Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/002902.htm

Intoxicación con paradiclorobenceno

El paradiclorobenceno es un químico sólido y blanco con un olor muy fuerte. La intoxicación puede ocurrir si usted ingiere este químico.

Este artículo es solamente informativo. NO lo use para tratar ni manejar una exposición real a un tóxico. Si usted o alguien con quien usted se encuentra sufre una exposición, llame al número local de emergencia (911 en los Estados Unidos), o puede comunicarse directamente con el centro de toxicología local llamando al número nacional gratuito de ayuda (Poison Help) 1-800-222-1222 desde cualquier parte de los Estados Unidos.

Elemento tóxico

Paradiclorobenceno

Dónde se encuentra

Estos productos contienen paradiclorobenceno

  • Ambientadores de inodoros
  • Repelente de polillas

Otros productos también pueden contener paradiclorobenceno

Síntomas

A continuación, se encuentran los síntomas de una intoxicación con paradiclorobenceno en diferentes partes del cuerpo.

OJOS, OÍDOS, GARGANTA Y BOCA

  • Ardor en la boca

PULMONES Y VÍAS RESPIRATORIAS

  • Problemas respiratorios (respiración rápida, lenta o dolorosa)
  • Tos
  • Problemas para deglutir

SISTEMA NERVIOSO

  • Cambios en la lucidez mental
  • Dolor de cabeza
  • Mala pronunciación
  • Debilidad

PIEL

  • Piel amarilla (ictericia)

ESTÓMAGO E INTESTINOS

  • Dolor abdominal
  • Diarrea
  • Náuseas y vómitos

Cuidados en el hogar

Consiga ayuda médica de inmediato. NO le provoque el vómito a la persona, a menos que el centro de toxicología o un proveedor de atención médica se lo indiquen.

Si el químico entró en contacto con la piel o los ojos, enjuague con abundante agua durante al menos 15 minutos.

Si la persona ingirió el químico, suminístrele agua o leche inmediatamente, a menos que el médico haya dado otras instrucciones. NO suministre leche ni agua si la persona está inconsciente (tiene una disminución del nivel de lucidez mental).

Antes de llamar a emergencias

Tenga esta información a la mano:

  • Edad, peso y estado de la persona (por ejemplo, ¿está la persona despierta o lúcida?)
  • Nombre del producto
  • Hora en que se ingirió
  • Cantidad ingerida

Sin embargo, NO se demore para solicitar ayuda si esta información no está disponible inmediatamente.

Centro de Toxicología

Se puede comunicar con el centro de toxicología local llamando al número nacional gratuito (Poison Help) 1-800-222-1222 desde cualquier parte de los Estados Unidos. Esta línea gratuita le permitirá hablar con expertos en intoxicaciones, quienes le darán instrucciones adicionales.

Se trata de un servicio gratuito y confidencial. Todos los centros de toxicología locales en los Estados Unidos utilizan este número. Usted debe llamar si tiene cualquier inquietud acerca de las intoxicaciones o la manera de prevenirlas. NO tiene que ser necesariamente una emergencia. Puede llamar por cualquier razón, las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Lo que se puede esperar en la sala de urgencias

Si es posible, lleve consigo el recipiente al hospital.

El proveedor medirá y vigilará los signos vitales de la persona, incluso la temperatura, el pulso, la frecuencia respiratoria y la presión arterial. Los síntomas se tratarán.

La persona puede recibir:

  • Carbón activado
  • Soporte respiratorio, que incluye una sonda a través de la boca hasta los pulmones, y un respirador (ventilador)
  • Líquidos por vía intravenosa (IV)
  • Laxantes
  • Medicinas para tratar los síntomas
  • Una sonda a través de la boca hasta el estómago para vaciarlo (lavado gástrico)

Expectativas (pronóstico)

Este tipo de intoxicación en general no es potencialmente mortal. Probablemente muy poco vaya a suceder si su hijo accidentalmente se lleva una bola de alcanfor a la boca, incluso si se la traga, a no ser que se ahogue. Las bolas de alcanfor tienen un olor irritante que generalmente hace que las personas las eviten.

Se pueden presentar síntomas más graves si alguien ingiere el producto a propósito, dado que por lo general se ingieren cantidades más grandes.

Referencias

Holland MG. Occupational toxicology. In: Shannon MW, Borron SW, Burns MJ, eds. Haddad and Winchester's Clinical Management of Poisoning and Drug Overdose. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2007:chap 82.

Kim KI. Camphor and moth repellents. In: Goldfrank LR, Flomenbaum NE, Lewin NA, et al, eds. Goldfrank's Toxicologic Emergencies. 10th ed. New York, NY: McGraw Hill; 2015:chap 105.

Zosel AE. General approach to the poisoned patient. In: Adams JG, ed. Emergency Medicine. 2nd ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2013:chap 143.

Actualizado 11/4/2015

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados