Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/007165.htm

Ejercicio e inmunidad

¿Está combatiendo otra tos o resfriado? ¿Se siente fatigado todo el tiempo? Realizar una caminata diaria o seguir una rutina simple de ejercicios unas cuantas veces a la semana puede ayudarlo a sentirse mejor.

El ejercicio ayuda a disminuir las probabilidades de sufrir cardiopatía y a mantener sus huesos sanos y fuertes.

No sabemos exactamente si el ejercicio incrementa la inmunidad contra ciertas enfermedades y cómo lo hace, pero hay varias teorías (ninguna de éstas ha sido comprobada). Algunas de ellas son:

  • La actividad física puede ayudar a eliminar bacterias de los pulmones y las vías respiratorias. Esto puede reducir las probabilidades de contraer un resfriado, gripe u otra enfermedad de transmisión aérea.
  • El ejercicio provoca cambios en anticuerpos y glóbulos blancos (las células del sistema inmunitario que combaten las enfermedades). Estos anticuerpos y glóbulos blancos circulan más rápidamente, así que pueden detectar enfermedades con más rapidez de lo que podrían haberlo hecho antes. Sin embargo, nadie sabe si estos cambios ayudan a prevenir infecciones.
  • La elevación breve de la temperatura corporal durante e inmediatamente después del ejercicio puede impedir el crecimiento bacteriano. Esta elevación en la temperatura puede ayudarle al cuerpo a combatir una infección de una manera más efectiva (esto es similar a lo que sucede cuando usted tiene fiebre).
  • El ejercicio disminuye la secreción de hormonas relacionadas con el estrés. Algo de estrés incrementa las probabilidades de que se presente una enfermedad. Disminuir las hormonas del estrés puede proteger contra enfermedades.

Aunque el ejercicio es bueno para usted, tenga cuidado de no excederse. Las personas que ya realizan ejercicio de manera regular no deben hacerlo con mayor intensidad simplemente para incrementar su inmunidad. Los ejercicios pesados y prolongados (como correr una maratón y el entrenamiento intenso en el gimnasio) podrían realmente disminuir la cantidad de glóbulos blancos que circulan a través del cuerpo y aumentar la presencia de hormonas relacionadas con el estrés.

Existen estudios que han demostrado que las personas que pasan de un estilo de vida sedentario ("haragán") a un estilo de vida moderadamente activo se benefician más al iniciar y cumplir con un programa de ejercicios. Un programa moderado puede consistir en:

  • Montar en bicicleta con los niños algunas veces a la semana.
  • Hacer caminatas diarias de entre 20 y 30 minutos.
  • Ir al gimnasio día de por medio.
  • Jugar golf de manera regular.

El ejercicio puede ayudarle a sentirse mejor acerca de sí mismo, simplemente por el hecho de hacerlo sentir con más energía y más saludable. Entonces adelante, tome esa clase de aeróbicos o salga a caminar. Se sentirá mejor y más saludable.

No existe evidencia contundente que demuestre que tomar suplementos inmunitarios junto con el ejercicio baje la probabilidad de enfermarse o contraer infecciones.

Referencias

Barrett B. Viral upper respiratory infection. In: Rakel DP, ed.Integrative Medicine

Hewitt MJ. Writing an exercise prescription. In: Rakel DP, ed.Integrative Medicine

Ivker RS. Chronic sinusitis. In: Rakel DP, ed.Integrative Medicine

Johnson R, Knopp W. Nonorthopaedic conditions. In: DeLee JC, Drez D Jr, Miller MD, eds.DeLee and Drez's Orthopaedic Sports Medicine.

Walsh NP, Gleeson M, Shephard RJ, et al. Position statement. Part one: Immune function and exercise.Exerc Immunol Rev

Actualizado 5/11/2014

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.