Dirección de esta página: //www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/patientinstructions/000241.htm

Alta tras esofagectomía

El esófago es el conducto que lleva el alimento desde la garganta hasta el estómago. A usted le hicieron una cirugía para extirparle todo o parte del esófago. La parte restante del esófago y el estómago se volvieron a unir.

Si le practicaron una cirugía usando un laparoscopio, le hicieron varios cortes (incisiones) pequeños en la parte superior del abdomen, el pecho o el cuello. Si le practicaron una cirugía abierta, le hicieron cortes más grandes en el abdomen, el pecho o cuello.

Qué esperar en el hogar

Usted puede tener una sonda de alimentación puesta durante entre 1 y 2 meses tras la cirugía. Esto le servirá para obtener calorías suficientes para ayudarle a aumentar de peso. También llevará una dieta especial al llegar de vuelta a casa.

Las heces pueden ser más sueltas y quizá tenga deposiciones con más frecuencia que antes de la cirugía.

Actividad

Pregúntele a su cirujano cuánto peso puede levantar de manera segura. Es posible que se le indique que no levante o cargue nada que pese más de 10 libras (4.5 kg).

Usted puede caminar 2 o 3 veces al día, subir o bajar escaleras o viajar en un automóvil. Asegúrese de descansar después de realizar una actividad. Si le duele cuando hace algo, suspenda esa actividad.

Verifique que su casa sea segura mientras usted se está recuperando. Por ejemplo, retire los tapetes para evitar tropezones y caídas. En el baño, instale barras de seguridad que le ayuden a entrar y salir de la ducha o la tina.

El médico le dará una receta para analgésicos. Procure que se la despachen cuando deje el hospital para ir a casa, de manera que los tenga cuando los necesite. Tome las medicinas cuando empiece a tener el dolor. Esperar demasiado tiempo permitirá que el dolor empeore más de lo que debería.

Otros cuidados personales

Cambie sus apósitos (vendajes) todos los días hasta que el cirujano le diga que ya no es necesario mantener sus incisiones (cortes de la operación) vendadas.

Siga las instrucciones sobre cuándo puede comenzar a bañarse. Su cirujano puede decirle que está bien retirar los apósitos de la herida y tomar una ducha si se utilizaron suturas (puntos de sutura), grapas o goma para cerrar la piel. NO trate de remover con agua las cintas delgadas ni la goma. Se desprenderán por sí solas en aproximadamente una semana.

NO se moje en una bañera, en un jacuzzi (hidromasaje) ni en una piscina hasta que el cirujano le diga que no hay problema.

Si tiene incisiones grandes, es posible que necesite presionarlas con una almohada cuando tosa o estornude. Esto ayuda a aliviar el dolor.

Control

Es posible que esté usando una sonda de alimentación después de irse a casa. Probablemente la usará sólo en la noche. La sonda de alimentación no interferirá con sus actividades diarias normales. Siga las instrucciones del médico sobre la dieta y la alimentación.

Siga las instrucciones para hacer ejercicios de respiración profunda después de que llegue a casa.

Si usted es un fumador y tiene problemas para dejar de fumar, hable con el médico sobre medicamentos que le puedan ayudar a dejar el cigarrillo. Unirse a un programa local para dejar de fumar también le puede servir.

Usted puede experimentar algo de sensibilidad en la piel alrededor de la sonda de alimentación. Siga las instrucciones sobre cómo cuidar de la sonda y de la piel circundante.

Seguir

Después de la cirugía, usted necesitará un control estricto:

  • Usted verá a su cirujano 2 o 3 semanas después de llegar a casa. El cirujano revisará las heridas y observará cómo le está yendo con su dieta.
  • Le realizarán una radiografía para verificar que la nueva conexión entre el esófago y el estómago esté bien.
  • Se reunirá con un nutricionista para revisar sus alimentaciones a través de la sonda y su dieta.
  • Visitará al oncólogo, el médico que le trata el cáncer.

Cuándo llamar al médico

Llame a su cirujano si tiene cualquiera de las siguientes:

  • Fiebre de 101° F (38.3° C) o superior.
  • Las incisiones están sangrando, están rojas o calientes al tacto, o tienen una secreción espesa o lechosa de color amarillo o verde.
  • Los analgésicos no le ayudan a aliviar el dolor.
  • Es difícil respirar.
  • Tiene una tos que no desaparece.
  • No puede beber ni comer.
  • La piel o la esclerótica de los ojos se torna de color amarillo.
  • Las heces son sueltas o está presentando diarrea.
  • Está vomitando después de comer.
  • Experimenta una sensación de ardor en la garganta cuando duerme o está acostado.

Referencias

Maish M. Esophagus. In: Townsend CM, Beauchamp RD, Evers BM, Mattox KL, eds.Sabiston Textbook of Surgery

Tapais LF, Morse CR. Minimally invasive esophagectomy. In: Cameron JL, Cameron AM.Current Surgical Therapy

Actualizado 3/8/2015

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.