Omita y vaya al Contenido

Diabetes tipo 2

La diabetes tipo 2 es una enfermedad que dura toda la vida (crónica) en la cual hay altos niveles de azúcar (glucosa) en la sangre. La diabetes tipo 2 es la forma más común de esta enfermedad.

Causas

La insulina es una hormona producida en el páncreas por células especiales, llamadas células beta. El páncreas está detrás del estómago. La insulina es necesaria para mover el azúcar en la sangre (glucosa) hasta las células. Allí, ésta se almacena y se utiliza posteriormente como fuente de energía.

Cuando usted tiene diabetes tipo 2, la grasa, el hígado y las células musculares no responden de manera correcta a dicha insulina. Esto se denomina resistencia a la insulina. Como resultado de esto, el azúcar de la sangre no entra en las células con el fin de ser almacenado como fuente de energía

Cuando el azúcar no puede entrar en las células, se acumulan niveles anormalmente altos de éste en la sangre, lo cual se denomina hiperglucemia.

Por lo general, la diabetes tipo 2 se desarrolla lentamente con el tiempo. La mayoría de las personas con esta enfermedad tienen sobrepeso en el momento del diagnóstico. El aumento de la grasa le dificulta al cuerpo el uso de la insulina de la manera correcta.

La diabetes tipo 2 puede presentarse también en personas delgadas y es más común en los ancianos.

Los antecedentes familiares y los genes juegan un papel importante en la diabetes tipo 2. Un bajo nivel de actividad, una dieta deficiente y el peso corporal excesivo alrededor de la cintura aumentan el riesgo de que se presente esta enfermedad. 

Síntomas

Las personas con diabetes tipo 2 generalmente no presentan síntoma alguno al principio y es posible que no tengan síntomas durante muchos años.

Los síntomas iniciales de la diabetes pueden abarcar:

  • Infección en la vejiga, el riñón, la piel u otras infecciones que son más frecuentes o sanan lentamente
  • Fatiga
  • Hambre
  • Aumento de la sed
  • Aumento de la micción

El primer síntoma también puede ser:

Pruebas y exámenes

El médico puede sospechar que usted tiene diabetes si su azúcar en la sangre es superior a 200 mg/dL. Para confirmar el diagnóstico, se deben hacer uno o más de los siguientes exámenes:

Exámenes de sangre para la diabetes:

Las pruebas de detección para diabetes se recomiendan para:

  • Niños obesos que tengan otros factores de riesgo de diabetes, a partir de los 10 años y repitiendo cada dos años.
  • Adultos con sobrepeso (IMC superior a 25) que tengan otros factores de riesgo.
  • Adultos de más de 45 años cada tres años.

Si a usted le han diagnosticado diabetes tipo 2, debe trabajar de la mano con su médico. Es probable que deba ver a su médico cada 3 meses. En estas consultas, usted puede esperar que:

  • Le revise la presión arterial.
  • Le revise la piel y los huesos en los pies y las piernas.
  • Revise si sus pies se están entumeciendo.
  • Le examine la parte posterior del ojo con un instrumento especial con luz.

Los siguientes exámenes ayudarán a que usted y su médico vigilen su diabetes y prevengan  problemas:

  • Hacerse revisar la presión arterial al menos cada año (la presión arterial ideal debe ser de 140/80 mm/Hg o más baja).
  • Hacerse revisar la  A1c (hemoglobina A1c) cada 6 meses si la diabetes está bien controlada; de lo contrario, cada 3 meses.
  • Hacerse revisar los niveles de colesterol y triglicéridos anualmente. 
  • Hacerse exámenes anuales para verificar que los riñones estén trabajando bien (microalbuminuria y creatinina en suero).
  • Visitar al oftalmólogo al menos una vez al año o con mayor frecuencia si tiene signos de retinopatía diabética.
  • Visitar al odontólogo cada 6 meses para una limpieza y examen dental completos. Asegúrese de que el odontólogo y el higienista sepan que usted padece diabetes.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento al principio es bajar los altos niveles de azúcar en la sangre. Los objetivos a largo plazo son prevenir problemas relacionados con la diabetes.

La manera más importante de tratar y manejar la diabetes tipo 2 es la actividad y la nutrición.

Aprenda estas habilidades

El hecho de aprender habilidades para el manejo de la diabetes le ayudará a vivir bien con la enfermedad. Estas habilidades ayudan a evitar problemas de salud y la necesidad de atención médica. Estas habilidades abarcan:

  • Cómo evaluar y registrar la glucemia.
  • Qué comer y cuándo.
  • Cómo tomar los medicamentos, si se necesitan.
  • Cómo reconocer y tratar los niveles altos y bajos de glucemia.
  • Cómo manejar los días en que se está enfermo.
  • Dónde comprar los suministros para la diabetes y cómo almacenarlos.

Aprender estas habilidades puede tomar varios meses. Siga aprendiendo sobre la enfermedad, sus complicaciones y cómo controlarla y convivir con ella. Manténgase actualizado sobre las nuevas investigaciones y tratamientos.

Maneje su azúcar en la sangre

Revisar usted mismo sus niveles de glucemia y anotar los resultados le indicará qué tan bien está manejando su diabetes. Hable con su médico y con el diabetólogo a cerca de la frecuencia de estos chequeos.

Para comprobar su nivel de glucemia, se utiliza un dispositivo llamado glucómetro. Generalmente, se punza el dedo con una aguja pequeña llamada lanceta. Esto le proporciona una pequeña gota de sangre. Se coloca la sangre en una tira reactiva y se pone la tira en el medidor. El medidor suministra una lectura que indica el nivel de azúcar en la sangre.

Un médico o un diabetólogo le ayudarán a programar un horario adecuado para hacerse las pruebas. El médico le ayudará a establecer un rango deseado para sus números del azúcar en la sangre. Tenga en cuenta los siguientes factores:

  • La mayoría de las personas con diabetes tipo 2 sólo necesitan revisarse su azúcar en la sangre una o dos veces al día.
  • Si los niveles de azúcar en la sangre están bajo control, posiblemente sólo necesite verificarlos unas cuantas veces por semana.
  • Los exámenes pueden hacerse cuando usted se despierta, antes de las comidas y al acostarse.
  • Se pueden necesitar pruebas más frecuentes cuando usted esté enfermo o bajo estrés.

Mantenga un registro de su azúcar en la sangre para usted mismo y para su médico. Con base en los resultados, es posible que deban hacerse ajustes en las comidas, la actividad física o los medicamentos, con el fin mantener los niveles de azúcar en la sangre en un rango apropiado. 

Control de la dieta y el peso

Trabaje de la mano con el médico, el personal de enfermería y un dietista certificado para saber qué cantidades de grasa, proteína y carbohidratos necesita en su dieta. Los planes de comidas deben adaptarse a sus hábitos y estilo de vida diarios y deben incluir alimentos que le gusten.

Es importante controlar el peso y consumir una dieta bien balanceada. Algunas personas con diabetes tipo 2 pueden dejar de tomar medicamentos después de perder peso. Esto no significa que la diabetes está curada; todavía tienen la enfermedad.

Los pacientes muy obesos cuya diabetes no se esté manejando bien con dieta y con medicamentos pueden contemplar la posibilidad de someterse a una cirugía para bajar de peso (bariátrica).

Actividad física regular

Hacer ejercicio en forma regular es importante para todas las personas e incluso más importante cuando usted tiene diabetes. Razones por las cuales el ejercicio es bueno para su salud:

  • Baja el nivel de azúcar en la sangre sin medicamentos. 
  • Quema el exceso de calorías y grasa, de manera que usted pueda controlar el peso.
  • Mejora la circulación y la presión arterial. 
  • Aumenta el nivel de energía.
  • Mejora la capacidad para manejar el estrés.

Pregúntele al médico antes de iniciar un programa de ejercicios. Es posible que las personas con diabetes tipo 2 deban tomar medidas especiales antes, durante y después de la actividad física o el ejercicio

Medicamentos para tratar la diabetes

Si la dieta y el ejercicio no ayudan a mantener su azúcar en la sangre en niveles normales o casi normales, el médico puede recetarle medicamentos. Dado que estos fármacos ayudan a bajar los niveles de glucemia de diferentes maneras, el médico puede hacerle tomar más de uno.

Algunos de los tipos de medicamentos más comunes se enumeran abajo y se toman por vía oral o inyectados.

  • Inhibidores de la alfa-glucosidasa
  • Biguanidas
  • Inhibidores de la DPP IV
  • Medicamentos inyectables
  • Meglitinidas
  • Sulfonilureas
  • Tiazolidinedionas

Es posible que usted deba tomar insulina si su azúcar en la sangre no puede controlarse con alguno de los medicamentos mencionados. La insulina debe inyectarse debajo de la piel utilizando una jeringa, una pluma de insulina o una bomba. No puede tomarse por vía oral porque el ácido en el estómago la destruye.

Prevenir complicaciones

El médico puede recetar medicamentos u otros tratamientos para reducir las probabilidades de desarrollar algunas de las más comunes complicaciones de la diabetes, las cuales abarcan:

Cuidado de los pies

Las personas diabéticas son más propensas a tener problemas en los pies que aquellas que no tienen diabetes. La diabetes ocasiona daños en los nervios. Esto puede hacer que usted sienta menos la presión en los pies. Usted puede no notar una herida en el pie hasta que aparezca una infección seria.

La diabetes también puede dañar los vasos sanguíneos. Pequeñas llagas o roturas en la piel pueden convertirse en llagas cutáneas más profundas (úlceras). Es posible que la extremidad afectada necesite ser amputada si estas úlceras en la piel no sanan o se vuelven más grandes, más profundas o se infectan.

Para evitar problemas con los pies:

  • Deje de fumar si fuma.
  • Mejore el control de su azúcar en la sangre.
  • Procure que el médico le revise los pies por lo menos dos veces al año y pregunte si tiene daño neurológico.
  • Revise y cuide sus pies todos los días. Esto es muy importante cuando ya tienen daño del nervio o vasos sanguíneos o problemas en los pies.
  • Asegúrese de usar el tipo correcto de zapatos. Pregúntele a su médico lo que es adecuado para usted.

Grupos de apoyo

Hay muchos recursos para la diabetes que pueden ayudarle a entender más sobre la diabetes tipo 2. También puede aprender maneras de manejar su enfermedad para poder vivir bien con ella.

Expectativas (pronóstico)

La diabetes es una enfermedad de por vida para la cual no existe cura.

Algunas personas con diabetes tipo 2 ya no necesitan medicamento si bajan de peso y se vuelven más activas. Cuando ellas alcanzan su peso ideal, la insulina de su propio cuerpo y una dieta saludable pueden controlar su nivel de azúcar en la sangre.

Posibles complicaciones

Después de muchos años, la diabetes puede llevar a problemas serios:

  • Usted podría tener problemas oculares, como dificultad para ver (especialmente por la noche) y sensibilidad a la luz. Usted podría quedar ciego.
  • Sus pies y su piel pueden desarrollar úlceras e infecciones. Después de un tiempo largo, su pie o su pierna posiblemente necesiten amputación. La infección también puede causar dolor y picazón en otras partes del cuerpo.
  • La diabetes puede dificultar el control de la presión arterial y el colesterol. Esto puede llevar a un ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y otros problemas. Puede resultar difícil que la sangre circule a sus piernas y pies.
  • Los nervios en su cuerpo pueden sufrir daño, causando dolor, picazón y pérdida de la sensibilidad.
  • Debido al daño a los nervios, usted podría tener problemas para digerir el alimento que come. Podría sentir debilidad o tener problemas para ir al baño. El daño a los nervios puede dificultar la erección en los hombres.
  • El azúcar alto en la sangre y otros problemas pueden llevar a daño renal. Los riñones pueden no trabajar igual de bien como solían hacerlo y pueden incluso dejar de funcionar, así que usted necesita diálisis o un trasplante de riñón.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos) de inmediato si tiene:

Estos síntomas pueden empeorar rápidamente y convertirse en situaciones de emergencia  (tales como convulsiones o coma hipoglucémico).

Igualmente llame al médico si presenta:

  • Entumecimiento, hormigueo, dolor en pies o piernas.
  • Problemas con la vista.
  • Úlceras o infecciones en los pies.
  • Síntomas de hiperglucemia (estar muy sediento, tener visión borrosa, tener la piel seca, sentirse débil o cansado, necesidad de orinar mucho).
  • Síntomas de hipoglucemia (sentirse débil o cansado, temblores, sudoración, sentirse irritable, tener problemas para pensar claramente, latidos cardíacos rápidos, visión doble o borrosa, sensación de intranquilidad).

Prevención

Usted puede ayudar a prevenir la diabetes tipo 2 manteniendo un peso corporal saludable y un estilo de vida activo.

Nombres alternativos

Diabetes de tipo 2; Diabetes no insulinodependiente; Diabetes de aparición en adultos

Referencias

American Diabetes Association. Standards of medical care in diabetes -- 2014. Diabetes Care. 2014;37 Suppl 1:S14-S80.

Stone NJ, Robinson JG, Lichtenstein AH, Goff DC Jr, Lloyd-Jones DM, Smith SC Jr, et al. Treatment of blood cholesterol to reduce atherosclerotic cardiovascular disease risk in adults: synopsis of the 2013 American College of Cardiology/American Heart Association cholesterol guideline. Ann Intern Med. 2014 Mar 4;160(5):339-43.

Eisenbarth GS, Polonsky KS, Buse JB. Type 2 diabetes mellitus. In: Melmed S, Polonsky KS, Larsen PR, Kronenberg HM, eds. Williams Textbook of Endocrinology. 12th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011:chap 31.

Inzucchi SE, Sherwin RS. Type 2 diabetes mellitus. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011:chap 237.

Pories WJ, Mehaffy JH, Staton KM. The surgical treatment of type two diabetes mellitus. Surg Clin North Am. 2011;91:821-836.

Actualizado: 6/18/2013

Versión en inglés revisada por: Brent Wisse, MD, Associate Professor of Medicine, Division of Metabolism, Endocrinology & Nutrition, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team. Editorial update: 05/14/14

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de MedlinePlus

Imágenes

Lea más

Instrucciones para el paciente

A.D.A.M Quality Logo

A.D.A.M., Inc. está acreditada por la URAC, también conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditación de la URAC es un comité auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estándares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distinción en servicios de salud en la red. Conozca más sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es también uno de los miembros fundadores de la Junta Ética de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundación de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch).

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2014 A.D.A.M., Inc. La duplicación para uso comercial debe ser autorizada por escrito por ADAM Health Solutions.

A.D.A.M Logo