Omita y vaya al Contenido

Un estudio arroja dudas sobre un costoso tratamiento para los coágulos en las piernas

La trombólisis dirigida por catéter podría conllevar un riego más alto de sangrado que el tratamiento convencional, advierten unos investigadores
(*estas noticias no estarán disponibles después del 10/21/2014)

Traducido del inglés: miércoles, 23 de julio, 2014
Imagen de noticias HealthDay

Tema relacionado en MedlinePlus

MARTES, 22 de julio de 2014 (HealthDay News) -- Dos tratamientos que desintegran los coágulos sanguíneos en la profundidad de las venas de las piernas no parecen ser distintos en términos del riesgo de muerte. Pero uno resulta en un mayor riesgo de sangrado y unas facturas de hospital promedio tres veces más altas que el costo del otro, halla un estudio reciente.

El tratamiento estándar para esos coágulos, conocidos como trombosis venosa profunda (TVP), son anticoagulantes y medias de compresión. El otro tratamiento, que es más costoso, administra un medicamento directamente en el coágulo para disolverlo. El uso de ese tratamiento, conocido como trombólisis dirigida por catéter, ha aumentado en años recientes a pesar de que la investigación sobre su seguridad no ha sido concluyente, apuntaron los autores del estudio.

"La TVP es una enfermedad muy común que ocurre en alrededor de una de cada mil personas al año", señaló el investigador líder, el Dr. Riyaz Bashir, profesor asociado de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Temple, en Filadelfia.

"Esta afección es responsable de más de 600,000 hospitalizaciones cada año en Estados Unidos, y aproximadamente el 6 por ciento de esos pacientes morirán en un plazo de un mes tras el diagnóstico", comentó.

Alrededor del 20 al 50 por ciento de las personas con TVP contraen una complicación grave llamada síndrome postrombótico, a pesar del tratamiento convencional con anticoagulantes y medias de compresión, dijo Bashir. Los pacientes experimentan dolor crónico en las piernas, inflamación, decoloración de la piel y úlceras.

"Muchas de estas personas pierden sus trabajos debido a la discapacidad que provoca", añadió Bashir.

El Dr. Gregg Fonarow, profesor de cardiología de la Universidad de California en Los Ángeles, dijo que varios estudios pequeños han sugerido que el uso de la trombólisis dirigida por catéter podría conducir a un aumento en el riesgo de síndrome postrombótico.

"Pero ninguno de esos estudios ha sido definitivo", dijo Fonarow. "Las recomendaciones de las directrices sobre la trombólisis dirigida por catéter son mixtas, y su uso en la práctica clínica es modesto y varía sustancialmente entre los hospitales", añadió.

Para el nuevo estudio, que aparece en la edición en línea del 21 de julio de la revista JAMA Internal Medicine, el equipo de Bashir recolectó datos sobre más de 90,600 pacientes hospitalizados por una trombosis venosa profunda entre 2005 y 2010.

Alrededor del 4 por ciento de esos pacientes se sometieron a una trombólisis dirigida por catéter, y también recibieron anticoagulantes, hallaron los investigadores.

En el periodo del estudio, el uso del procedimiento con catéter aumentó en más del doble, pasando de poco más del 2 por ciento en 2005 a casi el 6 por ciento en 2010, señalaron los autores del estudio.

La trombólisis dirigida por catéter es un tratamiento invasivo, y es potencialmente costoso: 85,094 dólares por la estadía hospitalaria promedio, en comparación con 28,164 dólares para los pacientes que reciben anticoagulantes y medias de compresión, apuntaron los investigadores.

El grupo de Bashir no halló una diferencia significativa en las muertes entre los tratamientos: el 1.2 por ciento en la trombólisis dirigida por catéter, frente al 0.9 por ciento con los anticoagulantes.

Pero se observaron más complicaciones entre los pacientes que recibieron la trombólisis dirigida por catéter. Éstas incluyeron la necesidad de más transfusiones sanguíneas, que los coágulos se desplazaran a los pulmones, y sangrado en el cerebro. También hubo una mayor necesidad de un procedimiento llamado colocación de filtro en la vena cava, que consiste en colocar un filtro para atrapar los coágulos sanguíneos en la vena de gran tamaño que lleva sangre al corazón.

Los pacientes que se sometieron a la trombólisis dirigida por catéter también permanecieron más tiempo en el hospital que los tratados con anticoagulantes: 7.2 días frente a 5 días, según el estudio.

Los médicos deben ofrecer ambas opciones de tratamiento a los pacientes y explicar los mayores riesgos de sangrado asociados con la trombólisis dirigida por catéter por un lado, y el aumento en el riesgo de síndrome postrombótico con el tratamiento convencional, por el otro, apuntó.

"Creemos que los datos de este estudio deben fomentar una toma de decisiones compartida entre los pacientes y el médico que les trata, algo que actualmente se hace muy raras veces", planteó Bashir.

Fonarow dijo que se necesita un "ensayo aleatorio" que compare la trombólisis dirigida por catéter con el tratamiento estándar para ver si la trombólisis dirigida por catéter es mejor o no.

"Mientras esperamos más evidencias, la trombólisis dirigida por catéter se debe considerar en los pacientes de TVP que tienen un riesgo bajo de sangrado", comentó Fonarow.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Riyaz Bashir, M.D., associate professor, medicine, Temple University School of Medicine, Philadelphia, Penn.; Gregg Fonarow, M.D., professor, cardiology, University of California, Los Angeles; July 21, 2014, JAMA Internal Medicine, online

HealthDay
Más noticias de salud en:
Trombosis venosa profunda
Últimas noticias de salud
Página actualizada 24 julio 2014