Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001658.htm

Rubéola congénita

Es una afección que ocurre en un bebé cuya madre está infectada con el virus que causa la rubéola.

Causas

La rubéola congénita ocurre cuando el virus de la rubéola en la madre afecta al feto en un momento crítico, en los primeros tres meses del embarazo. Después del cuarto mes, es menos probable que la infección de rubéola de la madre ocasione daños al feto en desarrollo.

El número de bebés nacidos con rubéola congénita ha disminuido considerablemente desde la introducción de la vacuna contra la rubéola.

Las mujeres embarazadas que no estén vacunadas contra la rubéola y que no hayan padecido esta enfermedad están en riesgo de infectarse a y de infectar al feto.

Síntomas

Los síntomas en el bebé pueden abarcar:

  • Córneas opacas o pupila de apariencia blanca
  • Sordera
  • Retraso en el desarrollo
  • Somnolencia excesiva
  • Irritabilidad
  • Bajo peso al nacer
  • Discapacidad intelectual
  • Convulsiones
  • Cabeza de tamaño pequeño
  • Erupción cutánea al nacer

Pruebas y exámenes

El pediatra realizará exámenes de sangre y de orina para verificar si hay presencia del virus.

Tratamiento

No hay un tratamiento específico para la rubéola congénita. Los síntomas se tratan de la manera apropiada.

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico para un niño con rubéola congénita depende de la gravedad de los problemas presentes. Los defectos cardíacos a menudo se pueden corregir, pero el daño al sistema nervioso es permanente.

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden involucrar muchas partes del cuerpo:

Ojos:

  • Cataratas
  • Glaucoma
  • Retinitis

Corazón:

Sistema nervioso central:

  • Discapacidad intelectual
  • Discapacidad motor
  • Cabeza pequeña debido al desarrollo insuficiente del cerebro
  • Encefalitis
  • Meningitis

Otras:

  • Sordera
  • Bajo conteo plaquetario
  • Hepatomegalia y esplenomegalia
  • Tono muscular anormal
  • Enfermedad ósea

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si tiene inquietudes acerca de la rubéola congénita, si no está segura del estado de sus vacunas o si usted o sus hijos necesitan una vacuna contra la rubéola.

Prevención

La vacunación antes del embarazo puede prevenir la rubéola congénita. Las mujeres embarazadas que no sean inmunes a la rubéola deben evitar el contacto con personas que tengan el virus.

Lea más

Actualizado 5/10/2013

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados