un riesgo de experimentar un ataque cardiaco o de necesitar un procedimiento invasivo para ensanchar las vías arteriales enfermas que era 2.17 veces más elevado.

Las mismas mujeres también se enfrentaban a un riesgo similar elevado de morir de una enfermedad cardiaca, y un riesgo 2.45 veces más alto de morir por cualquier causa durante el periodo de seguimiento.

"Aunque tenemos más trabajo para comprender mejor qué sucede, lo que esto significa es que las mujeres jóvenes deprimidas deben considerar la depresión como un factor motivador para vivir un estilo de vida más saludable, y ser más agresivas sobre la atención preventiva", aconsejó Shah.

Dado que la depresión podría socavar la capacidad de una mujer de obtener la atención médica, sus amigos, familiares y médicos quizá tengan que involucrarse y proveer ánimo, planteó.

Michael O'Hara, profesor de psicología de la Universidad de Iowa en Iowa City, dijo que hace mucho que los investigadores han observado una asociación entre la enfermedad cardiaca y la depresión, en ambos sexos.

Pero esa asociación no prueba causalidad.

"En general, la depresión aumenta la morbilidad de muchas enfermedades médicas, incluso la cardiaca", señaló O'Hara. "Por ejemplo, las mujeres y los hombres que sufren de depresión tras un ataque cardiaco con frecuencia tienen una peor recuperación y tienen más probabilidades de morir".

El motivo no está claro. "Sabemos que la depresión se asocia con los procesos inflamatorios y la función inmunitaria", dijo. "Así que algunos han pensado que, de hecho, la depresión afecta a la capacidad del cuerpo de recuperarse de una enfermedad".

Estudios como este que se esfuerzan en comprender mejor la conexión entre la depresión y la enfermedad son muy importantes tanto para los hombres como para las mujeres, añadió O'Hara.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Amit Shah, M.D., assistant professor, epidemiology, Rollins School of Public Health, Emory University, Atlanta; Michael W. O'Hara, Ph.D., professor, psychology, University of Iowa, Iowa City, Iowa; June 18, 2014, Journal of the American Heart Association, online

HealthDay
Más noticias de salud en:
Depresión
Enfermedades del corazón en la mujer
Últimas noticias de salud
Página actualizada 20 junio 2014