Omita y vaya al Contenido

DHEA


¿Qué es?

El DHEA es una hormona que es producida en forma natural por el cuerpo. Se puede hacer en el laboratorio a partir de sustancias químicas que se encuentran en el ñame silvestre y la soja. Sin embargo, el cuerpo humano no puede hacer DHEA a partir de estas sustancias químicas, por lo tanto simplemente comer ñame silvestre y soja no aumentará los niveles de DHEA. No se deje engañar por los productos de ñame silvestre y de soja etiquetados como “DHEA natural.”

El DHEA se utiliza para retardar o revertir el envejecimiento, para mejorar la habilidad para pensar en las personas mayores y para retardar el progreso de la enfermedad de Alzheimer.

Los atletas y otras personas usan el DHEA para aumentar la masa muscular, la fuerza y la energía. Pero el uso de DHEA está prohibido por la Asociación Atlética Colegial Nacional (NCAA).

El DHEA es utilizado por los hombres para la disfunción eréctil (DE), y es utilizado también, por mujeres sanas y mujeres que tienen bajos niveles de algunas hormonas, para mejorar el bienestar y la sexualidad.

Algunas personas usan el DHEA para el tratamiento del lupus sistémico eritematoso (LSE), de los huesos débiles (osteoporosis), de la esclerosis múltiple (EM), de los niveles bajos de las hormonas esteroidales (enfermedad de Addison), de la depresión, de la esquizofrenia, del síndrome de fatiga crónica (SFC) y para retardar la progresión de la enfermedad de Parkinson. Se utiliza también para la prevención de las enfermedades del corazón, para el cáncer de mamas, la diabetes y el síndrome metabólico.

El DHEA se usa para la pérdida de peso, para disminuir los síntomas de la menopausia y para estimular el sistema inmunológico.

Las personas con VIH a veces usan el DHEA para aliviar la fatiga y la depresión.

Las mujeres que han pasado la menopausia a veces usan DHEA en el interior de la vagina para reforzar las paredes de la vagina. También lo toman para aumentar la densidad mineral ósea.

Como muchos suplementos dietéticos, el suplemento de DHEA tiene problemas de control de calidad. Se ha encontrado que algunos productos etiquetados como que contienen DHEA no contienen nada de DHEA y otros contienen más que la cantidad indicada en la etiqueta.

El DHEA está siendo investigado y es posible que eventualmente sea aprobado por la administración de Drogas y Alimentos (FDA) como un medicamento de venta bajo receta médica para el tratamiento del lupus sistémico eritematoso (LSE) y para mejorar la densidad mineral ósea en las mujeres que tienen lupus y están bajo tratamiento con medicamentos de esteroides. La FDA está todavía estudiando la solicitud de la compañía farmacéutica para la aprobación para este uso.

¿Qué tan efectivo es?

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

Posiblemente eficaz para...

  • La esquizofrenia. El DHEA puede ser más eficaz en las mujeres que en los hombres.
  • Mejorar la apariencia de la piel en las personas de más edad. El tomar DHEA por vía oral parece aumentar la humedad y el espesor de la piel y disminuir la cantidad de “manchas en la cara debido a la vejez” en los hombres y mujeres de edad avanzada.
  • Mejorar la habilidad para poder tener una erección en los hombres que sufren de disfunción eréctil. Pero no parece ser eficaz si la disfunción eréctil se debe a la diabetes o a los trastornos de los nervios.
  • Mejorar los síntomas del lupus (LSE). El tomar DHEA por vía oral junto con el tratamiento convencional podría ayudar a reducir el número de veces que se presentan los síntomas y podría permitir una reducción de la dosis necesaria de los medicamentos de venta bajo receta médica. El DHEA podría también ayudar con los síntomas del LSE tales como los dolores musculares y las úlceras en la boca. El DHEA también parece fortalecer los huesos en los pacientes con LSE que están siendo tratados con altas dosis de esteroides (corticoesteroides).
  • Los huesos débiles (osteoporosis). El tomar DHEA diariamente por vía oral parece mejorar la densidad mineral ósea (DMO) en las mujeres y hombres con osteoporosis u osteopenia (pre-osteoporosis). El DHEA también puede aumentar la DMO en las mujeres con el desorden alimenticio llamado anorexia nerviosa.

Posiblemente ineficaz para...

  • La enfermedad de Alzheimer.
  • Mejorar el deseo sexual en las mujeres sanas.

Probablemente ineficaz para...

  • Mejorar la habilidad para pensar en las personas de edad avanzada.

Insuficiente evidencia para hacer una determinación para...

  • La insuficiencia suprarrenal. Existe información contradictoria acerca de si tomar DHEA puede mejorar la sensación de bienestar, la sexualidad, la depresión, la ansiedad y otros síntomas que sufren las personas con esta deficiencia hormonal. Algunas investigaciones sugieren que el DHEA podría mejorar estos síntomas, mientras que otras sugieren que el DHEA no ofrece ningún beneficio.
  • El síndrome metabólico (un grupo de afecciones que ponen a las personas en alto riesgo de sufrir enfermedades del corazón). Hay pruebas preliminares que indican que el DHEA podría disminuir algunos de los riesgos para la salud que hacen que los hombres y mujeres con sobrepeso tengan más probabilidades de desarrollar el síndrome metabólico. Los factores de riesgo que el DHEA parece bajar son la obesidad, la grasa alrededor de la cintura y los niveles altos de insulina.
  • La pérdida de peso. Hay pruebas preliminares que sugieren que el DHEA parece ayudar a la gente de edad avanzada, con sobrepeso y mayor probabilidad de sufrir del síndrome metabólico, a bajar de peso. Pero no se sabe si el DHEA ayuda a la gente más joven a bajar de peso.
  • La depresión. Hay algunas pruebas que indican que el DHEA podría ayudar a mejorar el estado de ánimo y la depresión.
  • El envejecimiento. El tomar DHEA no parece ayudar a mejorar el estado físico, la resistencia ósea, la fuerza muscular, las sensibilidad a la insulina o la calidad de vida en las personas mayores de 60 años que tienen bajos niveles de DHEA.
  • VIH/SIDA. Estudios preliminares sugieren que el tomar DHEA podría mejorar la salud mental y calidad de vida en los pacientes con VIH. Pero el DHEA no parece tener un impacto en el proceso mismo de la enfermedad de VIH.
  • La enfermedad de Addison. Hay algunas pruebas preliminares que indican que el DHEA podría mejorar los síntomas de la enfermedad de Addison.
  • El síndrome de fatiga crónica (SFC). Hay algunas pruebas que indican que el DHEA podría mejorar los síntomas del SFC.
  • Los síntomas de la menopausia tales como los sofocos. Los estudios que se han hecho hasta el momento muestran resultados conflictivos.
  • Mejorar el crecimiento y la madurez en las niñas con deficiencia hormonal. Hay algunas pruebas que indican que el DHEA podría ayudar en el crecimiento y grado de madurez en estas niñas.
  • Rendimiento físico. Algunas investigaciones muestran una mejora en la fuerza muscular en los adultos mayores que toman DHEA. Pero otras investigaciones han encontrado que el tomar DHEA no tiene ningún efecto en la fuerza muscular.
  • Las enfermedades del corazón.
  • El cáncer de mamas.
  • La infertilidad.
  • La diabetes.
  • La enfermedad de Parkinson.
  • Otras afecciones.
Se necesita más evidencia para poder aprobar al DHEA para estos usos.

¿Cómo funciona?

Volver al comienzo
El DHEA es una “hormona madre” producida por las glándulas adrenales (suprarrenales) que están ubicadas en la parte superior de los riñones. En los hombres, el DHEA es también secretado por los testículos. Es cuerpo convierte el DHEA en la hormona llamada androstenediona. La androstenediona es luego convertida en las principales hormonas masculinas y femeninas.

Los niveles de DHEA parecen bajar a medida que la gente envejece. El nivel de DHEA también parece estar más bajo en las personas con algún trastorno como la depresión. Algunos investigadores piensan que si se reemplaza el DHEA perdido con suplementos se podrían prevenir algunas enfermedades y afecciones.

¿Hay preocupación por la seguridad de su uso?

Volver al comienzo
El DHEA es POSIBLEMENTE SEGURO para la mayoría de las personas cuando se usa por solo unos pocos meses. Puede producir algunos efectos secundarios como acne, caída de cabello, malestar estomacal y presión arterial alta. Algunas mujeres pueden sufrir cambios en el ciclo menstrual, crecimiento de pelo en la cara y una voz más profunda después de tomar DHEA.

El DHEA POSIBLEMENTE NO ES SEGURO cuando se usa en cantidades más grandes y a largo plazo. No use DHEA en dosis mayores de 50-100 mg por día o por un largo tiempo. El usar dosis mayores o a largo plazo de DHEA puede aumentar las probabilidades de sufrir efectos secundarios.

Advertencias y precauciones especiales:

Embarazo y lactancia: El DHEA POSIBLEMENTE NO ES SEGURO cuando se toma por vía oral durante el embarazo y la lactancia. Puede producir niveles más altos de lo normal de la hormona masculina llamada andrógeno. Esto podría producir daño al bebé. No use DHEA si está embarazada o amamantando.

Afecciones sensible a las hormonas tales como cáncer de mamas, cáncer del útero, cáncer de los ovarios, endometriosis o fibromas uterinos: El DHEA es una hormona que puede afectar la manera como funciona el estrógeno en el cuerpo. No use DHEA si tiene alguna afección que podría empeorar si se ve expuesta a la presencia de estrógeno.

Problemas al hígado: El DHEA podría empeorar los problemas al hígado. No use DHEA si tiene problemas hepáticos.

Diabetes: El DHEA puede afectar la manera como funciona la insulina en el cuerpo. Si tiene diabetes y está tomando DHEA controle con cuidado el nivel de azúcar en su sangre.

Depresión y trastornos del estado de ánimo: Hay cierta preocupación de que los pacientes con un historial de depresión y trastorno bipolar podrían sufrir algunos efectos secundarios que afectan la mente si usan DHEA. El DHEA puede producir manía (impulsividad y excitabilidad e), irritabilidad, y comportamiento sexual inapropiado en las personas con trastornos del estado de ánimo. Si tiene un trastorno del estado de ánimo, asegúrese de conversar con su proveedor de atención médica antes de empezar a tomarlo. Además preste atención a cualquier cambio que sienta en la manera cono se siente.

El síndrome de los ovarios poliquísticos: El tomar DHEA podría empeorar esta condición. No use DHEA si tiene el síndrome de los ovarios poliquísticos.

Problemas del colesterol: El DHEA podría disminuir el “colesterol bueno” (las lipoproteínas de alta densidad HDL). Si el nivel de su HDL ya es muy bajo, converse con su proveedor de atención médica antes de empezar a tomar DHEA.

¿Existen interacciones con medicamentos?

Volver al comienzo

Moderadas

Tenga cuidado con esta combinación

Anastrazol (Arimidex)
El cuerpo convierte el DHEA a estrógeno. El anastrazol (Arimidex) se utiliza para ayudar a bajar los niveles de estrógeno en el cuerpo. El tomar DHEA junto con anastrazol (Arimidex) podría disminuir la eficacia del anastrazol (Arimidex). No tome DHEA si está tomando anastrazol (Arimidex).

Exemestano (Aromasin)
El cuerpo convierte el DHEA a estrógeno. El exemestano (Aromasin) se utiliza para ayudar a bajar los niveles de estrógeno en el cuerpo. El tomar DHEA junto con exemestano (Aromasin) podría disminuir la eficacia del exemestano (Aromasin). No tome DHEA si está tomando exemestano (Aromasin).

Fulvestrant (Faslodex)
Algunos tipos de cáncer son afectados por las hormonas en el cuerpo. Los cánceres con sensibilidad al estrógeno son cánceres que son afectados por los niveles de estrógeno en el cuerpo. El fulvestrant (Faslodex) se utiliza para este tipo de cáncer. El DHEA podría aumentar el estrógeno en el cuerpo y disminuir la eficacia del fulvestrant (Faslodex) para el tratamiento del cáncer. No tome DHEA si está tomando fulvestrant (Faslodex).

Insulina
La insulina se usa para bajar el azúcar en la sangre. La insulina también puede bajar la cantidad de DHEA en el cuerpo. Al bajar el DHEA en el cuerpo, la insulina podría disminuir la eficacia de los suplementos de DHEA.

Letrozole (Femara)
Algunos tipos de cáncer son afectados por las hormonas en el cuerpo. Los cánceres con sensibilidad al estrógeno son cánceres que son afectados por los niveles de estrógeno en el cuerpo. El letrozole (Femara) se utiliza para este tipo de cáncer. El DHEA podría aumentar el estrógeno en el cuerpo y disminuir la eficacia del letrozole (Femara) para el tratamiento del cáncer. No tome DHEA si está tomando letrozole (Femara).

Medicamentos alterados por el cuerpo (Sustratos de citocromo P450 3A4 (CYP3A4))
Algunos medicamentos son alterados y descompuestos por el cuerpo. El DHEA podría disminuir la rapidez con la que el hígado descompone algunos medicamentos. El tomar DHEA junto con algunos medicamentos que son descompuestos por el hígado puede aumentar los efectos y efectos secundarios de estos medicamentos. Antes de tomar DHEA converse con su proveedor de atención médica si está tomando medicamentos que son modificados por el hígado.

Algunos de los medicamentos modificados por el cuerpo incluyen lovastatina (Mevacor), ketoconazol (Nizoral), itraconazol (Sporanox), fexofenadina (Allegra), triazolam (Halcion) y muchos otros.

Tamoxifeno (Nolvadex)
Ciertos tipos de cáncer son afectados por las hormonas en el cuerpo. Los cánceres sensibles al estrógeno son afectados por los niveles de estrógeno en el cuerpo. El tamoxifeno (Nolvadex) se utiliza para ayudar en el tratamiento y prevención de este tipo de cáncer. El DHEA aumenta los niveles del estrógeno en el cuerpo. Al aumentar el estrógeno en el cuerpo, el DHEA podría disminuir la eficacia del tamoxifeno (Nolvadex). No tome DHEA si está tomando tamoxifeno (Nolvadex).

Triazolam (Halcion)
El cuerpo descompone el triazolam (Halcion) para eliminarlo. El DHEA podría disminuir la rapidez con que el cuerpo descompone el triazolam (Halcion). El tomar DHEA junto con triazolam (Halcion) podría aumentar los efectos y efectos secundarios del triazolam (Halcion).

Menores

Preste atención a esta combinación

Medicamentos para la inflamación (Corticoesteroides)
El cuerpo naturalmente produce DHEA. Algunos medicamentos para la inflamación podrían disminuir la cantidad de DHEA que el cuerpo produce. El tomar medicamentos para la inflamación podría disminuir los efectos de las píldoras de DHEA.

Algunos medicamentos para la inflamación incluyen dexametasona (Decadron), hidrocortisona (Cortef), metilprednisolona (Medrol), prednisona (Deltasone) y otros.

¿Existen interacciones con hierbas y suplementos?

Volver al comienzo
Soja
La soja podría disminuir los efectos del DHEA.

¿Existen interacciones con alimentos?

Volver al comienzo
Dieta vegetariana
Los vegetarianos más estrictos tienen niveles más altos de DHEA en la sangre que los no vegetarianos. Sin embargo, esta diferencia parece que desaparece después de la menopausia. Pero los investigadores no saben cual es la importancia de estos resultados.

¿Qué dosis se utiliza?

Volver al comienzo
Las siguientes dosis han sido estudiadas en investigaciones científicas:

POR VÍA ORAL:
  • En las mujeres post menopaúsicas y en los hombres de edad: comúnmente se usan dosis de 25-50 mg al día.
  • Para el tratamiento de la esquizofrenia: se usan dosis de 25 mg al día por 2 semanas y luego se aumenta a 25 mg dos veces al día por 2 semanas y después a 50 mg dos veces al día por 2 semanas.
  • Para el reemplazo de las hormonas cuando las glándulas adrenales no están funcionando bien (deficiencia de andrógeno): se toma entre 25-50 mg al día como una sola dosis.
  • Para el lupus sistémico eritematoso (LSE): se usan 200 mg al día junto con el tratamiento médico convencional pero también se han usado dosis de hasta 600 mg al día.
  • Para mejorar la densidad mineral ósea en las personas con huesos débiles (osteoporosis): se usan entre 50-100 mg por día.
  • Para la disfunción eréctil: se usan 50 mg por día.

Otros nombres

Volver al comienzo
3b-Hydroxy-Androst-5-Ene-17-One, 3BetaHydroxy-Androst-5-Ene-17-One, Androstenolone, Dehydroepiandrosterone, Déhydroépiandrostérone, DHEA-S, GL701, Prasterone, Prastérone.

Metodología

Volver al comienzo
Para saber más sobre cómo este artículo fue escrito, refiérase a la metodología metodología (http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/druginfo/natural/methodology-sp.html) de la Base exhaustiva de datos de medicamentos naturales.

Referencias

Volver al comienzo
Para ver todas las referencias de la página de DHEA, por favor diríjase a http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/druginfo/natural/331.html.
  1. Baker WL, Karan S, Kenny AM. Effect of dehydroepiandrosterone on muscle strength and physical function in older adults: a systematic review. J Am Geriatr Soc 2011;59:997-1002.
  2. Alkatib AA, Cosma M, Elamin MB, et al. A systematic review and meta-analysis of randomized placebo-controlled trials of DHEA treatment effects on quality of life in women with adrenal insufficiency. J Clin Endocrinol Metab 2009;94:3676-81.
  3. Nair KS, Rizza RA, O'Brien P, et al. DHEA in elderly women and DHEA or testosterone in elderly men. N Engl J Med 2006;355:1647-59.
  4. Grimley Evans J, Malouf R, Huppert F, van Niekerk JK. Dehydroepiandrosterone (DHEA) supplementation for cognitive function in healthy elderly people. Cochrane Database Syst Rev 2006;CD006221.
  5. Mulder JW, Frissen PH, Krijnen P, et al. Dehydroepiandrosterone as predictor for progression of AIDS in asymptomatic human immunodeficiency virus-infected men. J Infect Dis 1992;165:413-8.
  6. Jacobson MA, Fusaro RE, Galmarini M, Lang W. Decreased serum dehydroepiandrosterone is associated with an increased progression of human immunodeficiency virus infection in men with CD4 cell counts of 200-499. J Infect Dis 1991;164:864-8.
  7. Piketty C, Jayle D, Leplege A, et al. Double-blind placebo-controlled trial of oral dehydroepiandrosterone in patients with advanced HIV disease. Clin Endocrinol (Oxf) 2001;55:325-30.
  8. Vierck JL, Icenoggle DL, Bucci L, Dodson MV. The effects of ergogenic compounds on myogenic satellite cells. Med Sci Sports Exerc 2003;35:769-76.
  9. Kokoska L, Polesny Z, Rada V, et al. Screening of some Siberian medicinal plants for antimicrobial activity. J Ethnopharmacol 2002;82:51-3.
  10. Petri MA, Lahita RG, Van Vollenhoven RF, et al. Effects of prasterone on corticosteroid requirements of women with systemic lupus erythematosus: a double-blind, randomized, placebo-controlled trial. Arthritis Rheum 2002;46:1820-9.
  1. Genelabs Technologies, Inc. Prestara Background. Available at: http://www.genelabs.com/development/prestaraBackground.html (Accessed 10 December 2004).
  2. Foth D, Nawroth F. Effect of soy supplementation on endogenous hormones in postmenopausal women. Gynecol Obstet Invest 2003;55:135-8.
  3. Thompson RD, Carlson M, Thompson RD, Carlson M. Liquid chromatographic determination of dehydroepiandrosterone (DHEA) in dietary supplement products. J AOAC Int 2000;83:847-57.
  4. Parasrampuria J, Schwartz K, Petesch R. Quality control of dehydroepiandrosterone dietary supplement products. JAMA 1998;280:1565.
  5. Rosenfield RL. Ovarian and adrenal function in polycystic ovary syndrome. Endocrinol Metab Clin North Am 1999;28:265-93.
  6. Ciolino H, MacDonald C, Memon O, et al. Dehydroepiandrosterone inhibits the expression of carcinogen-activating enzymes in vivo. Int J Cancer 2003;105:321-5 .
  7. Acacio BD, Stanczyk FZ, Mullin P, et al. Pharmacokinetics of dehydroepiandrosterone and its metabolites after long-term daily oral administration to healthy young men. Fertil Steril 2004;81:595-604.
  8. Villareal DT, Holloszy JO, Kohrt WM. Effects of DHEA replacement on bone mineral density and body composition in elderly women and men. Clin Endocrinol (Oxf) 2000;53:561-8.
  9. Sun Y, Mao M, Sun L, et al. Treatment of osteoporosis in men using dehydroepiandrosterone sulfate.Chin Med J (Engl) 2002;115:402-4.
  10. Gordon CM, Grace E, Emans SJ, et al. Effects of oral dehydroepiandrosterone on bone density in young women with anorexia nervosa: a randomized trial. J Clin Endocrinol Metab 2002;87:4935-41.
  11. Petri MA, Mease PJ, Merrill JT, et al. Effects of prasterone on disease activity and symptoms in women with active systemic lupus erythematosus. Arthritis Rheum 2004;50:2858-68.
  12. Kochan Z, Karbowska J. Dehydroepiandrosterone up-regulates resistin gene expression in white adipose tissue. Mol Cell Endocrinol 2004;218:57-64.
  13. Tchernof A, Labrie F. Dehydroepiandrosterone, obesity and cardiovascular disease risk: a review of human studies. Eur J Endocrinol 2004;151:1-14.
  14. Stratigos AJ, Arndt KA, Dover JS. Advances in cutaneous aesthetic surgery. JAMA 1998;280:1397-98.
  15. Villareal DT, Holloszy JO. Effect of DHEA on abdominal fat and insulin action in elderly women and men. JAMA 2004;292:2243-8.
  16. Buvat J. Androgen therapy with dehydroepiandrosterone. World J Urol. 2003;21:346-55.
  17. Genazzani AD, Stomati M, Bernardi F, et al. Long-term low-dose dehydroepiandrosterone oral supplementation in early and late postmenopausal women modulates endocrine parameters and synthesis of neuroactive steroids. Fertil Steril 2003;80:1495-501.
  18. Ng MK, Nakhla S, Baoutina A, et al. Dehydroepiandrosterone, an adrenal androgen, increases human foam cell formation: a potentially pro-atherogenic effect. J Am Coll Cardiol 2003;42:1967-74.
  19. Wolkowitz OM, Kramer JH, Reus VI, et al. DHEA treatment of Alzheimer's disease: a randomized, double-blind, placebo-controlled study. Neurology 2003;60:1071-6.
  20. Stomati M, Monteleone P, Casarosa E, et al. Six-month oral dehydroepiandrosterone supplementation in early and late postmenopause. Gynecol Endocrinol 2000;14:342-63.
  21. Lasco A, Frisina N, Morabito N, et al. Metabolic effects of dehydroepiandrosterone replacement therapy in postmenopausal women. Eur J Endocrinol 2001;145:457-61.
  22. Percheron G, Hogrel JY, Denot-Ledunois S, et al. Effect of 1-year oral administration of dehydroepiandrosterone to 60- to 80-year-old individuals on muscle function and cross-sectional area: a double-blind placebo-controlled trial. Arch Intern Med 2003;163:720-7.
  23. Calhoun K, Pommier R, Cheek J, et al. The effect of high dehydroepiandrosterone sulfate levels on tamoxifen blockade and breast cancer progression. Am J Surg 2003;185:411-5.
  24. Morris KT, Toth-Fejel S, Schmidt J, et al. High dehydroepiandrosterone-sulfate predicts breast cancer progression during new aromatase inhibitor therapy and stimulates breast cancer cell growth in tissue culture: a renewed role for adrenalectomy. Surgery 2001;130:947-53.
  25. Calhoun KE, Pommier RF, Muller P, et al. Dehydroepiandrosterone sulfate causes proliferation of estrogen receptor-positive breast cancer cells despite treatment with fulvestrant. Arch Surg 2003;138:879-83.
  26. Hackbert L, Heiman JR. Acute dehydroepiandrosterone (DHEA) effects on sexual arousal in postmenopausal women. J Womens Health Gend Based Med 2002;11:155-62.
  27. Arlt W, Callies F, Koehler I, et al. Dehydroepiandrosterone supplementation in healthy men with an age-related decline of dehydroepiandrosterone secretion. J Clin Endocrinol Metab 2001;86:4686-92.
  28. Meno-Tetang GM, Blum RA, Schwartz KE, Jusko WJ. Effects of oral prasterone (dehydroepiandrosterone) on single-dose pharmacokinetics of oral prednisone and cortisol suppression in normal women. J Clin Pharmacol 2001;41:1195-205.
  29. Strous RD, Maayan R, Lapidus R, et al. Dehydroepiandrosterone augmentation in the management of negative, depressive, and anxiety symptoms in schizophrenia. Arch Gen Psychiatry 2003;60:133-41.
  30. Wit JM, Langenhorst VJ, Jansen M, et al. Dehydroepiandrosterone sulfate treatment for atrichia pubis. Horm Res 2001;56:134-9.
  31. Callies F, Fassnacht M, van Vlijmen JC, et al. Dehydroepiandrosterone replacement in women with adrenal insufficiency: effects on body composition, serum leptin, bone turnover, and exercise capacity. J Clin Endocrinol Metab 2001;86:1968-72.
  32. Rowland NE, Marshall M, Robertson K. Anorectic effect of dehydroepiandrosterone combined with dexfenfluramine or thionisoxetine. Eur J Pharmacol 2001;419:61-64.
  33. Piketty C, Jayle D, Gonzalez-Canali G, et al. Low plasma levels of dehydroepiandrosterone (DHEA) and incidence of lipodystrophy. HIV Med 2001;2:136-8.
  34. Mazat L, Lafont S, Berr C, et al. Prospective measurements of dehydroepiandrosterone sulfate in a cohort of elderly subjects: relationship to gender, subjective health, smoking habits, and 10-year mortality. Proc Natl Acad Sci U S A 2001;98:8145-50.
  35. Reiter WJ, Schatzl G, Mark I, et al. Dehydroepiandrosterone in the treatment of erectile dysfunction in patients with different organic etiologies. Urol Res 2001;29:278-81.
  36. Kim SS, Brody KH. Dehydroepiandrosterone replacement in Addison's disease. Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol 2001;97:96-7.
  37. Meston CM, Heiman JR. Acute dehydroepiandrosterone effects on sexual arousal in premenopausal women. J Sex Marital Ther 2002;28:53-60.
  38. Johannsson G, Burman P, Wiren L, et al. Low dose dehydroepiandrosterone affects behavior in hypopituitary androgen-deficient women: a placebo-controlled trial. J Clin Endocrinol Metab 2002;87:2046-52.
  39. Pepping J. DHEA: dehydroepiandrosterone. Am J Health Syst Pharm 2000;57:2048-50, 2053-4, 2056.
  40. Araghiniknam M, Chung S, Nelson-White T, et al. Antioxidant activity of dioscorea and dehydroepiandrosterone (DHEA) in older humans. Life Sci 1996;59:PL147-57.
  41. Himmel PB, Seligman TM. A Pilot Study Employing Dehydroepiandrosterone (DHEA) in the Treatment of Chronic Fatigue Syndrome. [Abstract]. J Clin Rheumatol 1999:5:56-9.
  42. Kuratsune H, Yamaguti K, Sawada M, et al. Dehydroepiandrosterone sulfate deficiency in chronic fatigue syndrome. Int J Mol Med 1998;1:143-6.
  43. Robinzon B, Cutolo M. Should dehydroepiandrosterone replacement therapy be provided with glucocorticoids? Rheumatology (Oxford) 1999;38:488-95.
  44. Genazzani AD, Stomati M, Strucchi C, et al. Oral dehydroepiandrosterone supplementation modulates spontaneous and growth hormone-releasing hormone-induced growth hormone and insulin-like growth factor-1 secretion in early and late postmenopausal women. Fertil Steril 2001;76:241-8.
  45. Dean CE. Prasterone (DHEA) and mania. Ann Pharmacother 2000;34:1419-22.
  46. van Vollenhoven RF, Park JL, Genovese MC, et al. A double-blind, placebo-controlled, clinical trial of dehydroepiandrosterone in severe lupus erythematosus. Lupus 1999;8:181-7.
  47. Baulieu EE, Thomas G, Legrain S, et al. Dehydroepiandrosterone (DHEA), DHEA sulfate, and aging. Contribution of the DHEAge study to a sociobiomedical issue. Proc Natl Acad Sci U S A 2000;97:4279-84.
  48. Stoll BA. Dietary supplements of dehydroepiandrosterone in relation to breast cancer risk. Eur J Clin Nutr 1999;53:771-5.
  49. Markowitz JS, Carson WH, Jackson CW. Possible dihydroepiandrosterone-induced mania. Biol Psychiatry 1999;45:241-2.
  50. Jarrar D, Wang P, Cioffi WG, et al. Mechanisms of the salutary effects of dehydroepiandrosterone after trauma-hemorrhage. Direct or indirect effects on cardiac and hepatocellular functions? Arch Surg 2000;135:416-23.
  51. van Vollenhoven RF. Dehydroepiandrosterone in systemic lupus erythematosus. Rheum Dis Clin North Am 2000;26:349-62.
  52. Mease PJ, Ginzler EM, Gluck OS, et al. Improvement in bone mineral density in steroid-treated SLE patients during treatment with GL701 (prasterone, dehydroepiandrosterone). 2000 American College of Rheumatology Meeting. Philadelphia, PA. October 29-November 2. abstract 835.
  53. Mease PJ, Merrill JT, Lahita RG, et al. GL701 (prasterone, dehydroepiandrosterone) improves systemic lupus erythematosus. 2000 American College of Rheumatology Meeting. Philadelphia, PA. October 29-November 2. Abstract 1230.
  54. Mazza E, Maccario M, Ramunni J, et al. Dehydroepiandrosterone sulfate levels in women. Relationships with age, body mass index and insulin levels. (abstract) J Endocrinol Invest 1999;22:681-7.
  55. Tilvis RS, Kahonen M, Harkonen M. Dehydroepiandrosterone sulfate, diseases and mortality in a general aged population. (abstract) Aging (Milano) 1999;11:30-4.
  56. Callies F, Arlt W, Siekmann L, et al. Influence of oral dehydroepiandrosterone (DHEA) on urinary steroid metabolites in males and females. Steroids 2000;65:98-102.
  57. Barnhart KT, Freeman E, Grisso JA, et al. The effect of dehydroepiandrosterone supplementation to symptomatic perimenopausal women on serum endocrine profiles, lipid parameters, and health-related quality of life. J Clin Endocrinol Metab 1999;84:3896-902.
  58. Arlt W, Haas J, Callies F, et al. Biotransformation of oral dehydroepiandrosterone in elderly men: significant increase in circulating estrogens. J Clin Endocrinol Metab 1999;84:2170-6.
  59. Moffat SD, Zonderman AB, Harman M, et al. The relationship between longitudinal declines in dehydroepiandrosterone sulfate concentrations and cognitive performance in older men. Arch Int Med 2000;160:2193-8.
  60. Barry NN, McGuire JL, van Vollenhoven RF. Dehydroepiandrosterone in systemic lupus erythematosus: relationship between dosage, serum levels, and clinical response. J Rheumatol 1998;25:2352-6.
  61. Moriyama Y, Yasue H, Yoshimura M, et al. The plasma levels of dehydroepiandrosterone sulfate are decreased in patients with chronic heart failure in proportion to the severity. J Clin Endocrinol Metab 2000;85:1834-40.
  62. Kline MD, Jaggers ED. Mania onset while using dehydroepiandrosterone (letter). Am J Psychiatry 1999;156:971.
  63. Hayashi T, Teiji Esaki T, Emiko Muto E, et al. Dehydroepiandrosterone retards atherosclerosis formation through its conversion to estrogen: the possible role of nitric oxide. Arterioscler Thromb Vasc Biol 2000;20:782-92.
  64. Reiter WJ, Pycha A, Schatzl G, et al. Serum dehydroepiandrosterone sulfate concentrations in men with erectile dysfunction. Urology 2000;55:755-8.
  65. National Collegiate Athletic Association. List of banned drug classes for 2004-2005. Available at: www.ncaa.org.
  66. Flynn MA, Weaver-Osterholtz D, Sharpe-Timms KL, et al. Dehydroepiandrosterone replacement in aging humans. [Abstract] J Clin Endocrinol Metab 1999;84:1527-33.
  67. Kudielka BM, Hellhammer J, Hellhammer D, et al. Sex differences in endocrine and psychological responses to psychosocial stress in healthy elderly subjects and the impact of a 2 week dehydroepiandrosterone treatment. [Abstract] J Clin Endocrinol Metab 1998;83:1756-61.
  68. Arlt W, Justl H, Callies F, et al. Oral dehydroepiandrosterone for adrenal androgen replacement: pharmacokinetics and peripheral conversion to androgens and estrogens in young healthy females after dexamethasone suppression. [Abstract] J Clin Endocrinol Metab 1998;83:1928-34.
  69. Casson PR, Andersen RN, Herrod HG, et al. Oral dehyroepiandosterone in physiologic doses modulates immune function in postmenopausal women. Am J Obstet Gynecol 1995;1536-9.
  70. Morales AJ, Haubrich RH, Hwang JY, et al. The effect of six months treatment with 100 mg daily dose of dehydroepiandrosterone (DHEA) on circulating sex steroids, body composition and muscle strength in age-advanced men and women. [Abstract] Clin Endocrinol (Oxf)1998;49:421-32.
  71. Bates GW, Egerman RS, Umstot ES, et al. Dehydroepiandrosterone attenuates study-induced declines in insulin sensitivity in postmenopausal women. Ann N Y Acad Sci 1995;774:291-3.
  72. Casson PR, Faquin LC, Stentz FB. Replacement of dehydroepiandrosterone enhances T-lymphocyte insulin binding in postmenopausal women. (abstract) Fertil Steril 1995;63:1027-31.
  73. Kroboth PD, Salek FS, Pittenger AL, et al. DHEA and DHEA-S: A review. J Clin Pharmacol 1999;39:327-48.
  74. Labrie F, Diamond P, Cusan L, et al. Effect of 12 month dehydroepiandrosterone replacement therapy on bone, vagina, and endometrium in postmenopausal women. J Clin Endocrinol Metab 1997;82:3498-505.
  75. Wolkowitz OM, Reus VI, Manfredi F, et al. Dehydroepiandrosterone (DHEA) treatment of depression. [Abstract] Biol Psychiatry 1997;41:311-8.
  76. Wolf OT, Neumann O, Hellhammer DH, et al. Effects of a two-week physiological dehydroepiandrosterone substitution on cognitive performance and well-being in healthy elderly women and men. J Clin Endocrinol Metab 1997;82:2363-7.
  77. Bloch M, Schmidt PJ, Danaceau MA, et al. Dehydroepiandrosterone treatment of midlife dysthymia. Biol Psychiatry 1999;45:1533-41.
  78. Christeff N, Gherbi N, Mammes O, et al. Serum cortisol and DHEA concentrations during HIV infection. Psychoneuroendocrinology 1997;22:S11-8.
  79. Henderson E, Yang JY, Schwartz A. Dehydroepiandrosterone (DHEA) and synthetic DHEA analogs are modest inhibitors of HIV-1 IIIB replication. AIDS Res Hum Retroviruses 1992;8:625-31.
  80. Dyner TS, Lang W, Geaga J, et al. An open-label, dose-escalation trial of oral dehydroepiandrosterone tolerance and pharmacokinetics in patients with HIV disease. J Acquir Immune Defic Syndr 1993;6:459-65.
  81. Wolkowitz OM, Reus VI, Keebler A, et al. Double-blind treatment of major depression with dehydroepiandrosterone. Am J Psychiatry 1999;156:646-9.
  82. Oelkers W. Dehydroepiandosterone for adrenal insufficiency (editorial). N Engl J Med 1999;341:1073-4.
  83. Arlt W, Callies F, van Vlijmen JC, et al. Dehydroepiandosterone replacement in women with adrenal insufficiency. N Engl J Med 1999;341:1013-20.
  84. van Vollenhoven RF, Engleman EG, McGuire JL. Dehydroepiandrosterone in systemic lupus erythematosus. Arthritis Rheum 1994;37:1305-10.
  85. Yen SS, Morales AJ, Khorram O. Replacement of DHEA in aging men and women. Potential remedial effects. Ann N Y Acad Sci 1995;774:128-42.
  86. Ebeling P, Koivisto VA. Physiological importance of dehydroepiandrosterone. Lancet 1994;343:1479-81.
  87. Van Vollenhoven RF, Engleman EG, McGurie JL. Dehydroepiandrosterone in Systemic Lupus Erythematosus. Arth Rheum 1995;38:1826-31.
  88. Van Vollenhoven RF, Morabito LM, Engleman EG, et al. Treatment of systemic lupus erythematosus with dehydroepiandrosterone: 50 patients treated up to 12 months. J Rheumatol 1998;25:285-9.
  89. Skolnick AA. Scientific verdict still out on DHEA. JAMA 1996;276:1365-7.
  90. Kuritzky L. DHEA: Science or wishful thinking? Hosp Pract 1998;33:85-6.
  91. Frye RF, Kroboth PD, Folan MM, et al. Effect of DHEA on CYP3A-mediated metabolism of triazolam. Clin Pharmacol Ther 2000;67:109 (abstract PI-82).
  92. Reiter WJ, Pycha A, Schatzl G, et al. Dehydroepiandosterone in the treatment of erectile dysfunction: A prospective, double-blind, randomized, placebo-controlled study. Urol 1999;53:590-5.
Mostrar más referencias
Mostrar menos referencias
Documento revisado - 29/04/2013




Página actualizada 12 marzo 2014