Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/patientinstructions/000640.htm

Muletas y los niños: ajuste apropiado y consejos de seguridad

Después de una cirugía o lesión, su hijo puede necesitar muletas para caminar. Su hijo necesita muletas para apoyarse de manera que no se ponga peso sobre su pierna lastimada. El uso de muletas no es fácil y requiere práctica. Asegúrese de que las muletas de su hijo le queden bien y aprenda algunos consejos de seguridad.

Ajustar las muletas

Solicítele al proveedor de atención médica de su hijo que adapte las muletas para el niño. El ajuste apropiado hace que sea más fácil el uso de las muletas y evita que su hijo se lastime al utilizarlas. Incluso si las muletas le quedan bien:

  • Coloque las tapas de caucho en las almohadillas debajo de los brazos, los mangos y las patas.
  • Ajuste las muletas al largo apropiado. Con las muletas derechas y su hijo de pie, verifique que usted pueda poner 2 dedos entre la axila de su hijo y la parte superior de las muletas. Las almohadillas de las muletas contra la axila pueden provocarle a su hijo una erupción y ejercer presión sobre los nervios y los vasos sanguíneos del brazo. Una presión excesiva puede dañar los nervios y los vasos sanguíneos.
  • Ajuste la altura de los mangos. Deben quedar donde estén las muñecas de su hijo cuando sus brazos estén colgando al lado o por la cadera. Los codos deben estar suavemente flexionados cuando se sujetan los mangos estando de pie.
  • Verifique que los codos de su hijo estén ligeramente flexionados al comenzar a utilizar las muletas y luego extendidos al dar un paso.

Consejos de seguridad

Enséñele a su hijo a:

  • Mantener siempre las muletas cerca, fácilmente a su alcance.
  • Usar zapatos que no se deslicen.
  • Desplazarse lentamente.
  • Tener cuidado con superficies resbalosas. Las hojas, el hielo y la nieve son resbaladizas. Resbalarse no suele ser un problema sobre carreteras o aceras mojadas si las muletas tienen puntas de caucho. Pero las puntas mojadas de las muletas en pisos interiores pueden ser muy resbaladizas.
  • Nunca colgarse sobre las muletas. Esto ejerce presión sobre el nervio del brazo y puede causar daño.
  • Llevar consigo un morral con cosas que necesite. De esta manera, las cosas son de fácil acceso y no estorban.

Las medidas que los padres pueden tomar:

  • Guardar las cosas en su casa que podrían hacer tropezar a su hijo. Esto incluye cables eléctricos, juguetes, alfombras y ropa en el suelo.
  • Hablar en la escuela para que le den a su hijo tiempo extra para desplazarse entre las clases y para evitar aglomeraciones en los pasillos. Averigüe si su hijo puede pedir permiso para usar los elevadores y evitar las escaleras.
  • Revisar las patas de las muletas en busca de huella. Verifique que no sean resbaladizas.
  • Revisar los tornillos de las muletas con frecuencia. Estos se aflojan fácilmente.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor de atención médica si su hijo no parece estar seguro con las muletas incluso después de practicar con usted. El proveedor de atención puede remitirlo a un fisioterapeuta que le pueda enseñar cómo usarlas.

Si su hijo se queja de hormigueo, entumecimiento o pérdida de la sensibilidad en el brazo o la mano, llame al proveedor de atención.

Referencias

Edelstein JE. Canes, crutches, and walkers. In: Hsu JD, Michael JW, Fisk JR eds.AAOS Atlas of Orthoses and Assistive Devices.

Actualizado 11/26/2014

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados