Omita y vaya al Contenido

Congelación

Es el daño a la piel y tejidos subyacentes causado por el frío extremo. Es la lesión más común por congelación.

Causas

La congelación ocurre cuando la piel y los tejidos corporales se exponen a una temperatura fría durante un período prolongado.

Uno es más propenso a presentar congelación si:

Síntomas

Los síntomas de congelación abarcan:

  • Sensación de hormigueo seguida de entumecimiento.
  • Piel fría, pálida y dura que ha estado expuesta al frío durante demasiado tiempo.
  • Dolor, palpitación o falta de sensibilidad en el área afectada.
  • Piel roja y muy dolorosa a medida que el área se descongela.

La congelación muy intensa puede causar:

  • Ampollas
  • Gangrena (tejido ennegrecido y muerto)
  • Daño a tendones, músculos, nervios y hueso

La congelación puede afectar cualquier parte del cuerpo; las manos, los pies, la nariz y las orejas son los lugares más propensos a este problema.

  • Si la congelación no afectó los vasos sanguíneos, es posible una recuperación completa.
  • Si la congelación afectó los vasos sanguíneos, el daño es permanente y se puede producir gangrena, lo cual puede requerir la extirpación de la parte afectada (amputación).

Primeros auxilios

Una persona con quemaduras por congelación en los brazos o las piernas también puede tener hipotermia (temperatura corporal baja). Revise si hay hipotermia y trate esos síntomas primero.

Tome las siguientes medidas si cree que alguien podría tener una quemadura por congelación:

  1. Proteja a la persona del frío y trasládela a un lugar más cálido. Quítele cualquier joya que apriete y la ropa húmeda. Busque signos de hipotermia (temperatura corporal baja) y trate eso primero.
  2. Si puede conseguir ayuda médica inmediata, es mejor envolver las áreas afectadas en compresas estériles. No olvide separar los dedos de las manos y de los pies afectados. Lleve a la persona hasta una sala de urgencias para que reciba mayores cuidados.
  3. Si no hay ayuda médica cerca, pueden aplicar los primeros auxilios para calentar a la persona. Sumerja las áreas afectadas en agua tibia (nunca caliente) durante 20 a 30 minutos. Para las orejas, la nariz o las mejillas, aplique paños calientes en forma repetitiva. La temperatura recomendada para el agua es de 104º a 108º F (40 a 42º C). Mantenga el agua circulando para ayudar al proceso de calentamiento. Durante el calentamiento, puede presentarse dolor urente intenso, hinchazón y cambios de color. El calentamiento se completa cuando la piel está suave y retorna la sensibilidad.
  4. Aplique compresas secas y estériles en las áreas congeladas. Ponga compresas entre los dedos congelados para mantenerlos separados.
  5. Mueva las áreas descongeladas lo menos posible.
  6. La congelación nuevamente de las extremidades descongeladas puede causar daño más grave. Evite que se presente una nueva congelación envolviendo las áreas descongeladas y manteniendo a la persona caliente. Si no se puede garantizar que no se produzca una nueva congelación, puede ser mejor demorar el proceso inicial de recalentamiento hasta que se logre ubicar un lugar caliente y seguro.
  7. Si la congelación es extensa, bríndele a la persona bebidas calientes con el fin de reponer los líquidos perdidos.

No se debe

  • NO descongele un área si no se puede mantener descongelada. La congelación nuevamente puede provocar daños a los tejidos aún peores.
  • NO use calor seco y directo (como un calentador, fogatas, una almohadilla térmica o secadores de pelo) para descongelar las áreas congeladas. El calor directo puede quemar los tejidos que ya están dañados.
  • NO frote ni masajee el área afectada.
  • NO moleste las ampollas sobre la piel congelada.
  • NO fume ni tome bebidas alcohólicas durante la recuperación ya que ambas cosas pueden interferir con la circulación sanguínea.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame al médico o al personal de enfermería si: 

  • Presentó una congelación intensa.
  • Su sensibilidad y el color normales no retornan rápidamente después del tratamiento casero para la congelación leve.
  • La congelación ha ocurrido recientemente y se presentan nuevos síntomas tales como fiebre, malestar general, cambio de color en la piel o secreción de la parte del cuerpo afectada.

Prevención

Tenga presente los factores que pueden contribuir a la congelación, como:

  • Ropas demasiado húmedas.
  • Vientos extremadamente fuertes.
  • Mala circulación de la sangre. Esta última puede ser causada por ropa o botas apretadas, posiciones que producen calambres, fatiga, ciertos medicamentos, consumo de alcohol y tabaco o enfermedades que afecten los vasos sanguíneos, como la diabetes.

Use ropa que lo proteja bien del frío. Proteja las áreas expuestas. En clima frío, use mitones (no guantes), capas de ropa impermeable y rompevientos, dos pares de medias, al igual que una bufanda o un sombrero que cubra las orejas (para evitar la pérdida de calor a través del cuero cabelludo).

Si espera estar expuesto al frío por un período de tiempo prolongado, no tome alcohol ni fume. Asegúrese de comer y descansar lo necesario.

En caso de quedar atrapado en una tormenta de nieve muy fuerte, encuentre pronto un refugio o incremente la actividad física para mantener el calor corporal.

Nombres alternativos

Exposición de brazos o piernas al frío

Referencias

Winkenwerder W, Sawka MN. Disorders due to heat and cold. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 109.

Zafren K, Danzl DF. Hypothermia and frostbite. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2013:chap 139.

Actualizado: 1/13/2014

Versión en inglés revisada por: Jacob L. Heller, MD, MHA, Emergency Medicine, Virginia Mason Medical Center, Seattle, Washington. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Bethanne Black, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

A.D.A.M Quality Logo

A.D.A.M., Inc. está acreditada por la URAC, también conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditación de la URAC es un comité auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estándares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distinción en servicios de salud en la red. Conozca más sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es también uno de los miembros fundadores de la Junta Ética de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundación de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch).

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2014 A.D.A.M., Inc. La duplicación para uso comercial debe ser autorizada por escrito por ADAM Health Solutions.

A.D.A.M Logo