Omita y vaya al Contenido

Un programa basado en la web podría ayudar a los conductores noveles

Una nueva versión de la educación al volante mejora la seguridad de los adolescentes, afirma un estudio
(*estas noticias no estarán disponibles después del 09/22/2014)

Traducido del inglés: martes, 24 de junio, 2014
Imagen de noticias HealthDay

Temas relacionados en MedlinePlus

LUNES, 23 de junio de 2014 (HealthDay News) -- Unos nervios de acero podrían no ser suficientes para enseñar a su hijo a conducir. Un programa de educación del conductor basado en la web podría ayudar a los padres que desean mejorar la seguridad de su hijo adolescente en la carretera, afirman unos investigadores.

Un nuevo estudio calcula que un programa experimental, financiado por State Farm Insurance, podría evitar que alrededor de uno de cada doce adolescentes no aprueben las pruebas de conducción. Los conductores noveles que participaron en el programa con sus padres tenían un 65 por ciento menos de probabilidades de no aprobar la prueba que los demás, hallaron los investigadores.

"Como adultos, debemos reconocer que no todos hemos sido los mejores modelos de rol de conductor para nuestros hijos", comentó Corinne Peek-Asa, decana asociada de investigación del Colegio de Salud Pública de la Universidad de Iowa.

"Ayudar a los padres a comprender su rol al modelar una conducta segura es importante, al igual que guiar bien a los padres sobre la mejor forma de ayudar a los adolescentes a convertirse en conductores seguros", anotó.

Peek-Asa es la autora principal de un comentario sobre el estudio que aparece en la edición en línea del 23 de junio de la revista JAMA Pediatrics.

Muchos padres pueden desempeñar un mejor rol en la educación sobre la conducción. Aunque la mayoría de los estados requieren la supervisión de un adulto y las prácticas al volante, "los padres por lo general no reciben mucha guía sobre las mejores formas de supervisar la conducción de sus hijos adolescentes para maximizar los distintos tipos de experiencia de conducción y para motivar unas conductas seguras", explicó.

Los padres podrían no exponer a sus hijos adolescentes a una variedad de situaciones de conducción, apuntó la autora líder del estudio, Jessica Mirman, científica investigadora del Hospital Pediátrico de Filadelfia.

El nuevo programa, denominado Teen Driving Plan (plan de conducción adolescente), utilizó 53 videos cortos con el objetivo de fomentar habilidades como mirar para asegurarse y entrar en el tráfico. También lleva a los conductores nuevos de estacionamientos a calles residenciales, carreteras, distritos comerciales y carreteras rurales con curvas.

Además, el programa experimental permite a los padres y a los adolescentes controlar la práctica de conducción y alcanzar ciertas metas.

Para el estudio, pares de padres y adolescentes con permisos de aprendizaje se asignaron al azar para usar el programa o simplemente usar el manual del conductor del estado. Las familias provenían de la parte sureste de Pensilvania, y participaron durante 14 meses a partir de diciembre de 2011.

El seis por ciento de los que participaron en el programa basado en la web (cinco de 86) no aprobaron la prueba, frente al 15 por ciento (10 de 65) de los que no usaron el programa. Las familias inscritas en el programa reportaron más práctica en cinco de seis ámbitos de conducción, de noche y en malas condiciones atmosféricas, en comparación con las demás.

Peek-Asa dijo que el programa presenta ventajas y desventajas. "Un beneficio de un programa basado en la web es que puede estar muy disponible para muchos padres, y los métodos basados en la web tienden a tener un costo bajo", señaló.

"Pero no hay forma de obligar a los padres a usarlo, así que se necesitan estrategias para que los padres puedan saber que el programa existe", añadió.

Además, "un problema con la investigación sobre la conducción en los adolescentes es que los estudios podrían tender a incluir a familias que ya priorizan una conducción segura. Llegar a las familias con un mayor riesgo es difícil", apuntó Peek-Asa.

Desarrollar programas para las familias sin acceso a internet, cuya lengua materna no sea el inglés, que tengan una alfabetización baja o que no tengan un coche para practicar son otros problemas a considerar, añadió.

Algunas partes del programa estarán disponibles en línea más adelante este año en teendriversource.org, apuntó Mirman. No está claro cuándo estará disponible el programa completo, o si habrá una tarifa, apuntó.

"Aún estamos desarrollándolo y averiguando las mejores formas de diseminar el programa para que tenga una efectividad óptima", comentó.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Jessica Mirman, Ph.D., research scientist, Children's Hospital of Philadelphia; Corinne Peek-Asa, Ph.D., M.P.H., associate dean for research, College of Public Health, and director, Injury Prevention Research Center, and professor, Occupational and Environmental Health, University of Iowa, Iowa City; June 23, 2014, JAMA Pediatrics, online

HealthDay
Más noticias de salud en:
Salud de los adolescentes
Seguridad al conducir
Últimas noticias de salud
Página actualizada 2 julio 2014