Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/002926.htm

Reparación de ano imperforado

Es una cirugía para corregir un defecto congénito que involucra el recto y el ano.

Un ano imperforado impide que salga la mayor parte o todas las heces fuera del recto.

Descripción

La forma de realizar la cirugía depende del tipo de ano imperforado. Las cirugía se hace bajo anestesia general. Esto significa que el bebé está dormido y no siente dolor durante la intervención.

Para los casos de defectos de ano imperforado leve:

  • El primer paso consiste en agrandar la abertura por donde salen las heces para que estas puedan pasar más fácilmente.
  • La cirugía implica cerrar cualquier abertura pequeña similar a un tubo (fístulas), creando un orificio anal y colocando el saco rectal dentro de este. Esto se denomina una anoplastia.
  • Con frecuencia, el niño tiene que tomar ablandadores de heces durante semanas o meses.

A menudo, se necesitan dos cirugías para defectos de ano imperforado más graves:

  • La primera cirugía se llama colostomía. El cirujano crea una abertura en la piel y el músculo de la pared abdominal. El extremo del intestino grueso se fija a dicha abertura. Las heces drenarán dentro de una bolsa adherida al abdomen. Esto se denomina colostomía.
  • A menudo se deja que el bebé crezca durante 3 a 6 meses.
  • En la segunda cirugía, el cirujano mueve el colon a una nueva posición. Se hace una incisión en la zona anal para empujar el saco rectal hacia abajo hasta su lugar y crear un orificio anal.
  • La colostomía probablemente se dejará en su lugar por 2 o 3 meses más.

El cirujano de su hijo puede decirle más acerca de la manera exacta en la que se llevan a cabo las cirugías.

Por qué se realiza el procedimiento

La cirugía repara el defecto, de manera que las heces pueden pasar a través del recto.

Riesgos

Los riesgos de cualquier anestesia y cirugía en general incluyen:

  • Reacciones a las medicinas
  • Problemas para respirar
  • Sangrado, coágulos sanguíneos, infección
Los riesgos de este procedimiento incluyen:
  • Daño a la uretra (el conducto que saca la orina de la vejiga)
  • Daño al uréter (el conducto que lleva la orina de los riñones a la vejiga)
  • Orificio que se desarrolla a través de la pared del intestino
  • Conexión anormal (fístula) entre el ano y la vagina o la piel
  • Abertura estrecha del ano
  • Problemas prolongados con las deposiciones debido al daño a nervios y músculos que abastecen el colon y el recto (puede ser estreñimiento o incontinencia)
  • Parálisis temporal del intestino (íleo paralítico)

Antes del procedimiento

Siga las instrucciones sobre cómo preparar a su bebé para la cirugía.

Después del procedimiento

Su bebé puede volver a casa más tarde el mismo día si se hace la reparación de un defecto leve. O su bebé necesitará pasar varios días en el hospital.

El proveedor de atención médica usará un instrumento para estirar (dilatar) el nuevo ano. Esto se hace con el fin de mejorar el tono muscular y prevenir el estrechamiento. Este estiramiento se debe hacer durante varios meses.

Expectativas (pronóstico)

La mayoría de los defectos se puede corregir con cirugía. A los niños con defectos más leves normalmente les va muy bien; Sin embargo, el estreñimiento puede ser un problema.

Los niños que tuvieron cirugías más complejas por lo regular igualmente tienen control de sus deposiciones. Sin embargo, con frecuencia necesitan seguir un programa de control intestinal. Esto incluye consumir alimentos ricos en fibra, tomar ablandadores de heces y algunas veces usar enemas.

Algunos niños pueden necesitar más cirugía. La mayoría de estos niños necesitará un control cuidadoso de por vida.

Los niños con ano imperforado también pueden tener otras anomalías congénitas, entre ellas: problemas con el corazón, los riñones, los brazos, las piernas o la columna.

Nombres alternativos

Reparación de malformación anorrectal; Anoplastia perineal; Anomalía anorrectal; Plastia anorrectal

Referencias

Kliegman RM, Stanton BF, St Geme JW III, Schor NF. Surgical conditions of the anus and rectum. In: Kliegman RM, Stanton BF, St Geme JW III, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 344.

Levitt M, Pena A. Imperforate anus. In: Holcomb GW, Murphy JP, Ostlie DJ, eds. Ashcraft's Pediatric Surgery. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2014:chap 35.

Actualizado 7/28/2015

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados