Omita y vaya al Contenido

Relacionan compartir la cama con el SMSL

Un estudio también descubre que los factores de riesgo de morir mientras duerme varían según la edad del bebé
(*estas noticias no estarán disponibles después del 10/13/2014)

Traducido del inglés: martes, 15 de julio, 2014
Imagen de noticias HealthDay

LUNES, 14 de julio de 2014 (HealthDay News) -- Los factores de riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) parecen cambiar con la edad del bebé, afirman los investigadores.

Hallaron que cuanto más jóvenes son los bebés más probabilidades tienen de morir si comparten la cama con alguien al dormir, mientras que los bebés mayores tienen un mayor riesgo de muerte súbita cuando hay objetos en la cuna, como, por ejemplo, almohadas y juguetes.

"Este estudio es el primero en mostrar que el riesgo durante el sueño podría ser distinto para los bebés con edades diferentes", afirmó la autora principal, la Dra. Rachel Moon, jefa asociada de la división de pediatría general y salud comunitaria del Centro Médico Pediátrico Nacional, en Washington, D.C. "Los padres de bebés menores de 4 meses de edad deberían ser conscientes de que compartir la cama es un factor de riesgo inmenso".

Los padres también deberían tener cuidado y asegurarse de que sus bebés duermen sin ningún objeto a su lado, indicó.

"A menudo los padres se olvidan de eso conforme el bebé crece y no ha pasado nada malo", dijo Moon. "Tenemos que volver a enfatizar que en el lugar donde duerme no ha de haber nada incluso cuando el bebé crece, sobre todo conforme el bebé se mueve más".

Aunque este estudio halló una asociación entre compartir la cama o que haya objetos en la cuna y la muerte súbita del bebé, el estudio no puede demostrar que estos factores realmente provocaran las muertes de los niños.

Y Moon indicó que sería imposible realizar un estudio así. "No se puede hacer un ensayo aleatorizado y controlado que consista en poner a algunos bebés boca abajo para dormir y a otros boca arriba para dormir y ver qué ocurre", dijo Moon. "Eso no sería ético".

Más de 2,000 bebés fallecieron del síndrome de muerte súbita del lactante en 2010 en los Estados Unidos, el último año del que hay estadísticas disponibles, según los Institutos Nacionales de la Salud de los EE. UU. El 90 por ciento de los bebés fallecidos tenían menos de 6 meses de edad, aunque el SMSL y las afecciones relacionadas pueden producirse en cualquier momento durante el primer año.

En el nuevo estudio, los investigadores intentaron comprender cómo los factores de riesgo más habituales afectan a los bebés de distintas edades. Para hallar la respuesta, examinaron más de 8,000 fallecimientos de bebés por causas relacionadas con el sueño en 24 estados desde 2004 hasta 2012.

Casi el 70 por ciento de los fallecimientos fueron de bebés que compartían cama en el momento en que murieron, descubrió el estudio. En aproximadamente un tercio de las muertes, en las camas de los bebés había un objeto, como, por ejemplo, una frazada o una almohada.

Los bebés que murieron antes de los 4 meses de edad tenían más probabilidades de haber compartido la cama. En menor grado, también tenían más probabilidades de estar en la cama de un adulto o de dormir sobre una persona.

Los bebés pequeños no tienen la capacidad de mover su cabeza o su cuerpo para evitar asfixiarse cuando otra persona se mueve en la misma cama, según el estudio.

Los bebés que eran mayores (de entre 4 meses y un año) tenían algo más de probabilidades de haber dormido con un objeto, como una almohada, una frazada o un peluche. "Los objetos más peligrosos son los blandos y suaves: almohadas, protectores acolchados, frazadas, etc.", dijo Moon. "Aumentan el riesgo de SMSL y también se asocian con la asfixia accidental. Recomendamos que en la cuna no haya nada más que el bebé".

Cuanto mayores eran los bebés también era en cierto modo más probable que hubieran cambiado de estar de lado o de frente a estar boca arriba. Las autoridades médicas aconsejan a los padres que pongan a los bebés a dormir boca arriba y que no duerman con ellos en la cama o en el sofá.

Se necesita más información sobre el SMSL, dijo Rosemary Horne, especialista en el SMSL y subdirectora del Centro Ritchie del Centro Médico Monash del Instituto MIMR-PHI de Investigación Médica en Melbourne, Australia.

"Se han de realizar más estudios para saber por qué los padres ignoran los consejos de seguridad al dormir", señaló. "¿Es por la pobreza o simplemente no tienen un lugar seguro para que duerma el bebé? ¿O es porque han recibido un consejo incorrecto por parte de sus padres, familiares o profesionales médicos?".

El estudio aparece en línea el 14 de julio y en la edición impresa de agosto de la revista Pediatrics.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Rachel Moon, M.D., associate chief, division of general pediatrics and community health, Goldberg Center for Community Pediatric Health, Children's National Medical Center, and professor of pediatrics, George Washington University School of Medicine and Health Sciences, Washington D.C.; Rosemary Horne, senior research fellow and deputy director, The Ritchie Centre, MIMR-PHI Institute of Medical Research, Monash Medical Center, Melbourne, Australia; August 2014, Pediatrics

HealthDay
Más noticias de salud en:
Crianza de los hijos
Últimas noticias de salud
Página actualizada 16 julio 2014