Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/007504.htm

Dolor abdominal en niños menores de 12 años

Casi todos los niños tienen dolor abdominal en un momento u otro. El dolor abdominal es el dolor en la zona del estómago o vientre. Puede darse en cualquier parte entre el pecho y la ingle.

La mayoría de las veces, no es causado por un problema médico grave. Pero, algunas veces, el dolor abdominal puede ser una señal de algo grave. Aprenda cuándo debe buscar atención médica inmediatamente para su hijo con dolor abdominal.

Consideraciones

Cuando el niño se queje de dolor abdominal, trate de que su hijo se lo describa. Aquí están diferentes tipos de dolor:

  • Hay dolor generalizado o dolor en más de la mitad del abdomen. El niño puede presentar este tipo de dolor cuando tiene un virus estomacal, indigestión, gases o cuando está estreñido. 
  • El dolor similar a un calambre probablemente se debe a gases y distensión. Con frecuencia, va seguido de diarrea. Normalmente no es grave.
  • El cólico es un dolor que viene en oleadas, por lo general comienza y termina repentinamente, y a menudo es intenso.
  • El dolor localizado es el que se encuentra sólo en una zona del abdomen. El niño puede estar teniendo problemas con el apéndice, la vesícula biliar, una hernia (intestino retorcido), ovarios, testículos o el estómago (úlceras).

Si usted tiene un bebé o un niño pequeño, depende de usted darse cuenta que tiene dolor. Sospeche un dolor abdominal si su hijo:

  • Está más irritable de lo habitual
  • Sube las piernas hacia el vientre
  • Está comiendo poco

Causas

Su hijo podría tener dolor abdominal por muchas razones. Puede ser difícil saber qué está pasando cuando su hijo tiene dolor abdominal. La mayoría de las veces, no hay nada realmente malo. Pero, a veces, puede ser una señal de que hay algo serio y su hijo necesita atención médica.

Su hijo probablemente está teniendo dolor abdominal por algo que no es potencialmente mortal. Por ejemplo, su hijo puede tener:

  • Estreñimiento
  • Gases
  • Intolerancia o alergia alimentaria
  • Acidez gástrica o reflujo de ácido
  • Gastroenteritis viral o intoxicación alimentaria
  • Amigdalitis estreptocócica o mononucleosis
  • Cólico
  • Deglución de aire
  • Migraña abdominal
  • Dolor causado por ansiedad o depresión

Su hijo puede tener algo más grave si el dolor no mejora en 24 horas, empeora o se vuelve más frecuente. El dolor abdominal puede ser un signo de:

  • Apendicitis
  • Cálculos biliares
  • Úlceras gástricas
  • Hernia u otra torsión, obstrucción o bloqueo intestinal
  • Enfermedad intestinal inflamatoria (enfermedad de Crohn o colitis ulcerativa)
  • Invaginación intestinal causada cuando parte del intestino se mete dentro de sí mismo
  • Crisis por enfermedad drepanocítica
  • Úlcera estomacal
  • Torsión testicular
  • Torsión de un ovario
  • Tumores o cánceres
  • Infecciones de las vías urinarias

Cuidados en el hogar

La mayoría de las veces, usted puede esperar a que su hijo mejore y use remedios caseros. Si usted está preocupado o el dolor de su hijo está empeorando o dura más de 24 horas, llame a su proveedor de atención médica.

Procure que su hijo se acueste en silencio para ver si desaparece el dolor abdominal.

Ofrézcale sorbos de agua u otros líquidos claros.

Sugiera que su hijo trate de defecar.

Evite los alimentos sólidos durante unas horas. A continuación, pruebe con cantidades pequeñas de alimentos suaves, como arroz, compota de manzana o galletas.

No le dé a su hijo alimentos o bebidas que sean irritantes para el estómago. Evite:

  • La cafeína
  • Las bebidas carbonatadas
  • Los cítricos
  • Los productos lácteos 
  • Los alimentos fritos o grasosos
  • Los alimentos ricos en grasa
  • Los productos del tomate

No le dé ácido acetilsalicílico (aspirin), ibuprofeno, paracetamol (Tylenol) ni medicinas similares sin antes consultarlo con el proveedor de su hijo.

Para prevenir muchos tipos de dolor abdominal:

  • Evite los alimentos grasos o grasosos. 
  • Beba bastante agua todos los días. 
  • Consuma comidas pequeñas con más frecuencia. 
  • Haga ejercicio con regularidad. 
  • Reduzca los alimentos que producen gases.
  • Asegúrese de que las comidas sean bien equilibradas y ricas en fibra. Coma muchas frutas y verduras.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor de atención médica si el dolor abdominal no desaparece en 24 horas.

Busque ayuda médica de inmediato o llame al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos) si su hijo:

  • Es un bebé menor de 3 meses y tiene diarrea o vómitos
  • Está recibiendo actualmente tratamiento para el cáncer
  • No puede defecar, especialmente si el niño también está vomitando
  • Está vomitando sangre o tiene sangre en las heces (especialmente si la sangre es de color marrón o negro oscuro alquitranado)
  • Presenta un dolor abdominal agudo y repentino
  • Presenta un vientre rígido y duro
  • Ha tenido una lesión reciente en el abdomen
  • Tiene dificultad para respirar

Llame a su proveedor si su hijo tiene:

  • Dolor abdominal que dura 1 semana o más, incluso si es intermitente
  • Dolor abdominal que no mejora en 24 horas. Llame si se está volviendo cada vez más intenso y frecuente o si su hijo presenta náuseas o vómitos
  • Una sensación de ardor al orinar
  • Diarrea por más de 2 días
  • Vómitos por más de 12 horas
  • Fiebre de más de 100.4°F (38ºC)
  • Inapetencia por más de 2 días
  • Pérdida de peso inexplicable

Lo que se puede esperar en el consultorio médico

Hable con el proveedor acerca de la localización del dolor y su patrón de tiempo. Coméntele al proveedor si hay otros síntomas, como fiebre, fatiga, sensación de malestar general, cambio en el comportamiento, náuseas, vómitos o cambios en las heces.

Su proveedor puede hacer las siguientes preguntas sobre el dolor abdominal:

  • ¿Qué parte del estómago está afectada? ¿Todo? ¿La parte inferior o superior? ¿A la derecha, a la izquierda o en la mitad? ¿Alrededor del ombligo?
  • ¿Es el dolor intenso, agudo o cólico, constante, intermitente o cambiante en intensidad con los minutos?
  • ¿El dolor despierta a su hijo por la noche?
  • ¿Ha tenido su hijo un dolor similar en el pasado? ¿Cuánto tiempo ha durado cada episodio? ¿Con qué frecuencia ha ocurrido?
  • ¿El dolor se está volviendo más intenso?
  • ¿El dolor empeora después de comer o beber? ¿Después de comer alimentos grasos, productos lácteos o bebidas carbonatadas? ¿El niño ha empezado a comer algo nuevo?
  • ¿El dolor mejora después de comer o defecar?
  • ¿El dolor empeora después de estrés?
  • ¿Ha habido alguna lesión reciente? 
  • ¿Qué otros síntomas se están presentando al mismo tiempo?

Durante el examen físico, el médico hará una evaluación para ver si el dolor está en una sola zona (punto de sensibilidad) o si está diseminado.

Se pueden hacer algunos exámenes para evaluar el dolor, los cuales podrían ser:

  • Exámenes de sangre, orina y materia fecal
  • Tomografía computarizada
  • Ecografía del abdomen
  • Radiografía del abdomen

Nombres alternativos

Dolor de estómago en los niños; Dolor - abdomen - niños; Cólicos abdominales en los niños; Dolor de barriga en los niños 

Referencias

Budhram GR, Bengiamin RN. Abdominal pain. In: Marx JA, ed. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 27.

Bundy DG, Byerley JS, Liles EA, Perrin EM, Katznelson J, Rice HE. Does this child have appendicitis? JAMA. 2007;25:438-451. PMID: 17652298 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17652298.

Ebell MH. Diagnosis of appendicitis: part 1. History and physical examination. Am Fam Physician. 2008;77:828-830. PMID: 18386599 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18386599.

Gala PK, Posner JC. Abdominal pain. In: Selbst SM, ed. Pediatric Emergency Medicine Secrets. 3rd ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 5.

Sreedharan R, Liacouras CA. Major symptoms and signs of digestive tract disorders. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 19th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2011:chap 298.

Weydert JA. Recurring abdominal pain in pediatrics. In Rakel D, ed. Integrative Medicine. 3rd ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2012:chap 44.

Actualizado 7/17/2015

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.