Omita y vaya al Contenido

Accidente isquémico transitorio

Es cuando se detiene el flujo de sangre a una parte del cerebro por un breve período de tiempo. Una persona tendrá síntomas similares a un accidente cerebrovascular hasta por 24 horas. En la mayoría de los casos los síntomas duran entre 1 y 2 horas.

Un accidente isquémico transitorio (AIT) se siente como un signo de advertencia de que se puede presentar un accidente cerebrovascular verdadero en el futuro si no se hace algo para prevenirlo.

Causas

Un accidente isquémico transitorio es diferente del accidente cerebrovascular. Después de un AIT, el bloqueo se rompe rápidamente y se disuelve. Un AIT no provoca la muerte del tejido cerebral.

La pérdida del flujo de sangre en un área del cerebro puede ser causada por:

  • Un coágulo de sangre en una arteria del cerebro.
  • Un coágulo de sangre que viaja hacia el cerebro desde otro sitio del cuerpo (por ejemplo, desde el corazón).
  • Una lesión en los vasos sanguíneos.
  • Estrechamiento de un vaso sanguíneo en el cerebro o que lleva al cerebro.

La hipertensión arterial es el principal riesgo para los AIT y los accidentes cerebrovasculares. Los otros factores de riesgo importantes son:

  • Fibrilación auricular.
  • Diabetes.
  • Antecedentes familiares de accidente cerebrovascular.
  • Colesterol alto.
  • Edad mayor, especialmente después de los 55 años.
  • Raza (los afroamericanos son más propensos a morir de un accidente cerebrovascular).
  • Tabaquismo. 

Las personas que tienen cardiopatía o mala circulación en las piernas causadas por arterias estrechas también son más propensas a tener AIT o accidente cerebrovascular.

Síntomas

Los síntomas se inician repentinamente, duran poco tiempo (desde unos pocos minutos hasta 1 a 2 horas) y desaparecen. Estos pueden ocurrir de nuevo posteriormente.

Los síntomas de un accidente isquémico transitorio son iguales a los síntomas de un accidente cerebrovascular y comprenden:

  • Cambios en la lucidez mental (abarcan somnolencia, inconsciencia, coma).
  • Cambios en los sentidos (como en la audición, la visión, el gusto y el tacto).
  • Cambios mentales (como confusión, pérdida de memoria, dificultad para escribir o para leer, dificultad para hablar o para entender a los demás).
  • Problemas musculares (tales como debilidad, dificultad para deglutir, dificultad para caminar).
  • Mareo o pérdida del equilibrio y de la coordinación.
  • Falta de control de esfínteres.
  • Problemas nerviosos (como entumecimiento u hormigueo de un lado del cuerpo).

Pruebas y exámenes

Con frecuencia, los signos y síntomas de un AIT habrán desaparecido por completo al momento de llegar al hospital. El diagnóstico de un AIT puede hacerse sólo sobre la base de la historia clínica.

El médico llevará a cabo un examen físico para verificar si hay problemas cardíacos o vasculares, y si hay problemas con los nervios y los músculos.

 El médico utilizará un estetoscopio para escuchar el corazón y las arterias. Se puede escuchar un ruido anormal llamado soplo al auscultar la arteria carótida en el cuello u otra arteria. Un soplo es causado por un flujo sanguíneo irregular.

Se llevarán a cabo exámenes para descartar un accidente cerebrovascular u otros trastornos que pueden causar los síntomas.

  • Casi siempre le harán una tomografía computarizada de la cabeza o una resonancia magnética del cerebro. Un accidente cerebrovascular mostrará cambios en estos exámenes, pero no los AIT.
  • Le pueden hacer una angiografía, una angiografía por tomografía computarizada o una angiografía por resonancia magnética para ver cuál vaso sanguíneo está bloqueado o sangrando.
  • Le pueden hacer una ecocardiografía si el médico piensa que usted puede tener un coágulo de sangre proveniente del corazón.
  • Un dúplex carotídeo (ecografía) puede mostrar si las arterias carótidas del cuello se han estrechado.
  • Le pueden hacer una ECG y un monitoreo del ritmo cardíaco para verificar si hay latidos cardíacos irregulares.

El médico puede realizar otros exámenes para verificar si hay hipertensión, cardiopatía, diabetes, colesterol alto y otras causas y factores de riesgo para AIT o accidente cerebrovascular.

Tratamiento

Si usted ha tenido un AIT dentro de las últimas 48 horas, probablemente lo hospitalicen para que los médicos puedan buscar la causa y dejarlo en observación.

La hipertensión, la cardiopatía, la diabetes y los trastornos sanguíneos se deben tratar en la medida de lo necesario. A usted se le motivará para que haga cambios en el estilo de vida para reducir el riesgo de otros síntomas. Estos cambios abarcan dejar de fumar, hacer más ejercicio y consumir alimentos más saludables.

Usted puede recibir anticoagulantes, como el ácido acetilsalicílico (aspirin) o Coumadin, para reducir la coagulación sanguínea. Puede ser que algunas personas que presentan obstrucción de las arterias del cuello necesiten cirugía (endarterectomía carotídea). Si tiene latidos cardíacos irregulares (fibrilación auricular), recibirá tratamiento para evitar futuras complicaciones.

Expectativas (pronóstico)

Los AIT no causan daño duradero al cerebro.

Sin embargo, son un signo de advertencia de que usted puede sufrir un accidente cerebrovascular verdadero en los días o meses venideros. Más del 10% de las personas que experimentan un AIT tendrán un accidente cerebrovascular dentro de un período de 3 meses. La mitad de estos accidentes cerebrovasculares suceden durante las 48 horas posteriores a un AIT. El accidente cerebrovascular puede ocurrir ese mismo día o en una fecha posterior. Algunas personas presentan solo un episodio y algunas tienen más.

Las probabilidades de un accidente cerebrovascular futuro se pueden reducir con un control médico para manejar los factores de riesgo.

Cuándo contactar a un profesional médico

Un AIT es una emergencia médica. Llame al 911 (en los Estados Unidos) u otro número local de emergencias inmediatamente. No ignore los síntomas sólo porque estos desaparezcan, pues pueden ser una advertencia de un accidente cerebrovascular futuro.

Prevención

Siga las instrucciones médicas sobre como prevenir los AIT y los accidentes cerebrovasculares. Probablemente le pidan hacer cambios en el estilo de vida y tomar medicamentos para tratar la presión arterial alta o el colesterol alto.

Nombres alternativos

Mini derrame cerebral; Ataque isquémico transitorio (AIT); Accidente cerebrovascular pequeño

Referencias

Furie KL, Kasner SE, Adams RJ, Albers GW, Bush RL, Fagan SC, et al. Guidelines for the prevention of stroke in patients with stroke or transient ischemic attack: a guideline for healthcare professionals from the American Heart Association/American Stroke Association. Stroke. 2011;42:227-276.

Goldstein LB, Bushnell CD, Adams RJ, Appel LJ, Braun LT, Chaturvedi S, et al. Guidelines for the primary prevention of stroke: a guideline for healthcare professionals from the American Heart Association/American Stroke Association. Stroke. 2011;42:517-584.

Easton JD, Saver JL, Albers GW, Alberts MJ, Chaturvedi S, Feldmann E, et al. Definition and evaluation of transient ischemic attack: a scientific statement for healthcare professionals from the American Heart Association/American Stroke Association Stroke Council; Council on Cardiovascular Surgery and Anesthesia; Council on Cardiovascular Radiology and Intervention; Council on Cardiovascular Nursing; and the Interdisciplinary Council on Peripheral Vascular Disease. Stroke. 2009 40:2276-93.

Actualizado: 5/28/2014

Versión en inglés revisada por: Joseph V. Campellone, MD, Division of Neurology, Cooper University Hospital, Camden, NJ. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

A.D.A.M Quality Logo

A.D.A.M., Inc. está acreditada por la URAC, también conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditación de la URAC es un comité auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estándares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distinción en servicios de salud en la red. Conozca más sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es también uno de los miembros fundadores de la Junta Ética de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundación de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch).

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2014 A.D.A.M., Inc. La duplicación para uso comercial debe ser autorizada por escrito por ADAM Health Solutions.

A.D.A.M Logo