Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000783.htm

Absceso cerebral

Es una acumulación de células inmunitarias, pus y otros materiales en el cerebro, generalmente a raíz de una infección bacteriana o micótica.

Causas

Los abscesos cerebrales comúnmente ocurren cuando las bacterias u hongos infectan parte del cerebro. Como resultado, se presenta hinchazón e irritación (inflamación). Las células cerebrales infectadas, los glóbulos blancos, al igual que las bacterias u hongos vivos y muertos se acumulan en una zona del cerebro, lo que forma tejido alrededor de esta zona y crea una masa o un absceso.

Los microorganismos que causan un absceso cerebral por lo regular llegan al cerebro a través de la sangre. O, entran al cerebro directamente, como puede ser durante una cirugía cerebral.

A menudo no se encuentra la fuente de la infección. Sin embargo, la fuente más común es una infección en los pulmones. Muy rara vez, la causa es una infección en el corazón.

Los siguientes factores aumentan el riesgo de que se desarrolle un absceso cerebral:

  • Un sistema inmunitario debilitado (como en los pacientes con SIDA).
  • Una enfermedad crónica, como el cáncer.
  • Medicamentos que inhiben el sistema inmunitario (corticosteroides o quimioterapia).
  • Cardiopatía congénita.

Síntomas

Los síntomas se pueden manifestar lentamente, en un período de dos semanas o pueden aparecer en forma repentina y pueden incluir:

  • Cambios en el estado mental, como confusión, procesos cognitivos lentos, incapacidad para concentrarse o somnolencia
  • Disminución de la sensibilidad
  • Fiebre y escalofríos
  • Dolor de cabeza, convulsiones, o cuello rígido
  • Dificultades con el lenguaje
  • Pérdida de la función muscular, particularmente en un lado
  • Cambios en la visión
  • Cambios en la visión
  • Vómitos
  • Debilidad

Pruebas y exámenes

Un examen del sistema nervioso y del cerebro (neurológico) generalmente mostrará signos de aumento de la presión intracraneal y problemas con el funcionamiento del cerebro.

Los exámenes para diagnosticar un absceso cerebral pueden incluir.

Generalmente se lleva a cabo una biopsia por punción para identificar la causa de la infección.

Tratamiento

Un absceso cerebral es una emergencia médica, dado que la presión intracraneal puede volverse tan alta que puede ser mortal. Se necesita hospitalización hasta que se logre la estabilización y algunas personas pueden requerir soporte vital.

Se recomienda el manejo con medicamentos, no con cirugía, si se presentan:

  • Un absceso pequeño (menos de 2 cm)
  • Un absceso profundo dentro del cerebro
  • Un absceso acompañado de meningitis 
  • Varios abscesos (raro)
  • Derivaciones en el cerebro para hidrocefalia (en algunos casos, es posible que sea necesario retirar la derivación o reemplazarla)
  • Una infección por toxoplasmosis en una persona con VIH

Le pueden recetar varios tipos diferentes de antibióticos con el fin de garantizar que el tratamiento funcione.

Los medicamentos antimicóticos también se pueden prescribir si existe la probabilidad de que la infección sea causada por un hongo.

Puede ser necesario el tratamiento inmediato si un absceso está lesionando el tejido cerebral al presionarlo o si hay un absceso grande con un alto grado de hinchazón a su alrededor que está aumentando la presión intracraneal.

Se requiere una cirugía si:

  • La presión intracraneal continúa o empeora.
  • El absceso cerebral no disminuye después de tomar medicamentos.
  • El absceso cerebral contiene gas (producido por algunos tipos de bacterias).
  • El absceso cerebral podría romperse (ruptura).

La cirugía consiste en abrir el cráneo, exponer el cerebro y drenar el absceso. Generalmente se realizan exámenes de laboratorio para analizar el líquido. Esto ayuda a identificar la causa de la infección, para que se puedan prescribir los antibióticos y antimicóticos más apropiados.

Para abscesos profundos, se puede requerir una aspiración con aguja guiada por tomografía computarizada (TC) o resonancia magnética (RM). Durante este procedimiento, se pueden inyectar medicamentos directamente dentro de la masa.

Ciertos diuréticos (píldoras de agua) y esteroides también se pueden utilizar para reducir el edema cerebral.

Expectativas (pronóstico)

Sin tratamiento, un absceso cerebral casi siempre es mortal. Con tratamiento, la tasa de mortalidad es aproximadamente del 10 al 30%. Entre más pronto se reciba el tratamiento, mejor.

Algunos pacientes pueden presentar problemas neurológicos prolongados después de la cirugía.

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden incluir:

  • Daño cerebral
  • Meningitis grave y potencialmente mortal
  • Reaparición (recurrencia) de la infección
  • Convulsiones

Cuándo contactar a un profesional médico

Acuda a la sala de urgencias de un hospital o llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) si tiene síntomas de un absceso cerebral.

Prevención

Se puede reducir el riesgo de desarrollar un absceso cerebral al recibir tratamiento para las infecciones o cualquier problema de salud que las pueda causar.

Algunas personas, incluso aquellas con ciertos trastornos cardíacos, pueden recibir antibióticos antes de procedimientos dentales u otros procedimientos para ayudar a reducir el riesgo de infección.

Nombres alternativos

Absceso en el cerebro; Absceso en el SNC

Referencias

Tunkel AR. Brain abscess. In: Bennett JE, Dolin R, Blaser MJ, eds.Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases

Tunkel AR, Scheld WM. Brain abscess. In: Winn HR, ed.Youman's Neurological Surgery

Instrucciones para el paciente

Actualizado 12/7/2014

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados