Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000420.htm

Espondilitis anquilosante

La espondilitis anquilosante (AS, por sus siglas en inglés) es un tipo de artritis crónica que afecta comúnmente los huesos y las articulaciones en la base de la columna, donde esta se conecta con la pelvis.

Estas articulaciones resultan inflamadas e hinchadas. Con el tiempo, las vértebras afectadas se fusionan. 

Causas

Se desconoce la causa de la espondilitis anquilosante, pero los genes parecen estar relacionados.

La enfermedad comienza con mayor frecuencia entre los 20 y los 40 años de edad, pero se puede iniciar antes de los 10 años. Afecta más a los hombres que a las mujeres.

Síntomas

La enfermedad comienza con una lumbalgia que aparece y desaparece. Dicha lumbalgia está presente la mayor parte del tiempo a medida que la enfermedad progresa.

  • El dolor y la rigidez son peores en la noche, en la mañana o cuando no se está activo. La molestia lo puede despertar.
  • El dolor a menudo mejora con ejercicio o actividad.
  • El dolor de espalda puede comenzar en las articulaciones sacroilíacas (entre la pelvis y la columna). Con el tiempo, puede comprometer toda o parte de la columna.
  • La parte inferior de la columna vertebral se vuelve menos flexible. Con el tiempo, usted puede pararse en una posición jorobada hacia adelante. 

Otras partes del cuerpo que pueden presentar rigidez y dolor incluyen:

  • Las articulaciones intercostales y el esternón, de manera que usted no puede expandir completamente el tórax.
  • Hinchazón y dolor en las articulaciones de los hombros, las rodillas y los tobillos.
  • Hinchazón y enrojecimiento del ojo.
Skeletal spine

La fatiga también es un síntoma común.

Los síntomas menos comunes incluyen: 

  • Inapetencia
  • Fiebre leve
  • Pérdida de peso

La espondilitis anquilosante puede suceder junto con otras afecciones, como:

  • Psoriasis
  • Colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn
  • Inflamación ocular crónica (iritis)

Pruebas y exámenes

Los exámenes pueden incluir: 

Tratamiento

Su proveedor de atención médica puede prescribir medicamentos (AINE) para reducir la inflamación y el dolor.

  • Algunos AINE se pueden comprar sin necesidad de receta como ácido acetilsalicílico (aspirin), ibuprofeno (Advil, Motrin) y naproxeno (Aleve, Naprosyn).
  • Otros AINE son recetados por el proveedor de atención médica.
  • Hable con su proveedor de atención médica o el farmacéutico antes de usar cualquier AINE de venta libre.

Usted también puede necesitar medicamentos más fuertes para controlar el dolor y la hinchazón, como:

  • Terapia con corticosteroides (como prednisona) usados por poco tiempo
  • Sulfasalazina
  • Inhibidores del FNT (como etanercept, adalimumab, infliximab, certolizumab o golimumab)

Se puede practicar una cirugía si el dolor o daño en las articulaciones es grave.

Los ejercicios pueden ayudar a mejorar la postura y la respiración. Asimismo, acostarse boca arriba en la noche puede ayudar a mantener la postura normal.

Expectativas (pronóstico)

El curso de la enfermedad es difícil de predecir. La mayoría de las personas pueden mantenerse activas a menos que sufran mucho daño en la cadera. El tratamiento con AINE a menudo reduce el dolor y la inflamación. El tratamiento con inhibidores FNT parece disminuir el avance de la artritis de la columna.

En raras ocasiones, las personas pueden tener problemas con: 

  • Ritmo cardíaco anormal
  • Cicatrización o engrosamiento del tejido pulmonar
  • La válvula aórtica del corazón
  • Inflamación del intestino grueso (colitis)
  • Inflamación ocular (iritis)
  • Psoriasis, trastorno crónico de la piel

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor de atención médica si: 

  • Tiene síntomas de espondilitis anquilosante
  • Tiene espondilitis anquilosante y presenta nuevos síntomas durante el tratamiento

Nombres alternativos

Espondilitis; Espondiloartropatía

Referencias

Callhoff J, Sieper J, Weiß A, et al. Efficacy of TNFa blockers in patients with ankylosing spondylitis and non-radiographic axial spondyloarthritis: a meta-analysis. Ann Rheum Dis. 2014. PMID: 24718959 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24718959.

Inman RD. The spondyloarthropathies In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 265.

Sieper J, van der Heijde D, Landewé R, et al. New criteria for inflammatory back pain in patients with chronic back pain: a real patient exercise by experts from the Assessment of SpondyloArthritis international Society (ASAS). Ann Rheum Dis. 2009; 68:784. PMID: 19147614 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19147614.

Yu D, Lories R, Inman RD. Pathogenesis of ankylosing spondylitis and reactive arthritis. In: Firestein GS, Budd RC, Gabriel SE, et al, eds. Kelley's Textbook of Rheumatology. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2012:chap 74.

Actualizado 1/20/2015

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados