Omita y vaya al Contenido

Muchos niños obesos estadounidenses creen que están más delgados de lo que están

No harán nada para tener un peso saludable si no ven el problema, afirman los expertos
(*estas noticias no estarán disponibles después del 10/22/2014)

Traducido del inglés: jueves, 24 de julio, 2014
Imagen de noticias HealthDay

Temas relacionados en MedlinePlus

MIÉRCOLES, 23 de julio de 2014 (HealthDay News) -- Muchos niños y adolescentes estadounidenses obesos y con sobrepeso creen que tienen un buen peso al mirarse al espejo, según informaron las autoridades de salud de EE. UU. el miércoles.

"El sobrepeso o la obesidad se asocian con unas consecuencias adversas para la salud, como pueden ser la hipertensión, el colesterol alto y la diabetes", dijo la investigadora principal, Neda Sarafrazi, epidemióloga nutricional del Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

"Los niños que tienen una percepción errónea de su peso no van a tomar ninguna medida para controlar su peso o reducirlo, y reducir así el riesgo de complicaciones futuras para la salud", indicó. "Si las personas perciben su peso de forma precisa, pueden empezar a hacer algo para controlarlo".

Según el informe de los CDC, el 34 por ciento de los niños y adolescentes estadounidenses de origen hispano creen que están más delgados de lo que están, al igual que el 34 por ciento de los niños negros y el 28 por ciento de los niños blancos.

Además, aproximadamente el 81 por ciento de los chicos con sobrepeso y el 71 por ciento de las chicas con sobrepeso creen que su peso es aproximadamente el correcto. El 48 por ciento de los chicos obesos creen que tienen el peso correcto, al igual que el 36 por ciento de las chicas obesas, hallaron los investigadores.

También hubo diferencias en la percepción del peso en función de los ingresos familiares. Los niños y adolescentes obesos y con sobrepeso tienen más probabilidades de considerar que tienen más o menos el peso correcto cuando proceden de hogares más pobres que los niños parecidos de hogares más ricos (el 31 por ciento frente al 26 por ciento).

En general, aproximadamente el 30 por ciento de los niños y los adolescentes tienen una percepción errónea del peso, considerándose como demasiado gordos o demasiado delgados, según los CDC. Esta percepción errónea es más común en los chicos (el 32 por ciento) que en las chicas (el 28 por ciento), añadieron los investigadores.

Samantha Heller, nutricionista clínica principal en el Centro Médico de la Universidad de Nueva York, en la ciudad de Nueva York, señaló que "las percepciones del peso no son tan simples como preguntar a los niños cómo se ven a sí mismos con el peso actual y compararlo con las definiciones y las categorías del peso de los CDC".

Hay muchos factores que influyen en cómo se ven a sí mismos los niños, incluyendo las normas culturales y socioeconómicas, los medios de comunicación y las influencias de los niños de la misma edad y ambientales, señaló.

"Trazamos una línea muy fina cuando hablamos del peso de los niños y los adolescentes. Es preocupante que se creen patrones de alimentación que resulten en trastornos para los niños que son etiquetados como que perciben erróneamente su peso", dijo Heller.

Por un lado, se observa que se ha vuelto la norma que haya muchos niños y adultos con sobrepeso y obesidad, dijo Heller. De modo que parecería razonable que los niños con sobrepeso consideren que tienen un peso normal. Por otra parte, las influencias de los medios de comunicación y sociales crean tipos de cuerpo ideales que no son realistas que los chicos y las chicas intentan conseguir, señaló.

"Podemos ayudar a que los niños y los adolescentes tengan el peso apropiado si se centran en los alimentos sanos, el ejercicio regular y una autoimagen positiva. Los padres, los educadores y los cuidadores pueden hacer progresos si ellos mismos se convierten en modelos y crean oportunidades para respaldar y disfrutar de decisiones y de actividades propias de un estilo de vida sano con los niños", dijo Heller.

El Dr. David Katz es el director del Centro de Investigación en Prevención de la Universidad de Yale. Katz señaló que "hay una variación bien establecida, a lo largo del tiempo y de las culturas, en la percepción del peso ideal. Pero esa variación tiene que ver con la apariencia, no con la salud".

Por desgracia, la obesidad de los niños es una causa principal de problemas de salud graves, desde la diabetes tipo 2 hasta la enfermedad del hígado graso, señaló.

"Tenemos que arreglar esto y aumentar la concienciación entre los grupos étnicos sobre la importancia de las amenazas para la salud de la obesidad infantil. Pero tenemos que actuar con precaución. Deberíamos empoderar a las personas para que realicen acciones constructivas, y no confrontarlas para que se sientan culpables o imponerles un sentimiento de vergüenza", dijo Katz.

Los datos del informe provinieron de la Encuesta nacional de examen sobre salud y nutrición desde 2005 hasta 2012.

Mientras tanto, un informe reciente publicado en la revista Pediatrics halló que el tamaño de la cintura de los niños y adolescentes estadounidenses parece haber dejado de aumentar.

Según los investigadores de la Universidad de Minnesota que realizaron ese estudio, la proporción de niños y adolescentes de 2 a 18 años de edad que eran obesos, en función del tamaño de la cintura, se mantuvo estable en casi un 18 por ciento desde 2002 hasta 2012.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Neda Sarafrazi, Ph.D., nutritional epidemiologist, National Center for Health Statistics, U.S. Centers for Disease Control and Prevention; David Katz, M.D., M.P.H., director, Yale University Prevention Research Center, New Haven, Conn.; Samantha Heller, M.S., R.D., senior clinical nutritionist, New York University Medical Center, New York City; July 23, 2014, report, Perception of Weight Status in U.S. Children and Adolescents Aged 8-15 Years, 2005-2012

HealthDay
Más noticias de salud en:
Obesidad en niños
Peso corporal
Últimas noticias de salud
Página actualizada 25 julio 2014