Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/patientinstructions/000449.htm

Infecciones por estafilococos en el hospital

El estafilococo es un microrganismo (bacteria) que puede causar infecciones en cualquier parte del cuerpo, pero la mayoría de estas son infecciones de la piel. Los estafilococos pueden infectar aberturas en la piel, como arañazos y granos o quistes cutáneos. Cualquiera puede contraer una infección por estafilococos.

Los pacientes de los hospitales pueden contraer infecciones por estafilococos de la piel:

  • En cualquier lugar donde un catéter o sonda ingrese a su cuerpo. Esto incluye sondas pleurales, sondas vesicales, vías intravenosas (IV) o vías centrales
  • En heridas quirúrgicas, úlceras de decúbito (también llamadas escaras de decúbito) o úlceras de los pies

Una vez que el estafilococo entra en el cuerpo, puede propagarse a los huesos, las articulaciones y la sangre. También se puede diseminar a cualquier órgano, como los pulmones, el corazón o el cerebro.

El estafilococo también puede propagarse fácilmente de una persona a otra.

Infecciones por estafilococos en el hospital

La mayoría de los estafilococos se propagan por el contacto de piel a piel (tocarse). Un médico, el personal de enfermería, otro proveedor de atención médica o incluso los visitantes pueden tener estafilococos en el cuerpo y luego transmitírselos a un paciente. Esto puede suceder cuando:

  • Un proveedor porta el estafilococo en la piel como bacteria normal.
  • Un médico, el personal de enfermería, otro proveedor o un visitante toca a un paciente que tiene una infección por estafilococos.
  • Una persona desarrolla una infección por estafilococos en casa y trae esta bacteria al hospital. Si la persona luego toca a otra persona sin lavarse las manos primero, los estafilococos se pueden propagar.

Además, un paciente puede tener una pequeña infección por estafilococos antes de venir al hospital. Esto puede ocurrir incluso sin que la persona sea consciente de ello.

En pocos casos, las personas pueden contraer infecciones por estafilococos al tocar ropa, lavamanos y otros objetos que contengan los microbios.

Un tipo de estafilococo, llamado Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM), es más difícil de tratar. Esto se debe a que al SARM no lo destruyen ciertos antibióticos empleados para tratar los estafilococos ordinarios.

¿Cuáles son los factores de riesgo de infección por estafilococos?

Muchas personas sanas tienen normalmente el estafilococo en la piel. La mayoría de las veces, este no causa infección ni síntomas. Esto se llama ser colonizado con estafilococos. Estas personas son conocidas como portadores y pueden propagarle el estafilococo a otros. Algunas personas que son colonizadas por los estafilococos desarrollan una infección real por estafilococos que las enferma.

Los factores de riesgo comunes para desarrollar una infección grave por estafilococos son:

  • Estar en un hospital u otro tipo de centro médico durante mucho tiempo
  • Tener un sistema inmunitario debilitado o una enfermedad continua (crónica)
  • Tener una cortadura o úlcera abierta
  • Tener un dispositivo médico dentro del cuerpo como una articulación artificial
  • Inyectarse drogas ilícitas
  • Tener contacto cercano o vivir con una persona que tenga estafilococos
  • Someterse a una diálisis renal

¿Cómo sabe si tiene una infección por estafilococos?

En cualquier momento que un área de la piel se vea roja, hinchada o con costra, puede deberse a una infección por estafilococos. La única manera de saber con certeza es hacer un examen llamado un cultivo de piel. Para hacer el cultivo, su proveedor puede utilizar un hisopo de algodón para recoger una muestra de una herida abierta, una erupción o una úlcera cutánea. La muestra también puede tomarse de una herida, la sangre o el esputo (flema). La muestra se envía al laboratorio para su análisis.

Prevención de las infecciones por estafilococos en el hospital

La mejor manera de prevenir la propagación del estafilococo es que todo el mundo mantenga las manos limpias. Es importante lavarse las manos apropiadamente. Para hacer esto:

  • Mójese las manos y las muñecas, luego aplique jabón.
  • Frótese bien las palmas, el dorso de las manos, los dedos y entre ellos hasta que el jabón haga espuma.
  • Enjuague hasta limpiar con agua corriente.
  • Séquese con una toalla de papel limpia.
  • Use una toalla de papel para cerrar el grifo.

También se pueden usar geles a base de alcohol si las manos no están visiblemente sucias.

  • Estos geles deben ser de por lo menos 60% de alcohol.
  • Utilice suficiente gel para humedecerse las manos por completo.
  • Frote las manos hasta que estén secas.

Pídales a los visitantes que se laven las manos antes de entrar en su habitación en el hospital. Ellos también deben lavarse las manos al salir del cuarto.

Los trabajadores de salud y otro personal del hospital pueden prevenir la infección por estafilococos:

  • Lavándose las manos antes y después de tocar a cada paciente
  • Usando guantes y otra ropa protectora cuando traten heridas, vías intravenosas y catéteres, y cuando manejen líquidos corporales
  • Utilizando siempre la técnica estéril adecuada
  • Limpiando oportunamente después de cambios de apósitos (vendajes), procedimientos, cirugías y derrames
  • Utilizando siempre el equipo y la técnica estéril al atender pacientes y cuidar equipos
  • Revisando e informando con prontitud sobre cualquier señal de infecciones de heridas

Muchos hospitales estimulan a los pacientes a preguntarle a sus proveedores si se han lavado las manos. Como paciente, usted tiene derecho a preguntarlo.

Referencias

Calfee DP. Prevention and control of health care-associated infections. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 282.

Chambers HF. Staphylococcal infections. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 288.

Huskins WC, Sammons JS, Coffin SE. Health care-associated infections. In: Cherry JD, Harrison GJ, Kaplan SL, et al., eds. Feigin and Cherry's Textbook of Pediatric Infectious Diseases. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 243.

Maki, DG, Tsigrelis C. Nosocomial infection in the intensive care unit. In: Parillo JE, Dellinger RP, eds. Critical Care Medicine: Principles of Diagnosis and Management in the Adult. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2014:chap 50.

Rupp ME, Fey PD. Staphylococcus epidermidis and other coagulase-negative staphylococci. In: Mandell GL, Bennett JE, Dolin R, eds. Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2014:chap 197.

Actualizado 11/1/2015

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.