Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001353.htm

Absceso

Es una acumulación de pus en cualquier parte del cuerpo que, en la mayoría de los casos, causa hinchazón e inflamación a su alrededor.

Causas

Los abscesos ocurren cuando se infecta un área de tejido y el sistema inmunitario del cuerpo trata de combatirlo. Los glóbulos blancos se mueven a través de las paredes de los vasos sanguíneos hasta el área de la infección y se acumulan dentro del tejido dañado. Durante este proceso, se forma el pus, que es una acumulación de líquidos, glóbulos blancos vivos y muertos, tejido muerto, al igual que bacterias u otras sustancias extrañas.

Los abscesos pueden formarse en casi cualquier parte del organismo. La piel, el área subcutánea y los dientes son los sitios más comunes. Los abscesos pueden ser causados por bacterias, parásitos y sustancias extrañas.

Los abscesos en la piel son fáciles de ver. Son de color rojo, elevados y dolorosos. Los abscesos que se forman en otras áreas del cuerpo puede que no se vean, pero pueden causar daño a órganos.

Algunos tipos específicos de abscesos son:

Pruebas y exámenes

Con frecuencia, se toma una muestra de líquido del absceso y se examina para ver qué tipo de microorganismo está causando el problema.

Tratamiento

El tratamiento varía, pero a menudo se requiere cirugía para drenar el absceso, antibióticos o ambos.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si cree que tiene algún tipo de absceso.

Prevención

La prevención de los abscesos depende del sitio donde aparecen. Por ejemplo, una buena higiene puede ayudar a prevenir abscesos cutáneos. Con la higiene dental y los cuidados de rutina se previenen los abscesos dentales.

Referencias

Holtzman LC, Hitti E, Harrow J. Incision and drainage. In: Roberts JR, Hedges JR, eds.Clinical Procedures in Emergency Medicine

Actualizado 8/31/2014

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados