Omita y vaya al Contenido

Los cambios en la dieta pueden alterar las bacterias intestinales, señala un estudio

Los investigadores monitorizaron las muestras de heces de dos personas durante un año
(*estas noticias no estarán disponibles después del 10/23/2014)

Mary Elizabeth Dallas
Traducido del inglés: viernes, 25 de julio, 2014
Imagen de noticias HealthDay

Temas relacionados en MedlinePlus

VIERNES, 25 de julio de 2014 (HealthDay News) -- Los cambios en la dieta pueden alterar de forma dramática el equilibrio de bacterias en los intestinos de forma diaria, según un estudio reciente.

Esas fluctuaciones podrían llevar a sistemas de monitorización que podrían ayudar a detectar y a aliviar los brotes en las personas con ciertas afecciones crónicas, como la enfermedad intestinal inflamatoria (la colitis ulcerativa y la enfermedad de Crohn), plantearon los investigadores.

Billones de bacterias viven en el tracto digestivo, pero su efecto sobre la salud humana no se comprende bien, anotaron los científicos, del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT).

Para comprender mejor el rol de las bacterias en el cuerpo, el equipo de investigación monitorizó los cambios en las bacterias de dos personas en un transcurso de un año. Las muestras se recolectaron a diario para monitorizar la cantidad y los tipos de bacterias presentes.

Los participantes también usaron una aplicación de iPhone que dio seguimiento a los factores del estilo de vida (como la dieta, el sueño, el estado de ánimo y el ejercicio) que podrían tener un impacto sobre sus bacterias intestinales.

Ambas personas experimentaron un evento durante el periodo del estudio que tuvo un impacto significativo sobre su microbioma intestinal, que es la cantidad y los tipos de bacterias en su tracto digestivo.

Una contrajo diarrea durante un viaje de dos semanas a un país en desarrollo. Esa persona tuvo cambios significativos en el equilibrio de las bacterias intestinales. Pero tras volver a EE. UU., las bacterias intestinales volvieron a la normalidad, según el estudio, que aparece en la edición del 25 de julio de la revista Genome Biology.

Mientras tanto, el otro participante contrajo una intoxicación alimentaria con salmonella. Como resultado, la salmonella intestinal pasó de un 10 por ciento a casi un 30 por ciento. Además, las poblaciones de bacterias útiles casi desaparecieron. Después de que la persona se recuperó de la intoxicación alimentaria, las bacterias beneficiosas se recuperaron, volviendo a conformar alrededor del 40 por ciento del microbioma total. Pero los investigadores apuntaron que la mayoría de las cepas eran distintas de las que había originalmente.

"En cualquier día dado, la cantidad de una especie podía cambiar muchas veces, pero año tras año, esa especie seguía estando al mismo nivel medio. En gran medida, el principal factor que hallamos que explicaba gran parte de esa varianza fue la dieta", apuntó en un comunicado de prensa del MIT el autor principal del estudio Eric Alm, profesor asociado de ingeniería biológica y ambiental.

En un futuro, los investigadores dijeron que planifican explorar por qué las bacterias intestinales tienden a regresar a sus niveles normales tras fluctuar tanto.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTE: Massachusetts Institute of Technology, news release, July 24, 2014

HealthDay
Más noticias de salud en:
Infecciones bacterianas
Nutrición
Últimas noticias de salud
Página actualizada 28 julio 2014