Omita y vaya al Contenido

Incluso una conmoción cerebral leve puede provocar problemas de pensamiento y de memoria, según un estudio

El hallazgo sugiere que podría haber daños incluso después de que los síntomas obvios hayan desaparecido
(*estas noticias no estarán disponibles después del 10/15/2014)

Traducido del inglés: jueves, 17 de julio, 2014
Imagen de noticias HealthDay

Temas relacionados en MedlinePlus

MIÉRCOLES, 16 de julio de 2014 (HealthDay News) -- Una conmoción cerebral leve o moderada podría tener unas consecuencias más duraderas de lo que se creía, sugiere un estudio reciente.

Al comparar los estudios de imágenes cerebrales y las pruebas del pensamiento entre personas sanas y las que habían sufrido conmociones cerebrales relativamente menores, los investigadores hallaron que la recuperación de las habilidades de pensamiento puede tardar mucho tiempo. Las conmociones cerebrales menores pueden ser provocadas por eventos como caerse de una bicicleta, sufrir un accidente en un coche con una velocidad baja, o ser golpeado en un pleito.

Al principio, los que sufrieron conmociones cerebrales obtuvieron unas puntuaciones en las pruebas del pensamiento y de la memoria que eran un 25 por ciento más bajas que las de las personas sanas. Pero un año tras la lesión, aunque las puntuaciones de los que sufrieron conmociones y los que no eran similares, los que habían sufrido las lesiones cerebrales seguían mostrando evidencia de daño cerebral en las pruebas de imágenes, con señales claras de una alteración continua en neuronas clave.

Los hallazgos son particularmente importantes dado que el 90 por ciento de todas las lesiones cerebrales traumáticas son entre leve y moderadas, apuntó Andrew Blamire, autor principal del estudio y profesor de física de las resonancias magnéticas de la Universidad de Newcastle, en Reino Unido.

Y el Dr. Michael O'Brien, director de la clínica de conmociones cerebrales deportivas del Hospital Pediátrico de Boston, apuntó que "es realmente bueno que la gente lo sepa, los que están sufriendo con el rendimiento escolar, el rendimiento físico e incluso problemas sociales, el hecho de que hay un daño estructural real, incluso un año tras la lesión".

La investigación fue publicada en línea el 16 de julio y aparecerá en la edición impresa del 5 de agosto de la revista Neurology.

Una conmoción cerebral es un tipo de lesión cerebral cuando la cabeza golpea un objeto, cuando un objeto en movimiento golpea a la cabeza, o cuando la cabeza experimenta una fuerza abrupta sin ser golpeada de forma directa. Cada año en Estados Unidos hay entre 2 y 4 millones de conmociones cerebrales en los deportes y en la recreación, según la Academia Americana de Neurología (American Academy of Neurology). La mayoría de las conmociones cerebrales resultan en una recuperación completa.

Los niños son particularmente vulnerables al impacto de las conmociones cerebrales porque aún están en desarrollo, y pueden acumular con facilidad varias lesiones con el paso de los años, señaló O'Brien. Además, la presión de rendir en el campo y en el aula puede ralentizar la recuperación, añadió.

Los expertos han tenido dificultades para responder a la pregunta sobre cómo la lesión cerebral afecta al pensamiento, porque aunque los escáneres por TC e IRM pueden mostrar la lesión en un área en particular, podrían no mostrar señales de un daño más difuso. Como resultado, los investigadores no han podido mostrar unas conexiones claras entre lo que hallan en los estudios con imágenes y las pruebas del pensamiento, apuntó Blamire.

El hecho de que con frecuencia los síntomas solos no explican toda la historia complica el problema. "El nivel de síntomas no siempre se correlaciona con el nivel de daños", dijo O'Brien. Y otros problemas, como la depresión o unos niveles bajos de tiroides, pueden imitar a la conmoción cerebral, agregó.

Para el estudio, 44 personas con una conmoción cerebral leve y 9 personas con una conmoción cerebral moderada fueron comparadas con 33 participantes sin lesión cerebral. Todos los participantes tomaron pruebas de las habilidades de pensamiento y de memoria, y se sometieron a una IRM que era especialmente sensible al daño de las neuronas.

Los que sufrieron las conmociones se hicieron los escáneres, en promedio, seis días tras la lesión. Un año más tarde, 23 de los que habían sufrido conmociones cerebrales recibieron una IRM y volvieron a tomar la prueba de habilidades del pensamiento y la memoria.

Un año después de que los síntomas iniciales de una conmoción cerebral leve o moderada ya habían pasado, seguía habiendo cierta evidencia de daño cerebral, hallaron los investigadores.

Algo que resulta difícil en particular es el hecho de que cada paciente es distinto, dijo Blamire. "Aunque la gravedad de la lesión se relaciona con el resultado, predecirlo con precisión no es sencillo", anotó.

O'Brien dijo que el estándar de la atención de la conmoción cerebral se basa ahora en informes sobre los síntomas y en el uso de protocolos que hacen que las personas pasen un periodo inicial de suspensión de la actividad física y mental, seguido por un aumento muy gradual en la actividad. Pero saber en qué momento es seguro volver a unos niveles altos de actividad física y mental no es fácil, explicó.

"Que los deportistas vuelvan a la actividad completa demasiado pronto tiene desventajas: sus probabilidades de volverse a lesionar son más altas y la recuperación se puede prolongar", dijo O'Brien.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Andrew Blamire, Ph.D., professor, magnetic resonance physics, Newcastle University, U.K.; Michael O'Brien, M.D., director, sports concussion clinic, Boston Children's Hospital; Aug. 5, 2014, Neurology

HealthDay
Más noticias de salud en:
Conmoción cerebral
Memoria
Últimas noticias de salud
Página actualizada 18 julio 2014