Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/007559.htm

Cirugía del dedo del pie en martillo

Un dedo del pie en martillo es un dedo que se queda en una posición curva o flexionada. Puede ser causado por un desequilibrio muscular, artritis o zapatos que no ajustan bien.  

El dedo del pie en martillo puede ocurrir en más de un dedo. 

Descripción

Varios tipos de cirugía pueden reparar un dedo del pie en martillo. El médico especialista en huesos o el podólogo le recomendarán el tipo que funcione mejor en su caso. Algunas de las cirugías abarcan: 

  • Extirpar partes de los huesos de los dedos del pie. 
  • Cortar o trasplantar los tendones de los dedos de los pies (los tendones conectan los huesos a los músculos). 
  • Fusionar la articulación para enderezar el dedo del pie y que ya no sea capaz de doblarse. 

Después de la cirugía, usted puede tener clavos quirúrgicos o un alambre (aguja de Kirschner o aguja K) para mantener los huesos del dedo del pie en su lugar, mientras el dedo afectado sana.

Por qué se realiza el procedimiento

Cuando un dedo del pie en martillo está comenzando a desarrollarse, usted todavía puede enderezarlo. Con el tiempo, el dedo puede quedar atascado en una posición flexionada y ya no lo podrá enderezar. Cuando esto sucede, se pueden acumular callos (piel gruesa y callosa) dolorosos y duros en la parte superior e inferior del dedo y rozarse contra el zapato.

La cirugía del dedo en martillo no se hace sólo para que su dedo se vea mejor. Considere la posibilidad de la cirugía si su dedo en martillo se ha quedado atascado en una posición flexionada y está causándole: 

  • Dolor
  • Irritación
  • Llagas
  • Problemas para encontrar zapatos que le queden bien
  • Infecciones en la piel

La cirugía posiblemente no se recomiende si:

  • El tratamiento con rellenos y correas funciona.
  • Usted todavía puede enderezar el dedo.
  • Cambiar a diferentes tipos de calzado puede aliviar los síntomas.

Riesgos

Los riesgos de la cirugía del dedo del pie en martillo son: 

  • Mala alineación del dedo del pie 
  • Reacciones alérgicas a los medicamentos que usted recibe antes o durante la cirugía 
  • Sangrado 
  • Infección en los huesos del dedo del pie
  • Lesión en los nervios, lo que podría causar entumecimiento del dedo
  • Cicatrización a raíz de la cirugía que duele al tacto
  • Rigidez en el dedo del pie o dedo que está demasiado recto

Antes del procedimiento

Coméntele siempre al médico o al personal de enfermería qué fármacos está tomando, incluidos los medicamentos, suplementos o hierbas que haya comprado sin una receta. 

  • Le pueden solicitar que deje de tomar fármacos que dificulten la coagulación de la sangre, como ácido acetilsalicílico (aspirin), ibuprofeno (Advil, Motrin), naproxeno (Naprosyn, Aleve) y otros fármacos. 
  • Pregúntele al médico qué fármacos debe tomar aun el día de la cirugía. 
  • Si fuma, trate de dejar el hábito. Solicítele ayuda al médico o al personal de enfermería. El tabaquismo puede demorar la cicatrización.
  • Si tiene resfriado, gripe, fiebre o cualquier enfermedad antes de la cirugía, siempre hágaselo saber al médico. 
  • Le pueden solicitar no beber ni comer nada durante 6 a 12 horas antes de la cirugía. 

Si tiene diabetes, cardiopatía u otros problemas de salud, el cirujano le pedirá que acuda a un médico que le trate estas afecciones.

Después del procedimiento

La mayoría de las personas regresan a su hogar el mismo día de la cirugía del dedo en martillo. El médico o el personal de enfermería le dirán cómo cuidar de sí mismo en casa después de la operación.

Nombres alternativos

Contractura del dedo del pie por flexión 

Referencias

Murphy A. Lesser toe abnormalities. In: Canale ST, Beaty JH, eds.Campbell's Operative Orthopaedics

Actualizado 5/15/2014

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.