Omita y vaya al Contenido

La prohibición de las máquinas expendedoras en las escuelas quizá no favorezca la alimentación de los niños, según un estudio

Los investigadores afirman que se necesitan políticas escolares integrales
(*estas noticias no estarán disponibles después del 11/04/2014)

Robert Preidt
Traducido del inglés: miércoles, 6 de agosto, 2014
Imagen de noticias HealthDay

Temas relacionados en MedlinePlus

MIÉRCOLES, 6 de agosto de 2014 (HealthDay News) -- Prohibir las máquinas expendedoras en las escuelas sin realizar otros cambios en la política alimentaria puede resultar en realidad en un mayor consumo de comida rápida y de refrescos, según un estudio reciente en los EE. UU.

Si los niños tienen acceso a los alimentos y bebidas con un alto contenido de grasa y calorías en otros lugares, prohibir las máquinas expendedoras no tendría un gran efecto, explicaron los investigadores de la Universidad de Illinois, en Chicago.

El equipo de investigación observó a más de 8,200 estudiantes de secundaria en 27 estados y descubrió que el 23 por ciento de los que tienen acceso a las máquinas expendedoras en su escuela bebieron al menos un refresco al día. Esa cantidad contrastó con el 28 por ciento de los que no tenían acceso a máquinas expendedoras en la escuela.

Sin embargo, estas diferencias se produjeron solamente en los estados en los que los impuestos de los refrescos eran más bajos o en los que los estudiantes podían comprar refrescos en la cafetería o en una tienda de la escuela, según el estudio publicado en línea en la revista PLoS One.

Los investigadores también hallaron que los estudiantes comían más comida rápida cuando se prohibían las máquinas expendedoras en las escuelas, sobre todo en los estados donde los impuestos para la venta de alimentos en los restaurantes son más bajos.

Los hallazgos muestran que "se pueden producir efectos involuntarios si solamente se hacen cambios a pequeña escala", dijo el autor principal del estudio, Daniel Taber. "Cuando se implementaron cambios más integrales, no hubo efectos no deseados", dijo Taber en un comunicado de prensa de la universidad.

"Los cambios en la política realmente han de ser integrales y no se deben centrar solamente en una cosa, como, por ejemplo, los refrescos, o en un lugar, como las cafeterías", dijo en el comunicado de prensa la coautora del estudio, Jamie Chriqui, científica investigadora principal del Instituto de Investigación y Políticas sobre la Salud.

Chriqui también afirmó que los hallazgos muestran la necesidad de políticas integrales como la nueva ley de Refrigerios Escolares Inteligentes (Smart Snacks in Schools) del Departamento de Agricultura de los EE. UU. Se planifica introducirla durante el año escolar 2014-2015.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTE: University of Illinois at Chicago, news release, Aug. 1, 2014

HealthDay
Más noticias de salud en:
Nutrición del niño
Salud escolar
Últimas noticias de salud
Página actualizada 13 agosto 2014