Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/002652.htm

Sobredosis de peróxido de hidrógeno

El peróxido de hidrógeno es un líquido comúnmente utilizado para combatir gérmenes. La intoxicación con peróxido de hidrógeno ocurre cuando grandes cantidades de dicho líquido se ingieren o entran en contacto con los pulmones o los ojos.

Esto es solamente para informar y no para usarse en el tratamiento o el manejo de una sobredosis real. NO lo use para tratar ni manejar una sobredosis real. Si usted o alguien con quien usted se encuentra sufre una sobredosis, llame al número local de emergencia (911 en los Estados Unidos), o puede comunicarse con el centro de toxicología local directamente llamando al número nacional gratuito (Poison Help) 1-800-222-1222 desde cualquier parte de los Estados Unidos.

Elemento tóxico

El peróxido de hidrógeno puede ser tóxico si no se usa de manera correcta.

Dónde se encuentra

El peróxido de hidrógeno se usa en estos productos:

  • Peróxido de hidrógeno
  • Productos para aclarar el cabello
  • Algunos desinfectantes de lentes de contacto

Nota: El peróxido de hidrógeno de uso doméstico tiene una concentración del 3%; eso significa que contiene 97% de agua y 3% de peróxido de hidrógeno. Los aclaradores para el cabello son más fuertes, y generalmente tienen una concentración mayor al 6%. Algunas soluciones de uso industrial contienen más del 10% de peróxido de hidrógeno.

Síntomas

Los síntomas de la intoxicación con peróxido de hidrógeno incluyen:

  • Dolor y cólicos abdominales
  • Dificultad respiratoria (si se ingirieron grandes concentraciones)
  • Dolores en el cuerpo
  • Quemaduras en boca y garganta (si se traga)
  • Dolor torácico
  • Quemaduras en los ojos (si entra en contacto con los ojos)
  • Convulsiones (raro)
  • Hinchazón del estómago
  • Coloración blanquecina temporal de la piel
  • Vómitos (algunas veces con sangre)

Cuidados en el hogar

Busque ayuda médica de inmediato. NO provoque el vómito en la persona, a menos que así lo indique el centro de toxicología o un proveedor de atención médica. Si el químico entró en contacto con la piel o los ojos, enjuague con abundante agua durante al menos 15 minutos.

Antes de llamar a emergencias

Tenga esta información a la mano:

  • Edad, peso y estado de la persona
  • Nombre del producto (con sus ingredientes y concentración, si se conocen)
  • Hora en que fue ingerido o entró en contacto con los ojos o piel
  • Cantidad ingerida o que entró en contacto con los ojos o piel

Centro de Toxicología

Se puede comunicar con el centro de toxicología local llamando al número nacional gratuito (Poison Help) 1-800-222-1222 desde cualquier parte de los Estados Unidos. Esta línea gratuita nacional le permitirá hablar con expertos en intoxicaciones, quienes le darán instrucciones adicionales.

Se trata de un servicio gratuito y confidencial. Todos los centros de toxicología locales en los Estados Unidos utilizan este número. Usted debe llamar si tiene cualquier inquietud acerca de las intoxicaciones o la manera de prevenirlas. NO tiene que ser necesariamente una emergencia. Puede llamar por cualquier razón, las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Lo que se puede esperar en la sala de emergencias

Si es posible, lleve consigo el recipiente al hospital.

El proveedor medirá y vigilará los signos vitales de la persona, incluso la temperatura, el pulso, la frecuencia respiratoria y la presión arterial.

La persona puede recibir:

  • Exámenes de sangre
  • Radiografía de tórax
  • ECG (electrocardiograma, o rastreo cardíaco)
  • Líquidos por vía intravenosa (IV)
  • Medicinas para tratar los síntomas
  • Sonda a través de la boca hasta el estómago (sonda gástrica) para aliviar la presión del gas

Expectativas (pronóstico)

La mayoría de los casos de contacto con peróxido de hidrógeno de uso doméstico son relativamente inofensivos. La exposición al peróxido de hidrógeno de uso industrial puede ser peligrosa. Se puede requerir la introducción de una sonda a través de la boca hasta el estómago (endoscopia) para detener el sangrado interno.

Referencias

Wax PM, Young A. Caustics. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 153.

White SR, Hedge MW. Gastrointestinal toxicology. In: Shannon MW, Borron SW, Burns MJ, eds. Haddad and Winchester's Clinical Management of Poisoning and Drug Overdose. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2007:chap 13.

Zosel AE. General approach to the poisoned patient. In: Adams JG, ed. Emergency Medicine. 2nd ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2013:chap 143.

Actualizado 10/13/2015

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.