Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/002149.htm

Dieta y recuperación de la drogadicción

La drogadicción afecta al cuerpo de dos maneras:

  • La sustancia en sí afecta al cuerpo.
  • Ésta causa cambios negativos en el estilo de vida, como alimentación mala e irregular.

Por ejemplo, los bebés expuestos al alcohol mientras se encontraban en el útero a menudo presentan problemas físicos y mentales. El alcohol afecta al feto al cruzar la placenta. Después de nacer, el bebé puede tener síntomas de abstinencia. La desnutrición de la madre mientras está bebiendo puede afectar el desarrollo y crecimiento del bebé mientras está en el útero.

La recuperación de la drogadicción también afecta al cuerpo en otros aspectos, por ejemplo, el metabolismo (procesamiento de la energía), el funcionamiento de los órganos y el bienestar mental. La nutrición apropiada puede ayudar en el proceso de curación. Los nutrientes le suministran energía al cuerpo y proporcionan sustancias para formar y mantener órganos sanos, al igual que combatir infecciones.

A continuación se describe el impacto de las diferentes drogas sobre la nutrición:

OPIÁCEOS

Los opiáceos, entre ellos, codeína, Oxycontin, heroína y morfina, afectan el aparato digestivo. El estreñimiento es un síntoma muy común del abuso de sustancias. Los síntomas que son frecuentes durante las abstinencia abarcan:

  • Diarrea
  • Náuseas
  • Vómitos

Estos síntomas pueden llevar a una falta de nutrientes suficientes y a un desequilibrio de electrólitos como sodio, potasio y cloruro.

Consumir comidas equilibradas puede reducir la gravedad de estos síntomas; sin embargo, comer puede ser difícil debido a las náuseas. Se recomienda una dieta rica en fibra con muchos carbohidratos complejos (como granos integrales, verduras, guisantes y legumbres).

ALCOHOL

El alcoholismo es una de las principales causas de deficiencia nutricional en los Estados Unidos. Las deficiencias más comunes son la de piridoxina (vitamina B6), tiamina y ácido fólico. La deficiencia de estos nutrientes causa anemia y problemas del sistema nervioso (neurológicos). El síndrome de Korsakoff ("cerebro húmedo") ocurre cuando el consumo excesivo de alcohol causa una insuficiencia de tiamina.

La intoxicación con alcohol también causa daño a dos órganos mayores involucrados en el metabolismo y la nutrición: el hígado y el páncreas. El primero elimina las toxinas de las sustancias dañinas y el segundo regula el azúcar en la sangre y la absorción de la grasa. El daño a estos dos órganos produce un desequilibrio de líquidos, calorías, proteínas y electrólitos.

Otras complicaciones abarcan:

  • Diabetes
  • Hipertensión arterial
  • Daño hepático permanente (o cirrosis)
  • Crisis epiléptica (convulsiones)
  • Desnutrición grave
  • Disminución de la expectativa de vida

Se pueden necesitar pruebas de laboratorio para proteínas, hierro y electrólitos con el fin de determinar si hay enfermedad hepática además del problema de alcohol. Las mujeres que beben mucho presentan un alto riesgo de osteoporosis y necesitan tomar suplementos de calcio.

ESTIMULANTES

El uso de estimulantes, como el crack, la cocaína y las metanfetaminas, disminuye el apetito y lleva a la pérdida de peso y a la desnutrición. Los consumidores de estas drogas pueden permanecer despiertos durante días y pueden deshidratarse y sufrir desequilibrios electrolíticos durante estos episodios. El retorno a una alimentación normal puede ser difícil si ha habido una pérdida de peso considerable.

Los problemas de memoria, que pueden ser permanentes, son una complicación del consumo prolongado de estimulantes.

MARIHUANA

La marihuana puede aumentar el apetito. Algunos consumidores habituales pueden presentar sobrepeso y es posible que necesiten reducir la grasa, el azúcar y las calorías totales.

Nutrición y aspectos psicológicos de la drogadicción:

Cuando una persona se siente mejor, es menos propensa a empezar a consumir alcohol y drogas de nuevo. Dado que una nutrición balanceada ayuda a mejorar el estado de ánimo y la salud, es importante estimular una alimentación saludable en personas que se están recuperando de problemas con el alcohol y otras drogas.

Sin embargo, es posible que una persona que acaba de renunciar a una fuente de placer importante no esté lista para realizar otros cambios drásticos en el estilo de vida. Por lo tanto, es más importante que la persona evite recaer en el consumo de sustancias que ceñirse a una dieta estricta.

Pautas:

  • Cíñase a horas de comidas regulares.
  • Consuma una dieta con pocas grasas.
  • Obtenga más proteínas, carbohidratos complejos y fibra alimenticia.
  • Los suplementos minerales y vitamínicos pueden ayudar durante la recuperación (esto puede incluir complejo B, zinc y vitaminas A y C).

Una persona drogadicta es más propensa a recaer cuando tiene malos hábitos alimentarios, razón por la cual las comidas regulares son tan importantes. La adicción al alcohol y a las drogas provoca que la persona olvide cómo es la sensación de tener hambre y más bien la interpreta como un deseo vehemente por la droga. Se debe estimular a la persona para que piense que puede tener hambre cuando los deseos vehementes se vuelven fuertes.

La deshidratación es común durante la recuperación de la drogadicción y es importante obtener suficiente líquido durante y entre las comidas. El apetito por lo regular retorna durante la recuperación. Una persona en recuperación a menudo es más propensa a comer en exceso, en particular si estuvo tomando estimulantes. Es importante consumir comidas y refrigerios saludables y evitar las comidas ricas en calorías con poco valor nutritivo (como los dulces).

Los siguientes consejos pueden ayudar a mejorar las probabilidades de una recuperación saludable y duradera:

  • Consumir comidas y refrigerios nutritivos.
  • Hacer actividad física y descansar lo suficiente.
  • Reducir la ingesta de cafeína y dejar de fumar en lo posible.
  • Buscar ayuda de asesores o grupos de apoyo regularmente.
  • Tomar suplementos de vitaminas y minerales si el médico lo recomienda.

Nombres alternativos

Alimentación y recuperación de la drogadicción; Nutrición y drogadicción

Referencias

Kowalchuk A, Reed BC. Drug use. Rakel RE, Rakel DP, eds.Textbook of Family Medicine

O'Connor PG. Alcohol use and dependence. In: Goldman L, Schafer AI.Goldman's Cecil Medicine

Weiss RD. Drug use and dependence. In: Goldman L, Shafer AI, eds.Goldman's Cecil Medicine

Actualizado 2/24/2014

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.