Omita y vaya al Contenido

Las noches de insomnio tras el divorcio podrían vincularse con un aumento en la presión arterial

Un pequeño estudio halla una reacción retrasada entre los que tenían problemas para descansar durante más de diez semanas
(*estas noticias no estarán disponibles después del 10/20/2014)

Robert Preidt
Traducido del inglés: martes, 22 de julio, 2014
Imagen de noticias HealthDay

Temas relacionados en MedlinePlus

MARTES, 22 de julio de 2014 (HealthDay News) -- Las personas que sufren de problemas para dormir a largo plazo tras un divorcio están en riesgo de un aumento en la presión arterial, sugiere un estudio reciente.

Las investigaciones anteriores han vinculado el divorcio con problemas importantes de salud e incluso con la muerte precoz, pero pocos estudios han examinado los motivos de ese vínculo. Los problemas para dormir podrían ser una de las causas, según los investigadores, de la Universidad de Arizona.

El estudio incluyó a 138 personas que habían estado separadas o divorciadas unas 16 semanas. Reportaron sobre la calidad de su sueño durante tres visitas al laboratorio durante siete meses y medio. En esas visitas también se tomó su presión arterial.

Los investigadores no observaron un vínculo entre los problemas del sueño y la presión arterial en las primeras visitas de los participantes al laboratorio. Pero hubo un efecto retardado, dijeron.

"Observamos cambios en la presión arterial en reposo que estaban asociados con los problemas de sueño de tres meses antes. Los problemas anteriores de sueño predecían aumentos en la presión arterial en reposo con el tiempo", señaló en un comunicado de prensa de la universidad el coautor del estudio, David Sbarra, profesor asociado de psicología.

Mientras más duraban los problemas para dormir de los participantes, más probable era que sufrieran un aumento en la presión arterial.

"Lo que hallamos es que si uno tiene problemas para dormir durante hasta unas 10 semanas tras la separación, no parecen asociarse con un aumento futuro en la presión arterial", comentó Sbarra. "Pero tras más o menos 10 semanas, tras un periodo sostenido de tiempo, parece haber un efecto nocivo acumulativo".

El estudio, que aparece en una edición reciente de la revista Health Psychology, solo estableció una asociación entre los problemas para dormir relacionados con el divorcio y una presión arterial más alta, no una relación causal directa.

"En los primeros meses tras una separación, los problemas para dormir son bastante normales, y esto es un proceso de ajuste que las personas pueden por lo general afrontar bien", dijo Sbarra.

Los problemas del sueño que persisten durante un periodo extendido podrían significar algo distinto, añadió. "Quizá signifiquen que las personas están potencialmente deprimiéndose, que están teniendo problemas para seguir con su vida, y esas personas en particular son las susceptibles a los problemas de salud", explicó.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTE: University of Arizona, news release, July 17, 2014

HealthDay
Más noticias de salud en:
Divorcio
Presión arterial alta
Problemas del sueño
Últimas noticias de salud
Página actualizada 24 julio 2014