Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/002056.htm

Preparación de un niño pequeño para un examen o procedimiento

Ayudar a un niño pequeño a prepararse para un examen o procedimiento médico puede reducir su ansiedad, estimular la cooperación y ayudarle a que desarrolle destrezas para hacerle frente a la situación.

Información

Antes del examen, sepa que el niño probablemente va a llorar. Incluso aunque se prepare, el niño puede sentir algo de molestia o dolor. Pruebe con el uso de un juego para demostrarle lo que va a suceder durante el examen. Hacer esto puede ayudarle a usted a conocer las inquietudes del niño. La manera más importante en la que usted puede ayudar a su hijo es preparándolo con anticipación y brindándole en el momento del examen.

PREPARACIÓN ANTES DEL PROCEDIMIENTO

Reduzca las explicaciones acerca del procedimiento a 5 o 10 minutos, pues los niños pequeños tienen un período de atención corto. Cualquier preparación debe realizarse justo antes del examen o procedimiento.

A continuación, se encuentran algunas pautas generales para preparar a un niño para un examen o procedimiento:

  • Explique el procedimiento en un lenguaje que el niño entienda, empleando palabras sencillas y evitando terminología abstracta.
  • Asegúrese de que el niño entienda cuál es la parte exacta de su cuerpo que estará afectada por el examen y que el procedimiento se va a limitar a esa zona.
  • Trate de describir lo que se sentirá durante el examen.
  • Si el procedimiento afecta una parte del cuerpo que el niño necesita para ciertas funciones (como hablar, oír u orinar), explique los cambios que se presentarán después.
  • Permítale al niño gritar, llorar o expresar su dolor en otra forma empleando sonidos o palabras. Estimule al niño a que le comente dónde siente dolor.
  • Permítale al niño practicar las posiciones o los movimientos que sean necesarios para el procedimiento, como la posición fetal para una punción lumbar.
  • Enfatice los beneficios del procedimiento. Háblele acerca de los aspectos que pueden darle placer al niño posteriormente, como el hecho de sentirse mejor o poder irse a casa. Se le puede ofrecer al niño un helado o hacerle una invitación similar para después, pero que eso no esté condicionado a "portarse bien" durante el examen.
  • Permítale al niño hacer elecciones simples, como qué color de vendaje quiere después del procedimiento.
  • Distraiga al niño con libros, canciones o una actividad simple como soplar burbujas.

LA PREPARACIÓN CON JUEGO:

El juego puede ser una forma maravillosa de demostrar el procedimiento para el niño e identificar cualquier ansiedad que pueda tener. Adapte esta técnica a su hijo. La mayoría de los centros médicos para niños utilizan el juego para prepararlos para los procedimientos.

Muchos niños pequeños tienen un juguete favorito u objeto importante que se puede emplear para explicar el examen. Puede ser menos amenazante para su hijo expresar sus inquietudes a través de un objeto. Por ejemplo, un niño puede entender un examen de sangre si se conversa sobre cómo se podría "sentir" la muñeca durante dicho examen.

Los juguetes o muñecas también pueden ayudarle a explicarle el procedimiento al niño pequeño. Estos ejemplos visuales pueden reemplazar las palabras desconocidas para niños pequeños con un vocabulario limitado.

Una vez que usted conozca la forma como se realizará el procedimiento, demuestre brevemente en el juguete lo que su hijo va a experimentar. Muéstrele las posiciones del cuerpo en las cuales el niño va a estar, dónde le pondrán los vendajes y estetoscopios, cómo se hacen las incisiones, cómo se aplican las inyecciones o cómo se introducen las vías IV. Una vez terminada la demostración, permítale al niño jugar con algunos de estos implementos (excepto agujas u otros elementos punzantes). Observe al niño para buscar pistas sobre sus inquietudes y miedos.

Independientemente de cuál sea el examen que se realice, lo más probable es que el niño llore, lo cual es una respuesta normal ante un ambiente extraño, personas desconocidas y separación del lado del padre o madre. Saber esto desde el comienzo puede ayudarle a usted a liberar algo de la ansiedad respecto a lo que se espera que suceda.

¿POR QUÉ LA INMOVILIZACIÓN?

El niño puede ser inmovilizado con las manos o con dispositivos físicos. Los niños pequeños no tienen el control físico, la coordinación ni la capacidad de acatar órdenes que los niños mayores y los adultos normalmente si tienen. La mayoría de los exámenes y procedimientos requieren inmovilidad o movimiento limitado para garantizar la precisión. Por ejemplo, para obtener resultados nítidos en una radiografía, el niño no se puede mover.

Las inmovilizaciones se pueden utilizar para garantizar la seguridad del niño durante un examen o procedimiento. Por ejemplo, se pueden emplear para mantener a un niño a salvo cuando el personal debe salir de la sala temporalmente durante estudios nucleares y radiológicos. Igualmente se pueden emplear para mantener a un niño quieto mientras se le punza la piel para obtener una muestra de sangre o colocarle una vía IV. Si el niño se mueve, la aguja podría causarle una lesión.

El médico hará todo lo posible para garantizar la seguridad y comodidad del niño. Además de la inmovilización, hay otras medidas como medicamentos, observación y monitores.

La tarea suya como padre es consolar a su hijo.

DURANTE EL PROCEDIMIENTO:

Su presencia ayuda al niño durante el procedimiento, sobre todo si el examen permite que él mantenga un contacto físico. Si el procedimiento se realiza en el hospital o en el consultorio del médico, lo más probable es que usted tenga la oportunidad de estar presente. Si no está seguro, pregunte si puede estar allí.

Si usted cree que podría ponerse mal o ansioso, piense en la posibilidad de permanecer a cierta distancia, pero quédese donde el niño todavía pueda verlo. Si no puede estar presente, deje un objeto familiar acompañando al niño para que se consuele.

Evite mostrar ansiedad, ya que esto sólo hará que su hijo se sienta más nervioso. Las investigaciones sugieren que los niños cooperan más si sus padres toman medidas (como acupuntura) para reducir la ansiedad.

Si se siente estresado y ansioso, contemple la posibilidad de pedirle ayuda a amigos o familiares. Ellos pueden brindarles cuidados a los otros hermanos o encargarse de las comidas para la familia, de manera que usted se pueda concentrar en brindarle apoyo a su hijo.

Otras consideraciones:

  • Es probable que el niño se resista al procedimiento e incluso puede intentar escapar. Un abordaje firme y directo por parte de usted y del personal médico puede ser de utilidad.
  • Dé una sola instrucción a la vez durante el procedimiento, utilizando órdenes de una o dos palabras.
  • Evite cubrir la cara del niño.
  • Solicítele al médico que limite el número de personas extrañas que entren y salgan de la habitación durante el procedimiento, debido a que esto puede aumentar la ansiedad.
  • Pregunte si el médico que ha compartido más tiempo con el niño puede estar presente durante el procedimiento.
  • Pregunte si se puede usar anestesia, cuando sea adecuado, para reducir el nivel de molestia del niño.
  • Solicite que los procedimientos dolorosos no se realicen en la cuna para que el niño no asocie este lugar con dolor.
  • Si el niño lo puede ver durante el procedimiento, haga lo que al niño se le pide que haga, como abrir la boca.
  • Utilice el sentido normal de curiosidad del niño como distracción durante el procedimiento.
  • Pregunte si se puede crear un ambiente con un nivel bajo de estímulos sensoriales.

Nombres alternativos

Preparación de un niño que comienza a caminar para examen o procedimiento; Preparación para examen o procedimiento de un niño que empieza a caminar; Preparar un niño pequeño para un procedimiento o examen médico

Referencias

Alexander M. Managing patient stress in pediatric radiology.Radiol Technol

Fincher W, Shaw J, Ramelet A-S. The effectiveness of a standardized preoperative preparation in reducing child and parent anxiety: a single-blind randomized controlled trial.J Clin Nurs

Khan KA, Weisman SJ. Nonpharmacologic pain management strategies in the pediatric emergency department.Clin Ped Emerg Med

Stock A, Hill A, Franz BE. Practical communication guide for paediatric procedures.Emerg Med Australasia

Yip P, Middleton P, Cyna AM, Carlyle AV. Non-pharmacological interventions for assisting the induction of anaesthesia in children. Department of Paediatric Anaesthesia, Starship Children's Hospital, Auckland, New Zealand.Cochrane Database Syst Rev

Actualizado 5/14/2014

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.