Omita y vaya al Contenido

Una de cada diez futuras madres contraen diabetes vinculada con el embarazo, según los CDC

La obesidad es un factor de riesgo importante para una afección que provoca problemas tanto para la madre como para el bebé, advierten unos expertos
(*estas noticias no estarán disponibles después del 09/18/2014)

Traducido del inglés: viernes, 20 de junio, 2014
Imagen de noticias HealthDay

Temas relacionados en MedlinePlus

JUEVES, 19 de junio de 2014 (HealthDay News) -- Hasta una de cada diez mujeres embarazadas de Estados Unidos contraen la complicación del embarazo conocida como diabetes gestacional, calcula un nuevo informe del gobierno.

"Nuestros resultados indican que la prevalencia de diabetes gestacional es alta en EE. UU.", señaló la investigadora líder, Carla DeSisto, investigadora de epidemiología de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

La diabetes gestacional se desarrolla en mujeres que nunca habían tenido diabetes antes pero que tienen azúcar en la sangre alta durante el embarazo. Al igual que con la diabetes tipo 2, la obesidad es un factor de riesgo significativo de la diabetes gestacional. El aumento en la prevalencia de la diabetes gestacional ha seguido de cerca el aumento en la obesidad, según la información de respaldo del estudio.

La diabetes gestacional puede tener efectos a corto y a largo plazo para madre y bebé.

El Dr. Alessandro Acosta, neonatólogo del Hospital Pediátrico de Miami, anotó que la afección puede hacer que el bebé sea anormalmente grande, lo que podría resultar en un daño para los hombros del bebé durante el nacimiento. Muchos de esos bebés son tan grandes que tienen que nacer con cesárea, señaló.

Los problemas provocados por la diabetes gestacional no terminan con el parto. "La mala noticia es que esas mujeres están en riesgo de contraer diabetes tipo 2 en el futuro", dijo.

DeSisto añadió que "las mujeres que son diagnosticadas con diabetes gestacional tienen más de siete veces el riesgo de contraer diabetes tipo 2 en los cinco a diez años tras el parto. Los niños nacidos de madres con diabetes gestacional también son más propensos a contraer prediabetes".

Aunque no se conocen las causas exactas de la diabetes gestacional, una explicación es que las hormonas de la placenta bloquean la acción de la insulina en el cuerpo de la madre, según la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association). Esto dificulta que la madre utilice la insulina, de forma que podría necesitar hasta tres veces más insulina para usar de forma adecuada el azúcar en su cuerpo.

La obesidad es otra posibilidad, dijo DeSisto. "Otros investigadores han reportado que la diabetes gestacional ha estado en aumento constante junto con el aumento de la obesidad", comentó.

La obesidad también se ha vinculado con la resistencia a la insulina, lo que debilita el efecto de la insulina y permite que los niveles de azúcar en sangre aumenten, según la Asociación Americana de la Diabetes.

"Prevenir la obesidad es un componente clave de la atención de rutina de las mujeres y de la prevención de la diabetes. Además, mantener un peso saludable durante todos los años reproductivos beneficia a las mujeres y mejora la salud de cualquier embarazo futuro", aseguró DeSisto.

Acosta se mostró de acuerdo en que la diabetes gestacional se ha convertido en un problema más grande que antes y que los aumentos en la obesidad podrían ser el motivo. Además, las mujeres que desarrollan el problema son menos propensas a hacer ejercicio y comer una dieta saludable, comentó.

"Hay que controlar la dieta. Hay que comer de forma saludable. Hay que tener cierto nivel de actividad física, así que el ejercicio frecuente es importante", enfatizó.

Si esos cambios en el estilo de vida no funcionan, entonces se podrían usar medicamentos para reducir el azúcar en sangre, como la insulina, dijo Acosta.

Acota anotó que el mejor tratamiento es la prevención. Las mujeres que están incluso considerando tener hijos deben comenzar a consumir una dieta saludable y a hacer ejercicio como parte de su planificación, planteó.

Para el estudio, el equipo de DeSisto utilizó el cuestionario Sistema de vigilancia de evaluación del riesgo en el embarazo, además de las actas estatales de nacimiento, para comparar las tasas de diabetes gestacional de 2007 y 2008 con las de 2009 y 2010. No hallaron una diferencia significativa en la prevalencia de la diabetes gestacional en esos años.

Es difícil saber la prevalencia exacta de la diabetes gestacional porque los distintos grupos médicos tienen definiciones diferentes de qué constituye la diabetes gestacional. Los reportes estatales sobre la afección en las actas de nacimiento también podrían variar. Los datos del estudio indican que la prevalencia de la diabetes gestacional es de entre el 4.6 y el 9.2 por ciento de todos los embarazos.

Según el estudio, la incidencia varía según el área geográfica. Wyoming y Utah tenían las tasas más bajas de diabetes gestacional, y Nueva York y Rhode Island las más altas. Los autores dijeron que la mayor parte de la diferencia entre estados parece relacionarse con los niveles de obesidad.

El informe aparece en la edición del 19 de junio de la revista Preventing Chronic Disease.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Carla DeSisto, M.P.H., epidemiology research fellow, U.S. Centers for Disease Control and Prevention; Alessandro Acosta, M.D., neonatologist, Miami Children's Hospital, Miami, Fla.; June 19, 2014, Preventing Chronic Disease

HealthDay
Más noticias de salud en:
Obesidad
Últimas noticias de salud
Página actualizada 23 junio 2014