Omita y vaya al Contenido

Vinculan fumar en el embarazo con el TDAH en los niños

La realización de la terapia de reemplazo de la nicotina entre las madres embarazadas también podría resultar problemático para sus hijos, sugiere un estudio
(*estas noticias no estarán disponibles después del 10/20/2014)

Traducido del inglés: martes, 22 de julio, 2014
Imagen de noticias HealthDay

LUNES, 21 de julio de 2014 (HealthDay News) -- Los niños nacidos de mujeres que fumaron durante el embarazo parecen tener un mayor riesgo de contraer el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), según una investigación reciente.

El nuevo estudio también sugiere, aunque no prueba, que los productos de reemplazo de nicotina usados durante el embarazo, como los parches y los chicles, podría suponer el mismo riesgo para los niños. Este estudio sugiere que la nicotina en sí, y no solo el tabaco, podría ser un peligro durante el embarazo.

"Nos hemos tranquilizado con una falsa sensación de seguridad, al pensar que si simplemente logramos que las madres dejen de fumar y usen el reemplazo de nicotina, eso protegerá de cualquier tipo de daño fetal en el niño en desarrollo. Esta es una dura inyección de realidad de que quizá no sea así", advirtió el Dr. Timothy Wilens, director del Centro de Medicina de la Adicción y jefe en funciones de psiquiatría infantil del Hospital General de Massachusetts, en Boston.

Hace mucho que los investigadores intentan determinar los peligros de fumar durante el embarazo. Entre otras cosas, fumar durante el embarazo parece aumentar el riesgo de pérdida del embarazo, de complicaciones del embarazo, de parto prematuro, de peso bajo al nacer e incluso de obesidad durante la vida del niño, señaló el autor líder, el Dr. Jin Liang Zhu, profesor asistente de epidemiología en la Universidad de Aarhus, en Dinamarca.

No está claro de qué forma fumar y el consumo de nicotina en las madres podría afectar al cerebro de los fetos en desarrollo. Zhu dijo que la nicotina podría provocar anomalías en el cerebro, mientras que los productos en el humo de cigarrillo, como el monóxido de carbono, también podrían afectar al cerebro.

También es posible que otros factores sean responsables de la asociación entre fumar en el embarazo y el TDAH en los niños, sugirieron los autores del estudio. El TDAH tiende a darse en familias, y las personas en las familias con TDAH son más propensas a fumar. Así que es posible que la asociación observada en este estudio no sea una causa directa de que la madre embarazada fume, sino el resultado de la genética o del ambiente compartido donde existe tabaquismo, según la información de respaldo del estudio.

El TDAH es un trastorno conductual común en la niñez, según los Centros arpa el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Los síntomas incluyen dificultades para prestar atención, conductas impulsivas y problemas para estar sentado tranquilo y llevarse bien con los demás.

Las investigaciones anteriores ya han vinculado el TDAH en los niños con que las madres fumaran durante el embarazo, anotó Wilens, que no participó en el estudio.

En el nuevo estudio, los investigadores examinaron los expedientes médicos de casi 85,000 niños nacidos en Dinamarca de madres que fueron reclutadas para participar en el estudio entre 1996 y 2002.

Había señales de TDAH en poco más de 2,000 niños. Las cifras fueron más bajas en los niños de padres no fumadores (del 1.8 por ciento) y en los hogares donde la madre había dejado de fumar y el padre no era fumador (del 2 por ciento). Las tasas más altas de TDAH se observaron entre los niños de familias en que ambos padres fumaban, con un 4.2 por ciento.

Entre aquellos cuyos papás no fumaban, las tasas de TDAH fueron más altas entre aquellos cuyas madres embarazadas usaban la terapia de reemplazo de nicotina (el 3.8 por ciento) o que eran fumadoras (el 3.4 por ciento). En los hogares donde el papá fumaba y la madre seguía la terapia de reemplazo de nicotina, las tasas de TDAH en los niños fueron del 2.9 por ciento, según el estudio.

Los investigadores advirtieron que el número de madres embarazadas que siguen la terapia de reemplazo de nicotina en el estudio fue pequeño, ya que apenas 29 madres de hijos con TDAH usaron esos productos durante el embarazo. Como resultados, "los hallazgos son más inciertos", apuntó Zhu. En otra advertencia, los autores del estudio anotaron que muchos padres y niños no participaron en el seguimiento de siete años diseñado para monitorizar cómo les iba a los niños.

Aún así, hay muchas razones buenas para dejar de fumar antes de concebir, apuntaron los expertos.

"Si es posible, intente no fumar mientras concibe", dijo Wilens. "Si cree que ha concebido y fumaba, lo mejor es dejar los cigarrillos lo antes posible. Si necesita una terapia de reemplazo de nicotina, úsela durante el menor periodo posible".

La buena noticia es que fumar antes del embarazo no parece aumentar el riesgo de TDAH en el niño no nacido, apuntó.

El estudio fue publicado en línea el 21 de julio como adelanto a su publicación en la edición impresa de agosto de la revista Pediatrics.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Jin Liang Zhu, M.D., Ph.D., assistant professor of epidemiology, Aarhus University, Denmark; Timothy Wilens, M.D., director, Center for Addiction Medicine, and acting chief, child psychiatry, Massachusetts General Hospital, Boston; August 2014, Pediatrics

HealthDay
Más noticias de salud en:
Abuso de sustancias durante el embarazo
Trastorno de déficit de atención e hiperactividad
Últimas noticias de salud
Página actualizada 23 julio 2014