Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/007300.htm

Prostatectomía radical

La prostatectomía (extracción de la próstata) es la cirugía para extirpar toda la glándula prostática y algunos tejidos alrededor de esta. Se realiza con el fin de tratar el cáncer de próstata.

Descripción

Existen cuatro tipos principales o técnicas de prostatectomía radical. Estos procedimientos duran entre 3 y 4 horas aproximadamente:

  • Retropúbica: el cirujano hará una incisión empezando justo debajo del ombligo que llegará al hueso púbico. Esta cirugía demora entre 90 minutos y 4 horas.
  • Laparoscópica: el cirujano realiza varios cortes pequeños en lugar de un corte grande. Dentro de los cortes se ponen herramientas largas y delgadas. El cirujano coloca una sonda delgada con una cámara de video (laparoscopio) dentro de uno de los cortes, lo cual le ayuda a observar dentro del abdomen durante el procedimiento.
  • Cirugía robótica: algunas veces, la cirugía laparoscópica se realiza utilizando un sistema robótico. El cirujano mueve los instrumentos y la cámara con el brazo robótico mientras está sentado a una consola de control cerca de la mesa de operaciones. No todos los hospitales ofrecen la cirugía robótica.
  • Perineal: el cirujano hace un corte en la piel entre el ano y la base del escroto (perineo). Dicho corte es más pequeño que el que se realiza con la técnica retropúbica. Este tipo de cirugía regularmente dura menos y ocasiona menos pérdida de sangre. Sin embargo, es más difícil para el cirujano preservar los nervios alrededor de la próstata o retirar nódulos linfáticos cercanos con esta técnica.

Para estos procedimientos, le pueden administrar anestesia general, para que permanezca dormido y sin dolor. O recibirá medicamentos para insensibilizar la mitad inferior de su cuerpo (anestesia raquídea o epidural).

  • El cirujano retira la glándula prostática del tejido circundante. También se extirpan las vesículas seminales, dos pequeñas bolsas llenas de líquido cerca de la próstata.
  • El cirujano tendrá cuidado de ocasionar el menor daño posible a los nervios y vasos sanguíneos.
  • El cirujano vuelve a pegar la uretra a una parte de la vejiga llamada cuello de la vejiga. La uretra es el conducto que saca la orina desde la vejiga a través del pene.
  • El cirujano también puede extirpar los ganglios linfáticos en la pelvis para verificar si hay cáncer.
  • Un drenaje, llamado tubo de drenaje de Jackson-Pratt, se puede dejar en el abdomen para drenar el exceso de líquido después de la cirugía.
  • En la vejiga se deja una sonda (catéter) para drenar la orina. Esta permanecerá en su lugar por unos pocos días hasta unas cuantas semanas.

Por qué se realiza el procedimiento

La prostatectomía radical se realiza con mayor frecuencia cuando el cáncer no se ha propagado más allá de la próstata. Esto se llama cáncer prostático localizado.

El médico le puede recomendar un tratamiento por lo que se conoce acerca de su tipo de cáncer y sus factores de riesgo. Otras veces, el médico hablará con usted respecto a otros tratamientos que podrían ser buenos para su cáncer. Estos tratamientos pueden utilizarse en lugar de cirugía o después de haber llevado a cabo una cirugía.

Los factores a considerar cuando se elige un tipo de cirugía incluyen su edad y otros problemas. Esta cirugía se realiza a menudo en hombres sanos que se espera que vivan por 10 años o más después del procedimiento.

Riesgos

Los riesgos de este procedimiento son:

Antes del procedimiento

Usted podrá tener varias consultas con su proveedor de atención médica. Se le hará un examen físico completo y se le pueden realizar otras pruebas. Su proveedor de atención médica constatará que se estén controlando problemas de salud, tales como diabetes, hipertensión arterial y problemas del corazón o de los pulmones.

Si usted es fumador, debe dejar el hábito varias semanas antes de la cirugía. Su proveedor de atención médica le puede ayudar.

Siempre dígale a su proveedor de atención médica qué fármacos, vitaminas y otros suplementos está tomando, incluso los que haya comprado sin una receta.

Durante las semanas antes de la cirugía:

  • Le pueden solicitar que deje de tomar ácido acetilsalicílico (aspirin), ibuprofeno (Advil, Motrin), naproxeno (Aleve, Naprosyn), vitamina E, clopidogrel (Plavix), warfarina (Coumadin) y cualquier otro diluyente sanguíneo o fármaco que dificulte la coagulación de la sangre.
  • Pregunte qué fármacos debe tomar aun el día de la cirugía.
  • El día de la cirugía tome sólo líquidos claros.
  • Algunas veces, su proveedor de atención médica le puede pedir que tome un laxante especial el día anterior a la cirugía para evacuar los contenidos del colon.

En el día de la cirugía:

  • No beba ni coma nada después de media noche la noche anterior a la operación.
  • Tome los fármacos que le indicaron con un pequeño sorbo de agua.
  • Le dirán a qué hora debe llegar al hospital. Asegúrese de llegar a tiempo.

Prepare su hogar para su regreso a casa después de la cirugía.

Después del procedimiento

La mayoría de las personas permanecen en el hospital durante aproximadamente 1 a 4 días. Después de la cirugía laparoscópica o robótica, se puede ir para la casa al día siguiente al procedimiento.

Posiblemente necesite quedarse en cama hasta la mañana después de la cirugía. Después de esto, lo animarán para que camine lo más que pueda.

El personal de enfermería le ayudará a cambiar de posiciones en la cama y le enseñará ejercicios para mantener la circulación. También le enseñarán a toser y respirar profundamente para prevenir una neumonía. Debe hacer esto cada 1 o 2 horas. Posiblemente necesite utilizar un dispositivo respiratorio para mantener sus pulmones despejados.

Después de la cirugía es posible que usted:

  • Use medias especiales en las piernas para evitar la formación de coágulos de sangre.
  • Reciba analgésicos por vía intravenosa o tome píldoras analgésicas.
  • Sienta espasmos en la vejiga.
  • Tenga una sonda de Foley en la vejiga cuando regrese a la casa.

Expectativas (pronóstico)

La cirugía debe eliminar todas las células cancerosas. Sin embargo, lo vigilará atentamente para asegurarse de que el cáncer no reaparezca. Usted debe hacerse chequeos regulares, que incluyen exámenes de sangre para el antígeno prostático específico (PSA, por sus siglas en inglés).

Dependiendo de los resultados de patología y del examen de PSA después de la extirpación de la próstata, su proveedor puede hablar con usted sobre la radioterapia o la terapia hormonal.

Nombres alternativos

Prostatectomía radical; Prostatectomía retropúbica radical; Prostatectomía perineal radical; Prostatectomía radical laparoscópica; PRL: Prostatectomía laparoscópica asistida por robot; RALP; Linfadenectomía pélvica; Prostatectomía para el cáncer de próstata

Referencias

Bill-Axelson A1, Holmberg L, Garmo H, Rider JR, et al. Radical prostatectomy or watchful waiting in early prostate cancer. N Engl J Med. 2014;370(10):932-42 PMID: 24597866 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24597866.

Ellison JS, He C, Wood DP. Early postoperative urinary and sexual function predicts functional recovery 1 year after prostatectomy. J Urol. 2013;190(4):1233-8. PMID: 23608677 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23608677.

Resnick MJ, Koyama T, Fan KH, et al. Long-term functional outcomes after treatment for localized prostate cancer. N Engl J Med. 2013;368(5):436-45. PMID: 23363497 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23363497.

Schaeffer EM, Partin AW, Lepor H, Walsh PC. Radical retropubic and perineal prostatectomy. In: Wein AJ, ed. Campbell-Walsh Urology. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011:chap 102.

Su LM, Smith JA Jr. Laparoscopic and robotic-assisted laparoscopic radical prostatectomy and pelvic lymphadenectomy. In: Wein AJ, ed. Campbell-Walsh Urology. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011:chap 103.

Actualizado 2/2/2015

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados