Omita y vaya al Contenido

Shock séptico

Es una afección grave que ocurre cuando una infección devastadora lleva a que se presente hipotensión arterial potencialmente mortal.

Causas

El shock séptico ocurre con más frecuencia en las personas de edad muy avanzada y en las muy jóvenes. También puede ocurrir en personas que tienen otras enfermedades, especialmente si tienen un sistema inmunitario debilitado.

Este tipo de shock puede ser causado por cualquier tipo de bacteria, al igual que por hongos y, en raras ocasiones, por virus. Las toxinas liberadas por bacterias u hongos pueden causar daño tisular y llevar a que se presente hipotensión arterial y funcionamiento deficiente de órganos. Algunos investigadores creen que los coágulos sanguíneos anormales en pequeñas arterias ocasionan la falta de flujo de sangre y el funcionamiento deficiente de órganos.

El cuerpo igualmente produce una respuesta inflamatoria fuerte a las toxinas. Esta inflamación puede contribuir a que se presente daño a órganos.

Los factores de riesgo para el shock séptico son, entre otros:

  • Diabetes
  • Enfermedades del aparato genitourinario, el aparato biliar o el aparato digestivo
  • Enfermedades que debilitan el sistema inmunitario, como el SIDA
  • Sondas permanentes: las que se mantienen en su lugar por períodos extensos, especialmente vías intravenosas y sondas vesicales, al igual que endoprótesis vasculares (stents) de metal o plástico usadas para el drenaje
  • Leucemia
  • Uso prolongado de antibióticos
  • Linfoma
  • Infección reciente
  • Cirugía o procedimiento médico reciente
  • Uso reciente de esteroides

Síntomas

El shock séptico puede afectar a cualquier parte del cuerpo, como el corazón, el cerebro, los riñones, el hígado y los intestinos. Los síntomas pueden abarcar:

  • Extremidades frías y pálidas
  • Temperatura alta o muy baja, escalofríos
  • Sensación de mareo
  • Disminución o ausencia del gasto urinario
  • Presión arterial baja, en especial al estar parado 
  • Palpitaciones
  • Frecuencia cardíaca rápida
  • Inquietud, agitación, letargo o confusión
  • Dificultad para respirar
  • Salpullido o cambio de color de la piel

Pruebas y exámenes

Se pueden hacer exámenes de sangre para verificar la presencia de infección, nivel bajo de oxígeno en la sangre, alteraciones en el equilibrio ácido-básico o también disfunción orgánica o insuficiencia de un órgano.

Una radiografía del tórax puede revelar neumonía o líquido en los pulmones (edema pulmonar).

Una muestra de orina puede revelar infección.

Los estudios adicionales, como hemocultivos, pueden no resultar positivos durante varios días después de haberse sacado la sangre o durante algunos días después de haberse presentado el shock.

Tratamiento

El shock séptico es una emergencia médica y los pacientes generalmente ingresan a la unidad de cuidados intensivos del hospital.

El tratamiento puede abarcar:

  • Respirador (ventilación mecánica)
  • Diálisis
  • Medicamentos para tratar la presión arterial baja, la infección o la coagulación de la sangre
  • Líquidos administrados directamente en la vena (por vía intravenosa)
  • Oxígeno
  • Sedantes
  • Cirugía

Existen nuevos fármacos que actúan en contra de la respuesta hiperinflamatoria que se observa en el shock séptico, los cuales pueden ayudar a reducir el daño a órganos.

Se pueden revisar las presiones en el corazón y los pulmones, lo cual se denomina monitoreo hemodinámico. Esto sólo puede hacerse con equipo especializado y cuidados de enfermería intensivos.

Expectativas (pronóstico)

El shock séptico tiene una alta tasa de mortalidad. Dicha tasa depende de la edad del paciente y su salud general, de la causa de la infección, de la cantidad de órganos que presentan insuficiencia, al igual que de la rapidez y agresividad con que se inicie la terapia médica.

Posibles complicaciones

Se puede presentar insuficiencia respiratoria, insuficiencia cardíaca o cualquier otro tipo de insuficiencia en un órgano. Asimismo, se puede presentar gangrena, lo que posiblemente lleve a la amputación.

Cuándo contactar a un profesional médico

Acuda directamente al servicio de urgencias si presenta síntomas de shock séptico.

Prevención

El tratamiento oportuno de las infecciones bacterianas ayuda; sin embargo, muchos casos de shock séptico no pueden prevenirse.

Nombres alternativos

Shock bacteriémico; Shock endotóxico; Shock septicémico; Shock caliente

Referencias

Vincent J, Septic Shock. In: Fink MP, Abraham E, Vincent J, Kochanek PM, eds. Textbook of Critical Care. 5th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2005: chap 147.

Jones AE, Kline JA. Shock. In: Marx, JA, ed. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2009: chap 4.

Munford RS. Severe sepsis and septic shock. In: Fauci AS, Harrison TR, eds. Harrison's Principles of Internal Medicine. 17th ed. New York, NY: McGraw Hill; 2008:chap 265.

Actualizado: 1/8/2012

Versión en inglés revisada por: Denis Hadjiliadis, MD, Assistant Professor of Medicine, Division of Pulmonary, Allergy and Critical Care, University of Pennsylvania, Philadelphia, PA. Also reviewed by A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc., Editorial Team: David Zieve, MD, MHA, David R. Eltz, Stephanie Slon, and Nissi Wang.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

A.D.A.M Quality Logo

A.D.A.M., Inc. está acreditada por la URAC, también conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditación de la URAC es un comité auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estándares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distinción en servicios de salud en la red. Conozca más sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es también uno de los miembros fundadores de la Junta Ética de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundación de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch).

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2014 A.D.A.M., Inc. La duplicación para uso comercial debe ser autorizada por escrito por ADAM Health Solutions.

A.D.A.M Logo