Omita y vaya al Contenido

No había ni televisión ni obesidad, pero las personas de la antigüedad también tenían enfermedades cardiacas

Un estudio con momias muestra que, al igual que ahora, la inflamación fomentaba la obstrucción de vasos sanguíneos
(*estas noticias no estarán disponibles después del 10/29/2014)

Traducido del inglés: jueves, 31 de julio, 2014
Imagen de noticias HealthDay

Tema relacionado en MedlinePlus

JUEVES, 31 de julio de 2014 (HealthDay News) -- Puede que no tuvieran comida rápida, televisión ni cigarrillos, pero era común que las personas de la antigüedad sufrieran una obstrucción de las arterias coronarias, y una nueva investigación especula sobre algunas posibles razones de ello.

Mediante el uso de TC en restos momificados de personas de las antiguas civilizaciones de Egipto, Perú, las Islas Aleutianas y el suroeste de los Estados Unidos, los investigadores hallaron evidencias de que la aterosclerosis (el endurecimiento de las arterias cardiacas a partir de sustancias grasosas que se acumulan y finalmente llevan al ataque cardiaco o al accidente cerebrovascular) estaba muy extendida.

Esto es así a pesar de que esos grupos de la antigüedad estaban libres en gran medida de los factores del estilo de vida peligrosos de hoy en día, como las dietas llenas de azúcar y grasa, la inactividad, fumar y la obesidad generalizada.

"Nuestro equipo ha evaluado las momias de cinco continentes distintos. Y todavía no hemos encontrado una cultura en la que no hubiera aterosclerosis", dijo el Dr. Gregory Thomas, cardiólogo y autor principal de una revisión publicada en la edición actual de la revista Global Heart.

¿Qué significa eso para los tiempos mordernos? "Estos días nos culpamos a nosotros mismos cuando nosotros o alguien de nuestra familia contrae una enfermedad cardiaca", dijo Thomas, director médico del Instituto Cardiovascular Memorial Care del Centro Médico Memorial de Long Beach, en California.

"Decimos: 'bueno, si hubieras hecho más ejercicio, esa cirugía cardiaca no hubiera sido necesaria'", dijo Thomas. "Creo que las personas pueden dejar de culparse tanto".

Pero antes de que guardar sus zapatillas de deporte y sentarse con una bolsa de papas fritas, Thomas también dijo que el estilo de vida sigue siendo importante. "Esto no significa que debamos dejar de intentar controlar los factores de riesgo [de las enfermedades cardiacas]", enfatizó.

Pero no espere no sufrir problemas cardiacos simplemente porque salga a correr todos los días o porque coma una dieta más sana, dijo Thomas.

En función de lo que él y un equipo internacional de investigación han observado, un poco más de un tercio de las 76 momias egipcias tenían aterosclerosis, y también se observó un porcentaje similar en las momias de Perú, del suroeste de los EE. UU. y de las Islas Aleutianas, en el norte del Pacífico.

Normalmente murieron en lo que podría considerarse como la mediana edad hoy en día. "Parece que contrajeron aterosclerosis aproximadamente en el mismo momento en que lo hacemos hoy", indicó Thomas. De modo que parte de la explicación, señaló, podría ser la edad: si usted vive el suficiente tiempo, los depósitos de grasa empezarán a acumularse en las arterias.

La genética es otro factor importante. "La genética podría explicar aproximadamente la mitad del riesgo de las enfermedades cardiacas", dijo Thomas. "Todos tenemos alguna predisposición genética a la aterosclerosis, independientemente de la cultura o el estilo de vida".

Pero los investigadores también especularon sobre algunas causas ambientales en la antigüedad. Una es la exposición al humo de la casa del fuego para cocinar. Otra es la cantidad de infecciones con las que las personas combatían constantemente, desde infecciones bacterianas y virales de corta duración hasta las de parásitos que duraban toda la vida.

Thomas explicó que incluso cuando las personas consiguieran sobrevivir a esas enfermedades, el cuerpo estaría en un estado continuo de inflamación de bajo grado, lo que forma parte de la respuesta del sistema inmunitario a los invasores.

Y eso está en línea con lo que los científicos sospechan hoy en día: la inflamación crónica contribuye a la aparición de la aterosclerosis.

Solo que hoy, las causas principales de esa inflamación pueden ser distintas, dijo la Dra. Suzanne Steinbaum, directora de Salud Cardiaca de las Mujeres en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

Los factores modernos podrían incluir la dieta y la falta de sueño, pero podría haber una variedad de factores contribuyentes todavía no conocidos, según Steinbaum, que no participó en la nueva investigación.

"Este estudio nos recuerda que tenemos que seguir observando los aspectos de la vida moderna que podrían estar contribuyendo a la inflamación", dijo Steinbaum.

Thomas reconoció que en Egipto, la momificación era un proceso elaborado y caro. De modo que esos restos representarían a las clases altas de aquella época: personas que podrían haber disfrutado de dietas indulgentes y de mucho tiempo para permanecer recostados.

Pero Thomas dijo que los restos de algunas otras culturas probablemente representen a la "persona común", como en el caso de los cazadores-recolectores aleutianos, que probablemente no pasaron mucho tiempo recostados y comiendo.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Gregory S. Thomas, M.D., medical director, Memorial Care Heart & Vascular Institute, Long Beach Memorial, Long Beach, Calif.; Suzanne Steinbaum, D.O., director, Women's Heart Health, Lenox Hill Hospital, New York City; June 2014, Global Heart

HealthDay
Más noticias de salud en:
Enfermedades del corazón
Últimas noticias de salud
Página actualizada 1 agosto 2014