Dirección de esta página: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/shock.html

Shock

Introducción

El shock ocurre cuando no hay suficiente suministro de sangre y oxígeno a sus órganos y tejidos. Puede causar baja presión y ser un peligro para la vida. El shock suele suceder con una lesión grave.

Existen muchos tipos de shocks: El shock hipovolémico que se da cuando la persona pierde mucha sangre o líquidos y causa sangrado interno o externo, deshidratación, quemaduras y diarrea y vómitos severos. El shock séptico que es causado por infecciones en el torrente sanguíneo. El shock anafiláctico, causado por una reacción alérgica grave y puede ser causado, por ejemplo, por una picadura de insecto en una persona que es alérgica a él. El shock cardiogénico, causado por la incapacidad del corazón de bombear sangre de manera eficiente y puede causar un ataque al corazón. El shock neurogénico que es causado por daño al sistema nervioso.

Los síntomas incluyen

  • Confusión o falta de lucidez mental
  • Pérdida de la conciencia
  • Latidos del corazón rápidos y de forma repentina
  • Transpiración
  • Palidez
  • Pulso débil
  • Respiración acelerada
  • Reducción del flujo o detención total de orina
  • Pies y manos frías

Un shock es una emergencia médica que puede poner en peligro la vida y por ello es importante obtener ayuda médica de manera inmediata. El tratamiento del shock depende de la causa.

NIH: Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre

Comience aquí

Condiciones específicas

Niños/as

Adolescentes