Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001384.htm

Botulismo en bebés

Es una enfermedad potencialmente mortal causada por una bacteria llamada Clostridium botulinum. Esta bacteria prolifera dentro del tubo digestivo de un bebé.

Causas

El Clostridium botulinum es un organismo formador de esporas (esporulador) común en la naturaleza. Las esporas se pueden encontrar en la tierra y en ciertos alimentos como la miel y algunos almíbares de maíz.

La enfermedad se presenta principalmente en bebés pequeños entre 6 semanas y 6 meses de edad. Sin embargo, puede ocurrir en bebés desde tan solo 6 días de nacidos, hasta de 1 año de edad.

Los factores de riesgo incluyen la ingestión de miel en los bebés, permanecer alrededor de tierra contaminada y tener menos de una deposición al día durante un período de más de 2 meses.

Síntomas

Los síntomas pueden incluir:

  • Respiración que se detiene o se vuelve más lenta
  • Estreñimiento
  • Párpados que están caídos o parcialmente cerrados
  • "Flácido"
  • Ausencia del reflejo de arqueada
  • Pérdida de control de la cabeza
  • Parálisis que se extiende hacia abajo
  • Alimentación deficiente y succión débil
  • Insuficiencia respiratoria
  • Cansancio extremo (letargo)
  • Llanto débil

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica realizará un examen físico. Este puede mostrar una disminución del tono muscular, disminución o ausencia del reflejo de arqueada y de los reflejos tendinosos profundos, así como párpados caídos.

Se puede revisar una muestra de materia fecal del bebé en busca de toxina botulínica o de bacterias.

También se puede llevar a cabo una electromiografía (EMG) para ayudar a diferenciar entre problemas musculares y neurológicos.

Tratamiento

La inmunoglobulina botulínica es el principal tratamiento para esta afección. Los bebés que reciben este tratamiento tienen períodos de hospitalización más cortos y una enfermedad más leve.

Cualquier bebé con botulismo tiene que recibir tratamiento complementario durante su recuperación. Esto incluye:

  • Garantizar una nutrición apropiada
  • Mantener las vías respiratorias despejadas
  • Vigilar los problemas respiratorios

Si se presentan problemas respiratorios, se puede necesitar soporte respiratorio, incluso el uso de un respirador.

Los antibióticos no parecen ayudar al bebé a mejorar más rápidamente. Por lo tanto, no son necesarios, a menos que se desarrolle otra infección bacteriana como una neumonía.

El uso de la antitoxina botulínica derivada de humanos también puede servir.

Expectativas (pronóstico)

Cuando la afección se detecta y se trata de manera oportuna, el niño en la mayoría de los casos se recupera por completo. Los casos complicados pueden derivar en muerte o discapacidad permanente.

Posibles complicaciones

Puede presentarse insuficiencia respiratoria. Esto podría requerir de ayuda para respirar (ventilación mecánica).

Cuándo contactar a un profesional médico

El botulismo infantil es potencialmente mortal. Acuda al servicio de emergencias o llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) cuanto antes si su bebé presenta síntomas de botulismo.

Prevención

En teoría, la enfermedad podría prevenirse evitando la exposición a las esporas. Las esporas del clostridio se encuentran en la miel y el almíbar de maíz. Estos alimentos no deben suministrarse a los niños menores de 1 año.

Referencias

Arnon SS. Botulism (Clostridium botulinum). In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 19th ed. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier; 2011:chap 202.

Hodowanec A, Bleck TP. Botulism (Clostridium botulinum). In: Bennett JE, Dolin R, Blaser MJ, eds. Mandell, Douglas, and Bennett’s Principles and Practice of Infectious Diseases. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 247. 

Actualizado 7/10/2015

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.