Omita y vaya al Contenido

Vinculan la obesidad en el embarazo con un mayor riesgo de asma en los niños

La amenaza de la enfermedad respiratoria podría ser un 30 por ciento más alta, sugiere un estudio
(*estas noticias no estarán disponibles después del 10/21/2014)

Traducido del inglés: miércoles, 23 de julio, 2014
Imagen de noticias HealthDay

MARTES, 22 de julio de 2014 (HealthDay News) -- Las mujeres que son obesas durante el embarazo podrían ser más propensas a tener hijos con asma que las madres de peso normal, sugiere una revisión reciente.

"Hallamos que, en comparación con los hijos nacidos de madres de peso normal, los que tenían madres con sobrepeso u obesas durante el embarazo presentaban unas probabilidades entre un 20 y un 30 por ciento más altas de asma", señaló el investigador líder, el Dr. Erick Forno, profesor asistente de pediatría en el Hospital Pediátrico de Pittsburgh.

El equipo de Forno también halló que el aumento excesivo de peso durante el embarazo se asociaba con un aumento de alrededor de un 16 por ciento en el riesgo de asma de los niños. "Estos resultados incluyen estudios que evaluaron el asma en distintos momentos de la niñez, desde poco más de un año de edad hasta incluso los 16 años", anotó Forno.

Aunque esta revisión de más de una docena de estudios publicados anteriormente halló una asociación entre el peso de una madre en el embarazo y el riesgo de asma de su hijo, no pudo probar que el peso de la madre fuera una causa directa del asma infantil.

La forma en que el peso de la madre podría contribuir a un aumento en el riesgo de asma de sus hijos no está clara. "Es importante clarificar que los estudios que analizamos no evaluaron de forma directa los mecanismos involucrados en esta asociación, así que no sabemos exactamente cómo funciona este vínculo", apuntó Forno.

Anotó que podría haber varios factores involucrados. "Por ejemplo, sabemos que la obesidad a veces conduce a una inflamación que puede contribuir a la diabetes o a la enfermedad cardiaca, y quizá esa inflamación en la madre de alguna forma afecta a los pulmones y las vías respiratorias en desarrollo del bebé", planteó Forno.

O quizá ciertos nutrientes que las madres con unas dietas más saludables consumen podían proteger a sus hijos del asma, dijo. "Otro mecanismo podría ser que ciertos factores en la conformación genética de la madre predispongan tanto a la obesidad (en ella) como al asma (en su hijo). Lo más probable es que se trate de una combinación de todas esas cosas", sugirió Forno.

Forno anotó que es importante que todas las mujeres en edad reproductiva mantengan un peso saludable, sobre todo si intentan quedar embarazadas.

"También es importante tener una gestión adecuada del peso y una nutrición saludable durante el embarazo, porque el aumento excesivo de peso [durante el embarazo] también aumenta el riesgo de asma infantil. Por supuesto, esto es además de todos los otros beneficios de una dieta y un peso saludables", comentó.

El informe aparece en la edición impresa de agosto de la revista Pediatrics.

Los estudios anteriores han encontrado que la obesidad conduce a un mayor riesgo de asma. Y entre los niños con asma, la obesidad lleva a una mayor gravedad de la enfermedad. También hay un interés creciente en los orígenes tempranos del asma infantil, dijo Forno.

Para observar de qué forma el peso de la madre podría estar vinculado con el desarrollo del asma en sus hijos, Forno y sus colaboradores revisaron 14 estudios publicados anteriormente, que incluían a más de 100,000 parejas de madres e hijos.

El riesgo de que el niño tuviera asma era un 36 por ciento más alto entre las madres que eran obesas durante el embarazo, frente a las madres embarazadas con un peso normal. Los autores del estudio sugirieron que, entre las mujeres que no tienen antecedentes de asma, el efecto de la obesidad durante el embarazo podría ser una influencia incluso más fuerte sobre si su hijo contrae asma o no.

Aunque pareció haber una asociación leve entre una futura madre con sobrepeso y el asma en sus hijos, la asociación no fue estadísticamente significativa, según el estudio.

El Dr. David Méndez, neonatólogo del Hospital Pediátrico de Miami, anotó que el estudio plantea una pregunta que solo investigaciones adicionales pueden contestar. Esas investigaciones deben tomar en cuenta los antecedentes de asma de la madre y la exposición del bebé al humo de cigarrillo, entre otros factores, señaló.

"Realizar ese tipo de estudios conllevaría años porque se tiene que esperar a que los niños crezcan", apuntó Méndez, que no participó en el estudio.

"Ya sabemos que la obesidad materna y un mayor peso durante el embarazo son malos para la madre y malos para el bebé", añadió. Tener sobrepeso puede resultar en bebés con bajo peso al nacer, en un nacimiento prematuro y en una cesárea.

"Hay motivos a corto plazo para que las madres no aumenten demasiado de peso durante el embarazo, y ahora parece que quizá también haya beneficios a largo plazo por no hacerlo", comentó Méndez.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Erick Forno, M.D., M.P.H., assistant professor, pediatrics, Children's Hospital of Pittsburgh; David Mendez, M.D., neonatologist, Miami Children's Hospital; August 2014, Pediatrics

HealthDay
Más noticias de salud en:
Asma en niños
Obesidad
Problemas de salud durante el embarazo
Últimas noticias de salud
Página actualizada 25 julio 2014