Omita y vaya al Contenido

Las mamografías reducen las muertes por cáncer de mama en un 28 por ciento, según un estudio

Pero los expertos afirman que aún así hay que aclarar los riesgos y los beneficios a las mujeres
(*estas noticias no estarán disponibles después del 09/17/2014)

Traducido del inglés: jueves, 19 de junio, 2014
Imagen de noticias HealthDay

Temas relacionados en MedlinePlus

MIÉRCOLES, 18 de junio de 2014 (HealthDay News) -- Las mamografías de las mujeres sanas reducen las muertes por cáncer de mama en alrededor de un 28 por ciento, según un estudio reciente.

Esta última investigación, publicada en la edición en línea del 18 de junio de la revista BMJ, probablemente reinicie el debate sobre la programación de las evaluaciones del cáncer de mama en las mujeres con un riesgo promedio de la enfermedad.

"Las mamografías salvan vidas, probablemente debido a un diagnóstico temprano del cáncer de mama, y por tanto un mejor efecto del tratamiento", planteó el investigador del estudio, el Dr. Lars Vatten, profesor de epidemiología de la Universidad Noruega de Ciencias y Tecnología, en Trondheim.

Aunque Vatten afirma que los beneficios de la prueba de detección mediante radiografía son sustanciales, dos expertos de EE. UU. señalan que son "modestos en el mejor de los casos".

"Mientras que los beneficios son pequeños, los daños de hacer las pruebas son reales e incluyen un diagnóstico excesivo, estrés psicológico y unos costos exorbitantes en atención médica", escribieron en un editorial que acompaña al estudio la Dra. Joann Elmore, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en Seattle, y el Dr. Russell Harris, de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill.

Los médicos deben dar a las mujeres una información equilibrada sobre las ventajas y las desventajas de las mamografías rutinarias de forma que puedan tomar unas decisiones informadas, plantearon los editorialistas.

Pero Vatten considera que los riesgos son pequeños en comparación con las ventajas de las pruebas. "La reducción en la mortalidad es suficientemente grande como para superar los daños relacionados con las mamografías", afirmó.

Los expertos están divididos sobre la edad ideal para que las mujeres comiencen a someterse al examen, así como la frecuencia. En 2009, el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU., un panel independiente de expertos, recomendó que las mujeres de 50 a 74 años con un riesgo promedio deben hacerse una mamografía cada dos años. Dijo que las mujeres de 40 a 49 años deben hablar con su médico sobre si hacerse el examen cada dos años. El grupo de trabajo no recomendó nada para las mujeres a partir de los 75 años.

Pero la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society) y otras organizaciones médicas siguen recomendando que las mujeres con un riesgo promedio inicien mamografías anuales a partir de los 40 años.

En el nuevo estudio, Vatten y sus colaboradores evaluaron la efectividad de las mamografías al comparar las tasas de muerte por cáncer de mama de las mujeres noruegas entre 1986 y 2009. Observaron los datos de mujeres de 50 a 69 años a quienes se invitó a hacerse una mamografía cada dos años, y las que no habían sido invitadas todavía porque el programa nacional se estaba incorporando gradualmente.

Evaluaron más de 15 millones de personas-años de observación, y hallaron que las muertes por cáncer de mama ocurrieron en 1,175 de las mujeres invitadas a una mamografía y en casi 9,000 de las que no fueron invitadas a hacerse la prueba. "Personas-años" es un método que es utilizado por los investigadores para tomar en cuenta el número de personas en un estudio y la cantidad de tiempo que cada una participó.

La reducción del 28 por ciento en las muertes por cáncer de mama que hallaron significa que por cada 10,000 mujeres que se hacen una mamografía, se podrían evitar unas 27 muertes por cáncer de mama.

Los investigadores calcularon entonces el efecto de la invitación para recibir una mamografía entre las mujeres que en realidad se la hicieron, y averiguaron que alrededor de tres cuartas partes se la hicieron. Estimaron una reducción del 37 por ciento en las muertes por cáncer de mama entre las mujeres que de verdad se hicieron la prueba.

Además de evaluar el efecto de las mamografías sobre las muertes por cáncer de mama, "un segundo objetivo era averiguar cuántas mujeres se tienen que invitar a una mamografía para prevenir una muerte por cáncer de mama", apuntó Vatten. "Hallamos que hay que invitar a 368 mujeres para prevenir una muerte".

Además, se debe hacer la prueba a 280 mujeres para prevenir una muerte por cáncer de mama, estimaron.

Los beneficios hallados en el estudio noruego reflejan los hallazgos de otros estudios, apuntó Robert Smith, director de pruebas de detección del cáncer de la Sociedad Americana Contra El Cáncer.

Smith, que no participó en el estudio, dijo que él también describiría los beneficios hallados como sustanciales.

"Esto provee una evidencia firme sobre el valor de un programa de evaluación para el cáncer de mama", apuntó Smith. Pero el estudio no se diseñó para evaluar en qué momento se deben iniciar las mamografías ni con qué frecuencia se deben repetir.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Robert Smith, Ph.D., director, cancer screening, American Cancer Society; Lars Vatten, M.D., professor, epidemiology, Norwegian University of Science and Technology, Trondheim, Norway; June 18, 2014, BMJ, online

HealthDay
Más noticias de salud en:
Cáncer de seno
Mamografía
Últimas noticias de salud
Página actualizada 20 junio 2014