Omita y vaya al Contenido

Comunicarse con alguien con afasia

Las personas con afasia tienen problemas con el lenguaje. Pueden tener problemas para decir y/o escribir palabras correctamente. Este tipo de afasia se llama afasia expresiva. Quienes la padecen pueden entender lo que otra persona está diciendo. Si no entienden lo que se dice o si no pueden entender palabras escritas, tienen lo que se denomina afasia receptiva. Algunas personas tienen una combinación de ambos tipos de afasia.

La afasia expresiva puede ser no fluente, en cuyo caso una persona tiene problemas para:

  • Encontrar las palabras correctas.
  • Decir más de una palabra o frase a la vez.
  • Hablar en general.

Otro tipo de afasia expresiva es la afasia fluente. Es posible que las personas que la padecen puedan decir muchas palabras de una vez, pero puede que no se entienda lo que dicen. A menudo no son conscientes del sinsentido de lo que están diciendo.

Las personas que tienen afasia pueden resultar frustradas:

  • Cuando se dan cuenta de que otros no pueden entenderlos.
  • Cuando no pueden entender a los demás.
  • Cuando no pueden encontrar las palabras correctas.

Los logopedas y terapeutas del lenguaje pueden trabajar con las personas que tienen afasia y su familia o cuidadores con el fin de mejorar su capacidad para comunicarse.

La causa más común de afasia es un accidente cerebrovascular. La recuperación puede tardar hasta dos años, aunque no todo mundo se recupera por completo. La afasia también puede deberse a una pérdida del funcionamiento cerebral, como sucede con el mal de Alzheimer. En tales casos, la afasia no mejorará.

Mejorar la comunicación diaria

Hay muchas maneras de ayudar a una persona con afasia.

Limite las distracciones y el ruido:

  • Apague el radio y el televisor.
  • Trasládese a un cuarto más silencioso.

Hable con las personas que tengan afasia en lenguaje de adultos. No las haga sentir como si fueran niños. No finja entenderlos si no comprende.

Si una persona con afasia no puede entenderlo, no grite. Gritar no ayudará, a menos que la persona también tenga un problema de audición. Establezca contacto visual cuando le hable a la persona.

Cuando haga preguntas:

  • Hágalo de forma tal que le puedan contestar con un simple "sí" o "no".
  • Cuando sea posible, dé opciones claras para posibles respuestas, pero no les dé demasiadas opciones.
  • Los recordatorios visuales también sirven cuando pueda darlos.

Cuando dé instrucciones:

  • Desglóselas en pasos pequeños y simples.
  • Dé tiempo para que la persona entienda. Algunas veces esto puede llevar más tiempo de lo esperado.
  • Si la persona resulta frustrada, piense en cambiar a otra actividad.

Usted puede estimular a la persona con afasia a usar otras maneras de comunicación, como:

  • Señalar
  • Gestos con las manos
  • Dibujos

A la persona con afasia y a sus cuidadores puede ayudarles el hecho de hacer un libro con fotografías o palabras sobre temas o personas comunes para que puedan comunicarse mejor.

Trate siempre de mantener a la persona con afasia involucrada en conversaciones. Verifique con ella para constatar que comprenda, pero no la presione demasiado a entender, ya que esto puede causar más frustración.

No intente corregir a la persona con afasia si ella recuerda algo incorrectamente.

Empiece a sacar más a las personas con afasia a medida que vayan ganando más confianza. Esto les permitirá practicar la comunicación y la comprensión en situaciones de la vida real.

Al dejar a alguien con problemas del lenguaje solo, asegúrese de que porte una tarjeta de identificación que:

  • Tenga información sobre cómo contactarse con miembros de la familia o cuidadores.
  • Explique su problema de lenguaje y la mejor manera de comunicarse con él.

Contemple la posibilidad de vincularse a grupos de apoyo para personas con afasia y sus familias.

Referencias

Kirschner HS. Language and speech disorders: aphasia and aphasic syndromes. In: Daroff RB, Fenichel GM, Jankovic J, Mazziotta JC, eds. Bradley's Neurology in Clinical Practice. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2012:chap 12A.

Actualizado: 5/28/2014

Versión en inglés revisada por: Joseph V. Campellone, MD, Division of Neurology, Cooper University Hospital, Camden, NJ. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

A.D.A.M Quality Logo

A.D.A.M., Inc. está acreditada por la URAC, también conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditación de la URAC es un comité auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estándares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distinción en servicios de salud en la red. Conozca más sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es también uno de los miembros fundadores de la Junta Ética de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundación de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch).

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2014 A.D.A.M., Inc. La duplicación para uso comercial debe ser autorizada por escrito por ADAM Health Solutions.

A.D.A.M Logo