Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/007363.htm

Cardiocirugía pediátrica

La cardiocirugía pediátrica se lleva a cabo para reparar defectos cardíacos con los que nació un niño (defectos cardíacos congénitos) y cardiopatías que el niño presenta después del nacimiento y que necesitan cirugía. La cirugía es necesaria para el bienestar del niño

Descripción

Hay muchos tipos de defectos cardíacos. Algunos son menores y otros son más serios. Los defectos pueden ocurrir dentro del corazón o en los vasos sanguíneos grandes por fuera de este. Algunos defectos cardíacos pueden necesitar cirugía inmediatamente después de que el bebé nazca. En otros casos, su hijo puede esperar meses o años sin problema hasta que lo operen.

Una cirugía puede ser suficiente para reparar el defecto cardíaco, pero algunas veces se necesita una serie de procedimientos. A continuación se describen tres técnicas diferentes para reparar defectos congénitos del corazón en los niños.

La cirugía a corazón abierto es cuando el cirujano utiliza un sistema de circulación extracorporal.

  • Se hace una incisión a través del esternón mientras el niño está bajo anestesia general (está dormido y libre de dolor).
  • Se usan tubos para redireccionar la sangre a través de una bomba especial llamada sistema de circulación extracorporal. Esta máquina oxigena la sangre y la mantiene caliente y moviéndose a través del resto del cuerpo mientras el cirujano está reparando el corazón.
  • El uso de esta máquina permite detener el corazón. Esto hace posible reparar el músculo cardíaco en sí, las válvulas cardíacas o los vasos sanguíneos por fuera de este órgano. Después de hacer la reparación, la máquina se retira y el corazón empieza a funcionar de nuevo. El esternón y la incisión cutánea se cierran.

Para algunas reparaciones de defectos cardíacos, la incisión se hace en el lado del tórax, entre las costillas. Esto se denomina toracotomía. Algunas veces se denomina cirugía a corazón cerrado. Esta cirugía se hace utilizando instrumentos especiales y una cámara.

Otra manera de reparar defectos cardíacos es insertar algunos tubos pequeños en una arteria de la pierna y hacerlos subir hasta el corazón. Sólo algunos defectos cardíacos se pueden reparar de esta manera.

Un tema relacionado es cirugías correctivas de defectos cardíacos congénitos

Por qué se realiza el procedimiento

Algunos defectos cardíacos necesitan reparación poco después del nacimiento. Para otros, es mejor esperar meses o años. Es posible que ciertos defectos cardíacos no necesiten reparación.

En general, los síntomas que indican que se necesita cirugía son:

  • Piel, labios o lechos ungueales azules o grises (cianosis). Estos síntomas significan que no hay suficiente oxígeno en la sangre (hipoxia).
  • Dificultad respiratoria debido a que los pulmones están "húmedos", congestionados o llenos de líquido (insuficiencia cardíaca)
  • Problemas con la frecuencia cardíaca o el ritmo del corazón (arritmias)
  • Alimentación o sueño deficiente, y falta de crecimiento y desarrollo de un niño

Riesgos

Los hospitales y centros médicos que llevan a cabo cardiocirugías en niños tienen cirujanos, enfermeros y técnicos que están especialmente entrenados para llevar a cabo estas operaciones. También tienen personal que cuidará de su hijo después de la cirugía.

Los riesgos de cualquier cirugía son:

  • Sangrado durante la cirugía o en los días posteriores a ésta
  • Malas reacciones a los medicamentos
  • Problemas para respirar
  • Infección

Los riesgos adicionales de una cardiocirugía son:

Coágulos sanguíneos (trombos)

  • Burbujas de aire (émbolos de aire)
  • Neumonía
  • Problemas con los latidos cardíacos (arritmias)
  • Ataque cardíaco
  • Accidente cerebrovascular

Antes del procedimiento

Si su hijo ya habla, cuéntele acerca de la cirugía. Si tiene un hijo en edad preescolar, coméntele el día antes lo que va a suceder. Dígale, por ejemplo: "Vamos a ir al hospital a quedarnos unos días. El médico te va a hacer una operación en el corazón para que trabaje mejor".

Si su hijo es mayor, empiece a hablarle acerca del procedimiento una semana antes de la cirugía. Usted debe involucrar al especialista en niñez o child's life specialist (persona que ayuda a los niños y sus familias en momentos como una cirugía mayor) y mostrarle al niño el hospital y las áreas quirúrgicas.

Su hijo puede necesitar muchos exámenes diferentes:

  • Exámenes de sangre (hemograma completo, electrolitos, factores de coagulación y "pruebas cruzadas")
  • Radiografías del tórax
  • Electrocardiografía (ECG)
  • Ecocardiografía (ecocardiograma o ecografía del corazón)
  • Cateterismo cardíaco
  • Historia clínica y examen físico

Coméntele siempre al proveedor de atención médica de su hijo qué medicinas está tomando. Incluya medicamentos, hierbas y vitaminas que haya comprado sin receta.

Durante los días antes de la cirugía:

  • Si su hijo está tomando anticoagulantes (fármacos que dificultan la coagulación de la sangre), como warfarina (Coumadin) o heparina, hable con el proveedor de atención médica de su hijo acerca de cuándo dejar de administrárselos.
  • Pregúntele qué fármacos debe continuar tomando el día de la cirugía.

El día de la cirugía:

  • A su hijo a menudo se le solicitará no beber ni comer nada después de medianoche la noche antes de la cirugía.
  • Suminístrele a su hijo cualquier fármaco que le hayan indicado con un pequeño sorbo de agua.
  • Le dirán cuándo llegar al hospital.

Después del procedimiento

La mayoría de los niños que se someten a una cirugía a corazón abierto necesitan permanecer en la unidad de cuidados intensivos (UCI) entre 2 y 4 días inmediatamente después de la intervención quirúrgica. Frecuentemente permanecen en el hospital de 5 a 7 días más después de salir de la UCI. Las estadías en la unidad de cuidados intensivos y en el hospital a menudo son más cortas para personas que se someten a cirugía a corazón cerrado.

Durante la estadía en la UCI, su hijo tendrá:

  • Una sonda en la vía respiratoria (endotraqueal) y un respirador para ayudarlo a respirar. Lo mantendrán dormido (sedado) mientras esté con el respirador.
  • Una o más sondas pequeñas en una vena (vía intravenosa) para suministrar líquidos y medicamentos.
  • Una pequeña sonda en una arteria (vía arterial).
  • Una o dos sondas pleurales (pecho) para drenar aire, sangre y líquido de la cavidad torácica.
  • Una sonda a través de la nariz hasta el estómago (nasogástrica) para vaciar este último, al igual que para suministrar medicamentos y alimentos durante varios días.
  • Una sonda en la vejiga para drenar y medir la orina durante varios días.
  • Muchos cables eléctricos y sondas utilizados para monitorearlo.

Cuando su hijo salga de la UCI, se le quitarán la mayoría de las sondas y cables. Se lo estimulará para que retome muchas de sus actividades diarias habituales. Algunos niños pueden empezar a comer o beber por sí solos al cabo de 1 o 2 días, pero a otros les puede llevar más tiempo.

Cuando a su hijo se le dé de alta, se les enseñará a los padres y cuidadores qué actividades son apropiadas para que el niño realice, cómo cuidar la incisión y cómo administrarle los medicamentos que pueda necesitar.

Su hijo necesitará por lo menos algunas semanas más en casa para recuperarse. Hable con su proveedor de atención médica acerca de cuándo puede regresar a la escuela o a la guardería.

Su hijo necesitará citas de control con un cardiólogo (médico especialista en el corazón) cada 6 a 12 meses. Es posible que necesite tomar antibióticos antes de ir al odontólogo para una limpieza dental u otros procedimientos con el fin de prevenir infecciones cardíacas graves. Pregúntele al cardiólogo si esto es necesario.

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico de la cardiocirugía depende del estado del niño, del tipo de defecto y del tipo de cirugía que se realizó. Muchos niños se recuperan completamente y llevan vidas normales y activas.

Nombres alternativos

Cirugía cardíaca pediátrica; Cardiocirugía para niños; Cirugía de válvulas cardíacas en niños por cardiopatía adquirida

Referencias

Recommendations for preparing children and adolescents for invasive cardiac procedures: A statement from the American Heart Association Pediatric Nursing Subcommittee of the Council on Cardiovascular Nursing in collaboration with the Council on Cardiovascular Diseases of the Young. Circulation. 2003;108:2250-2564. PMID: 14623793 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/14623793.

Webb GD, Smallhorn JF, Therrien J, Redington AN. Congenital heart disease In: Mann DL, Zipes DP, Libby P, Bonow RO, Braunwald E, eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 62.

Actualizado 2/5/2015

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados