Omita y vaya al Contenido

Hacer ejercicio extra podría ayudar a los fumadores con depresión a abandonar el hábito, según un estudio

Los síntomas de abstinencia y las ansias son más intensos en las personas con trastornos del estado de ánimo, según unos investigadores
(*estas noticias no estarán disponibles después del 10/28/2014)

Mary Elizabeth Dallas
Traducido del inglés: miércoles, 30 de julio, 2014
Imagen de noticias HealthDay

Temas relacionados en MedlinePlus

MARTES, 29 de julio de 2014 (HealthDay News) -- Dejar de fumar es más difícil para las personas con depresión, según una nueva revisión.

La depresión puede hacer que sea más difícil deshacerse de la ansiedad, las ansias y la falta de sueño que conlleva el intentar dejar de fumar de repente y sin ayuda, descubrieron los científicos. Pero el ejercicio extra, incluso solo un paseo, podría ayudar a dejarlo más rápidamente, dijeron.

"La revisión debería considerarse un llamado a las armas", comentó el coautor del estudio, Gregory Moullec, investigador postdoctoral del departamento de ciencias del ejercicio de la Universidad Concordia, en Montreal, en un comunicado de prensa de la universidad.

El autor principal del estudio, Paquito Bernard, de la Universidad de Montpellier, en France, añadió que espera que los hallazgos alerten a los investigadores y a los médicos sobre el "papel prometedor del ejercicio en el tratamiento tanto de la depresión como para dejar de fumar".

Casi el 20 por ciento de los adultos de Norteamérica son fumadores regulares, aunque este porcentaje se está reduciendo. Mientras tanto, aproximadamente el 40 por ciento de los que tienen depresión siguen fumando de forma regular, dijeron los investigadores.

Los fumadores con depresión sienten la necesidad de fumar el doble de veces que los fumadores que no tienen un trastorno del estado de ánimo, según los investigadores. Los que lo pasan peor a la hora de evitar los cigarrillos podrían tener más problemas de salud mental de lo que creen, añadieron los autores.

Para el estudio, publicado recientemente en la revista Nicotine & Tobacco Research, los investigadores examinaron los programas para dejar de fumar para las personas con depresión, en busca del efecto del ejercicio contra las recaídas y los síntomas de abstinencia. También revisaron los estudios publicados que investigaron los vínculos entre el ejercicio y fumar, y el ejercicio y la depresión.

Los investigadores también hallaron que durante 18 meses, simplemente dar paseos de forma regular puede ayudar a aliviar los síntomas de abstinencia asociados con dejar de fumar, incluso si la actividad física no es suficiente para reducir los síntomas de depresión.

Se necesita más investigación para determinar el papel que debería tener el ejercicio en los programas diseñados para ayudar a las personas a que dejen de fumar, concluyeron los autores del estudio.

"Necesitaremos evidencias más fuertes para convencer a los legisladores", dijo Moullec en el comunicado de prensa. "Por desgracia, sigue habiendo escepticismo con respecto al ejercicio frente a las estrategias farmacológicas. Pero si seguimos realizando ensayos ambiciosos, y usando una metodología de alto nivel, podremos saber qué intervenciones son las más efectivas de todas".


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTE: Concordia University, news release, July 22, 2014

HealthDay
Más noticias de salud en:
Dejar de fumar
Depresión
Ejercicio y estado físico
Últimas noticias de salud
Página actualizada 31 julio 2014