Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/patientinstructions/000680.htm

Tratamiento poshospitalario después de una lesión del ligamento cruzado posterior (LCP)

Un ligamento es una banda de tejido que conecta a un hueso con otro. El ligamento cruzado posterior (LCP) se encuentra dentro de la articulación de la rodilla y conecta los huesos de la parte superior e inferior de la pierna.

Una lesión del LCP ocurre cuando el ligamento se estira o se rompe. Una ruptura parcial del LCP sucede cuando sólo se rompe una parte del ligamento. Una ruptura completa del LCP ocurre cuando el ligamento completo se rompe en dos pedazos.

Más respecto a su lesión

El LCP es uno de varios ligamentos que ayudan a mantener estable la rodilla. Este ligamento ayuda a mantener los huesos de las piernas en su lugar y permite que la rodilla se mueva hacia adelante y hacia atrás. Es el ligamento más fuerte en la rodilla. Las rupturas en el LCP a menudo ocurren como consecuencia de una lesión grave de rodilla.

Lesionarse el LCP requiere mucha fuerza. Puede ocurrir si usted:
  • Se golpea muy fuertemente en la parte frontal de la rodilla, como sucede al golpearse la rodilla contra el panel frontal durante un accidente automovilístico.
  • Cae con fuerza sobre una rodilla doblada.
  • Flexiona la rodilla demasiado hacia atrás (hiperflexión).
  • Aterriza mal después de saltar.
Las lesiones del LCP ocurren comúnmente con otros daños de la rodilla, que incluyen las lesiones a los nervios y los vasos sanguíneos. Los esquiadores y las personas que juegan fútbol americano, baloncesto o balompié son más propensas a sufrir este tipo de lesión.

Qué se debe esperar

Con una lesión del LCP, usted puede tener:
  • Hinchazón de la rodilla que comienza inmediatamente después de la lesión.
  • Rigidez de la rodilla debido a la hinchazón.
  • Dificultad para caminar.
Usted también puede notar que la rodilla se siente inestable o que parece "ceder" cuando la mueve. A veces, usted puede tener una lesión del LCP con sólo dolor leve, pero con el tiempo, el dolor empeora.

Después de examinar la rodilla, el médico puede mandarlo a que le hagan una resonancia magnética, un dispositivo con el que se pueden tomar imágenes de los tejidos dentro de la rodilla. Las imágenes mostrarán si estos tejidos se han estirado o roto. También le pueden tomar una radiografía para ver si hay cualquier daño a los huesos de la rodilla.

Si tiene una lesión del LCP, es posible que necesite:
  • Muletas para caminar hasta que mejoren la inflamación y el dolor.
  • Un dispositivo ortopédico para apoyar y estabilizar la rodilla.
  • Fisioterapia para ayudar a mejorar el movimiento de la articulación y la fuerza de la pierna.
  • Cirugía para reconstruir el LCP y posiblemente otros tejidos en la rodilla.
Si tiene una lesión grave, como una dislocación de rodilla, necesitará una cirugía de rodilla para reparar la articulación. Para lesiones más leves, es posible que no necesite cirugía. Algunas personas pueden vivir y desempeñarse normalmente con un LCP roto. Sin embargo, si usted es más joven, el hecho de tener una ruptura del LCP puede llevar a que presente síntomas de artritis con la edad. Hable con el médico sobre el mejor tratamiento para usted.

Cuidados personales en el hogar

Siga el método R.I.C.E (acrónimo en inglés de Rest [Descanso], Ice [Hielo],Compression, [Compresión] y Elevation [Elevación]) para ayudar a reducir el dolor y la inflamación: 

  • Descanse la pierna: evite poner peso sobre ella. 
  • Aplique hielo sobre la rodilla por 20 minutos a la vez 3 o 4 veces al día. 
  • Comprima el área envolviéndola con un vendaje elástico o una envoltura de compresión. 
  • Eleve su pierna levantándola por encima del nivel del corazón.  

Usted puede utilizar el ibuprofeno (Advil, Motrin) o naproxeno (Aleve, Naprosyn) para reducir el dolor y la hinchazón. El paracetamol (Tylenol) ayuda con el dolor, pero no con la hinchazón. Usted puede comprar estos medicamentos para el dolor en la tienda.

  • Hable con el médico antes de usar estos medicamentos si tiene cardiopatía, presión arterial alta, enfermedad renal o ha tenido úlceras gástricas o sangrado interno en el pasado.
  • NO tome más de la cantidad recomendada en el envase o por el médico.

Actividad

Si le practican una cirugía para repararle su LCP:
  • Necesitará fisioterapia para recuperar el pleno uso de su rodilla.
  • La recuperación puede tardar al menos 6 meses.
Si no le practican una cirugía para repararle su LCP:
  • Necesitará trabajar de la mano con un fisioterapeuta para disminuir la hinchazón y el dolor y recuperar la suficiente fuerza en la pierna para reanudar la actividad.
  • A usted probablemente le pondrán un dispositivo ortopédico y puede tener restricción de movimiento.
  • La recuperación puede tardar unos meses.

Cuándo llamar al médico

Llame al médico si:
  • Presenta un aumento de la hinchazón o el dolor.
  • Los cuidados personales no parecen ayudar.
  • Pierde sensibilidad en su pie.
  • Su pie y la pierna se sienten fríos o cambian de color.
Si le practican una cirugía, llame al médico si presenta:
  • Fiebre mayor a 100° F (37.7° C).
  • Cualquier flujo desde el sitio de la inyección o la incisión.
  • Sangrado que no se detiene.

Referencias

Curtis C, Bienkowski P, Micheli LJ. Posterior cruciate ligament sprain. In: Frontera WR, Silver JK, Rizzo TD Jr, eds.Essentials of Physical Medicine and Rehabilitation.

Honkamp NJ, Ranawat AS, Harner CD. Knee. In: DeLee JC, Drez D Jr, Miller MD, eds.DeLee &Drez's Orthopaedic Sports Medicine.

Miller RH III, Azar F. Knee injuries. In: Canale ST, Beaty JH, eds.Campbell's Operative Orthopaedics.

Actualizado 5/15/2013

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados