Omita y vaya al Contenido

Vacunas meningocócicas - lo que usted necesita saber

Todo el siguiente contenido se ha tomado en su totalidad de la Declaración de información de la vacuna (Vaccine Information Statement, VIS) del CDC sobre la vacuna contra el meningococo: http://www.immunize.org/vis/spanish_meningococcal.pdf

Información de revisión del CDC para la VIS de la vacuna contra el meningococo:

  • Última revisión de la página: 18 de junio de 2013
  • Última actualización de la página: 18 de junio de 2013
  • Fecha de emisión de VIS: 14 de octubre de 2011

Fuente del contenido: Centro Nacional de Inmunización y Enfermedades Respiratorias

Información

¿Qué es la enfermedad meningocócica?

La enfermedad meningocócica es una enfermedad bacteriana grave. Es una de las causas principales de la meningitis bacteriana en menores de 2 a 18 años de edad en los Estados Unidos. La meningitis es una infección del recubrimiento del cerebro y de la médula espinal.

La enfermedad meningocócica también causa infecciones de la sangre.

Cada año, entre 1,000 y 1,200 personas contraen la enfermedad meningocócica en los Estados Unidos. A pesar de recibir tratamiento con antibióticos, entre el 10 y el 15 % de estas personas mueren. De aquellos que sobreviven, entre el 11 y el 19 % pierden los brazos o las piernas, tienen problemas en el sistema nervioso, quedan sordos o sufren convulsiones o accidentes cerebrovasculares.

Cualquier persona puede contraer la enfermedad meningocócica, pero es más común en los niños menores de un año y en personas de entre 16 y 21 años. Los niños con determinadas afecciones médicas, como la falta del bazo, corren un riesgo mayor de contraer la enfermedad meningocócica. Los estudiantes universitarios de primer año que viven en residencias estudiantiles también corren un riesgo mayor.

Las infecciones meningocócicas pueden ser tratadas con medicamentos como la penicilina. Sin embargo, muchas personas que contraen la enfermedad mueren como consecuencia de ella y muchas otras quedan afectadas de por vida. Por esta razón, es importante que las personas que corren mayor riesgo prevengan la enfermedad mediante el uso de la vacuna meningocócica.

Vacuna meningocócica

Existen dos clases de vacuna meningocócica en los EE. UU.:

  • La vacuna meningocócica conjugada (MCV4) es la vacuna que se recomienda para las personas de 55 años de edad o menores.
  • La vacuna meningocócica polisacárida (MPSV4) está disponible desde los años ‘70. Es la única vacuna meningocócica autorizada para personas mayores de 55 años.

Ambas vacunas pueden prevenir 4 tipos de enfermedad meningocócica, incluidos 2 de los 3 tipos más comunes en los Estados Unidos y un tipo que causa epidemias en África. Existen otros tipos de enfermedad meningocócica contra los que las vacunas no protegen.

¿Quién debe recibir la vacuna meningocócica y cuándo?

Aplicación rutinaria de la vacuna

Se recomiendan dos dosis de MCV4 para los adolescentes de 11 a 18 años: la primera dosis a los 11 o 12 años, con una dosis de refuerzo a los 16 años.

Los adolescentes en este grupo de edad con infección por VIH deben recibir tres dosis: 2 dosis con un intervalo de 2 meses a los 11 o 12 años, más una de refuerzo a los 16 años.

Si la primera dosis (o serie) se administra entre los 13 y los 15 años, el refuerzo debe administrarse entre los 16 y los 18. Si la primera dosis (o serie) se administra después de cumplir los 16 años, no es necesario un refuerzo.

Otras personas con mayor riesgo

  • Los estudiantes universitarios de primer año que vivan en residencias estudiantiles.
  • El personal de laboratorio que esté habitualmente expuesto a la bacteria meningocócica.
  • Los reclutas militares estadounidenses.
  • Cualquier persona que viaje o viva en alguna parte del mundo donde la enfermedad meningocócica sea común, como en algunas partes de África.
  • Cualquier persona que tenga daños en el bazo o a la que se le haya extirpado el bazo.
  • Cualquier persona que tenga deficiencia persistente de factores del complemento (un trastorno del sistema inmunitario).
  • Las personas que pudieran haber estado expuestas a la meningitis durante un brote.

Los niños entre los 9 y los 23 meses de edad y cualquier otra persona con determinadas afecciones médicas necesitan 2 dosis para tener una protección adecuada. A su médico acerca del número y el momento oportuno de las dosis y sobre la necesidad de dosis de refuerzo.

La MCV4 es la vacuna recomendada para las personas en estos grupos que tienen de 9 meses a 55 años de edad. La MPSV4 puede utilizarse para adultos mayores de 55.

Algunas personas no deben recibir la vacuna meningocócica o deben esperar.

  • Cualquier persona que haya tenido una reacción alérgica grave (que haya puesto en riesgo su vida) a una dosis previa de la vacuna MCV4 o de la vacuna MPSV4 no debe recibir otra dosis de ninguna de las dos.
  • Cualquier persona que tenga una alergia grave (que ponga en riesgo su vida) a algún componente de una vacuna no debe recibir esa vacuna. Informe a su médico si tiene alguna alergia grave.
  • Cualquier persona con una enfermedad moderada o grave el día en que esté programada la aplicación de la vacuna posiblemente deba esperar a recuperarse. Pregúntele a su médico. Las personas con una enfermedad leve, por lo general, pueden vacunarse.
  • Las vacunas meningocócicas pueden administrarse a mujeres embarazadas. La MCV4 es una vacuna bastante nueva y no ha sido estudiada en mujeres embarazadas tanto como lo ha sido la vacuna MPSV4. Debe ser utilizada solo si es claramente necesaria. Los fabricantes de la MCV4 llevan registros de las mujeres que son vacunadas durante el embarazo.

Las vacunas meningocócicas pueden administrarse al mismo tiempo que otras vacunas, excepto en niños con enfermedad de células falciformes o sin un bazo que funcione.

¿Cuáles son los riesgos de las vacunas meningocócicas?

Una vacuna, como cualquier medicamento, podría provocar problemas serios, como reacciones alérgicas graves. El riesgo de que una vacuna meningocócica ocasione un daño grave, o la muerte, es extremadamente pequeño.

Después de una vacunación, pueden presentarse desmayos breves y síntomas relacionados (como movimientos espasmódicos repentinos o similares a una convulsión). Ocurren con mayor frecuencia en los adolescentes y pueden provocar caídas y lesiones.

Sentarse o acostarse durante unos 15 minutos después de la inyección, especialmente si siente que puede desmayarse, puede ayudar a evitar estas lesiones.

Problemas leves

Tanto como la mitad de las personas que reciben vacunas meningocócicas tienen efectos secundarios leves, como enrojecimiento o dolor en el lugar donde se aplicó la inyección.

Si estos problemas ocurren, normalmente duran entre 1 y 2 días. Son más comunes después de la vacuna MCV4 que después de la vacuna MPSV4.

Un porcentaje pequeño de personas que reciben la vacuna tiene fiebre leve.

Problemas serios

Las reacciones alérgicas graves, en el término de algunos minutos a algunas horas después de la inyección, son muy poco frecuentes.

¿Qué hago si ocurre una reacción grave?

¿A qué debo prestar atención?

Preste atención a todo lo que le inquiete, como indicios de una reacción alérgica grave, fiebre muy alta o cambios de comportamiento.

Los signos de una reacción alérgica grave pueden incluir urticaria, hinchazón de la cara y la garganta, dificultades para respirar, pulso acelerado, mareos y debilidad. Estos podrían comenzar entre algunos minutos y algunas horas después de la vacunación.

¿Qué debo hacer?

  • Si piensa que es una reacción alérgica grave u otra emergencia que no puede esperar, llame al 9-1-1 o lleve a la persona al hospital más cercano. De lo contrario, llame a su médico.
  • Luego, la reacción debe ser reportada al Sistema de reporte de eventos adversos derivados de las vacunas (Vaccine Adverse Event Reporting System, VAERS). Su médico puede presentar este reporte, o puede hacerlo usted mismo a través del sitio web del VAERS en www.vaers.hhs.gov, o llamando al 1-800-822-7967.

El VAERS se utiliza únicamente para reportar reacciones. No se proporciona asesoramiento médico.

Programa Nacional de Compensación por Lesiones Ocasionadas por Vacunas

El Programa Nacional de Compensación por Lesiones Ocasionadas por Vacunas (Vaccine Injury Compensation Program, VICP) es un programa federal que se creó para compensar a las personas que pueden haber tenido lesiones a causa de determinadas vacunas.

Las personas que consideren que pueden haber tenido lesiones ocasionadas por una vacuna pueden informarse sobre el programa y sobre cómo presentar una reclamación llamando al 1-800-338-2382 o visitando el sitio web del VICP en www.hrsa.gov/vaccinecompensation.

¿Dónde puedo obtener más información?

  • Pregúntele a su médico.
  • Llame al departamento de salud local o estatal.
  • Comuníquese con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC):
    • Llame al 1-800-232-4636 (1-800-CDC-INFO) o
    • Visite el sitio web de CDC en www.cdc.gov/vaccines

Referencias

Vaccine information statement: Meningococcal vaccines. Centers for Disease Control and Prevention Web site. http://www.cdc.gov/vaccines/hcp/vis/vis-statements/mening.pdf. Accessed March 5, 2014.

Actualizado: 3/5/2014

Versión en inglés revisada por: David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

A.D.A.M Quality Logo

A.D.A.M., Inc. está acreditada por la URAC, también conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditación de la URAC es un comité auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estándares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distinción en servicios de salud en la red. Conozca más sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es también uno de los miembros fundadores de la Junta Ética de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundación de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch).

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2014 A.D.A.M., Inc. La duplicación para uso comercial debe ser autorizada por escrito por ADAM Health Solutions.

A.D.A.M Logo